Cerrar Buscador

Desperfectos e indignación en una nave tras la tormenta

Por Fran Cano - Junio 21, 2017
Compartir en Twitter @FranCharro
Desperfectos e indignación en una nave tras la tormenta
El temporal dejó desperfectos en la nave de Carlos Luque Castillo.

El empresario Carlos Luque Castillo pide una solución definitiva para la calle Torneros, cuyo mal estado propicia inundaciones cada año en su nave

Esta vez el agua hizo más daño que nunca. Así lo cuenta el empresario Carlos Luque Castillo: su nave quedó muy dañada tras la tormenta en Martos del lunes. “Es la vez que peor lo hemos pasado. Muchos faros están inservibles”, lamenta el gerente, dedicado a la logística. El problema se repite. A su juicio no es otro que el mal estado de la calle Torneros, en el Polígono Cañada de la Fuente: “Cada vez que caen cuatro gotas se inunda, sube el nivel y entra a la nave”, explica a Lacontradejaén.

La calle Torneros, dice Luque, tiene una suerte de inclinación que, sumado a la debilidad de las tragonas, apenas evacúa cuando cae una tromba de agua como la más reciente. “Todos los años ocurre un par de veces, sobre todo en invierno. Aunque es cierto que una vez también me pasó en verano. Recuerdo que entré en bañador a la nave para sacar dos camiones que se estaban llenando de agua”, apunta.

El lunes, aparte de los desperfectos en los artículos, Luque tuvo que contratar de urgencia a un equipo de más de 17 personas para limpiar la nave. En tres horas ya estaba operativa, lista para trabajar. Pero limpiarlo todo nos llevó dos días”, subraya.

 Imagen de 2016.
Imagen de 2016.

ESPERANDO UNA SOLUCIÓN

Entiende Luque que la solución pasa por hacer un plan de mantenimiento para mejorar las tragonas. “Son críticas cuando llueve mucho”, insiste. Después, añade, deberían levantar la calle e introducir tuberías con más capacidad, para evitar que el agua acceda a la fábrica.

El Ayuntamiento tiene constancia del asunto. “El Gobierno local dice que es competencia de Aqualia, y ésta señala que es un problema de infraestructuras. Se pasan la pelota y así seguimos”, lamenta.

 Luque remarca en la foto cómo hay cartones que atrancan las rejillas.
Luque remarca en la foto cómo hay cartones que atrancan las rejillas.

Por los planes de Luque ha pasado alguna vez la idea de cambiar de nave, movimiento que no es sencillo. De momento, sólo le queda seguir como hasta ahora: a poco que llueva, los empleados miran desde la venta. Ya saben qué les espera.

https://youtu.be/hc6UUTG7aZU

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK