Cerrar Buscador

La desescalada será provincial y por fases sin fechas cerradas

Por Fran Cano - Abril 28, 2020
La desescalada será provincial y por fases sin fechas cerradas
El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en una conferencia telemática. Foto: Gobierno.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anuncia una transición hacia la nueva normalidad que oscilará entre las seis y ocho semanas, hasta finales de junio

La desescalada en España se hará por provincias —o por islas— y en cuatro fases cuyas fechas no están cerradas; son parte de un calendario tentativo. Así lo ha anunciado esta tarde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El tránsito hacia la nueva normalidad está sujeto a criterios científicos y comprenderá un plazo entre seis y ocho semanas como máximo, con un mínimo de dos por cada fase. Además, el líder español pedirá una nueva prórroga del Estado de alarma de quince días cuando venza la actual, fijada hasta el 10 de mayo. Jaén avanzará en conjunto a menos que haya comarcas —serían excepciones— donde la evolución de la pandemia invite a un ritmo diferente, siempre bajo el permiso del Ministerio de Sanidad.

Sánchez ha desgranado que son cuatro fases, desde la denominada cero hasta la número tres, las previstas para España, en diferentes velocidades y en función de los marcadores que tutelará el Ministerio de Sanidad, quien decidirá y estará en contacto con las autonomías. Finalmente el Gobierno apuesta por un sistema en el no hay fechas cerradas, a diferencia del método de Portugal, Italia y Francia, de manera que los plazos son revisables y están condicionados por el avance de la epidemia y el estado de los diferentes sistemas sanitarios del país.

LAS CUATRO FASES

La fase cero —a partir del 4 de mayo— ya está ocurriendo en parte, según ha dicho el líder del Ejecutivo. Es la que contempla los primeros alivios durante el confinamiento, desde los permisos de paseos para los menores de hasta 14 años como la posibilidad, a partir del 2 de mayo, de hacer deporte individual o de salir a pasear con personas con las que se comparte residencia. Además abrirán locales y comercio con cita previa de la clientela. Sánchez ha puesto el ejemplo de restaurantes que podrán hacer comida para llevar, sin consumo en el local. Y los entrenamientos "medios" volverán a las ligas competitivas. En esta fase aún no se podrá ir a la casa de un amigo, por ejemplo. Los flujos de población serán interprovinciales a lo largo de las semanas. Para ir de una provincia a otra será necesario que hayan transitado todas las fases, según ha remarcado Sánchez a pregunta de los periodistas. 

Posteriormente, la fase uno —desde el 11 de mayo— permitirá en cada provincia el inicio parcial de ciertas actividades, con la apertura del pequeño comercio, pero sin la llegada de las grandes superficies. "En restauración habrá apertura de terrazas con limitaciones de ocupación del 30%", ha ejemplificado. Los hoteles, en este fase, no podrán abrir las zonas comunes y estarán sujetos a restricciones. Habrá un horario preferente para los mayores de 65 años, el colectivo más vulnerable de la crisis. Los sectores agroalimentarios y pesqueros volverán a hacer todas las actividades, y los lugares de culto abrirán con un tercio de capacidad. El uso de mascarillas será recomendado en el transporte público en todas las fases.

La número dos —quince días después de la uno— es la intermedia y permitirá que los negocios hosteleros abran el interior de los establecimientos con un tercio de aforo y únicamente con servicio en mesas. La caza y la pesca será reanudadas. Por otro lado, en los cines, teatros y demás espacios similares estará permitido un tercio del aforo, medida idéntica para visitas y equipamientos culturales. Los actos y espectáculos de este tipo con menos de 50 personas deberán seguir con la regla del tercio de aforo, y al aire libre estarán permitidos aquellos con menos de 400 espectadores, todos sentados. En los lugares de culto la capacidad ascenderá a la mitad. El curso escolar arrancará en septiembre, salvo con las excepciones de los menores de seis años cuyos padres tengan que trabajar y del alumnado que se presenta a la EVAU.

La fase tercera y última, antesala de la nueva normalidad, flexibilizará la movilidad general y extenderá el uso de la mascarilla fuera del hogar y en el transporte público. En la restauración se suavizarán las medidas de aforo, pero será indispensable la separación —el ya conocido distanciamiento social— entre el público. "La regulación es prolija, y habrá órdenes para establecer las normas y detallar los supuestos y las condiciones", ha anticipado el presidente.

FINALES DE JUNIO, HORIZONTE DE LA NUEVA NORMALIDAD

Los cálculos del Gobierno es que llegar a la nueva normalidad, aproximadamente, a finales de junio. "En el mejor de los casos la etapa de desescalada durará seis semanas en cada provincia, un mes y medio. La duración máxima, si todo transcurre como hasta hoy, es de ocho semanas", ha abundado Pedro Sánchez.

El 4 de mayo todos los territorios estarán en la fase cero a excepción de Canarias y Baleares, que saltarán directamente a la fase uno. El 11 de mayo todas las provincias que cumplan los requisitos determinados por Sanidad pasarán a la fase uno. Quincenalmente, el Ministerio y las comunidades autónomas medirán los cumplimientos de los marcadores, que serán públicos.

"No avanzaremos todos a la misma velocidad, pero sí con las mismas reglas. Mediremos los marcadores cada semana y antes de avanzar consolidaremos los pasos anteriores. No hay un calendario cerrado y uniforme", ha remarcado Pedro Sánchez acerca de la ya anunciada desescalada asimétrica.

Los criterios para pasar de fase serán objetivos, determinados por los marcadores, que medirán la disposición de cada provincia, la unidad territorial fijada para el desconfinamiento progresivo. ¿Cuáles son los marcadores? Las capacidades estratégicas del sistema sanitario, la situación de la epidemia en cada zona, la implantación de medidas de protección en espacios públicos y en el transporte, y los datos de movilidad. "No pondremos a nadie en riesgo. Siempre elegiremos la prudencia", ha avisado y ha instado a que los ciudadanos sean los protagonistas de la desescalada.

“Lo que hemos logrado es enorme, pero podemos perderlo si no luchamos entre todos y todos”, ha valorado Sánchez, y ha dicho que no hay un GPS preciso, sólo "criterios objetivos". "No ha llegado el día de volver a la normalidad, pero sí de comprender cómo será el camino hasta ella. Hay que reconstruir el tejido económico de España y su vitalidad sin dejar a nadie atrás", ha sentenciado.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK