Cerrar Buscador

Día 14: Una montaña rusa

Por Alejandra McKelligan. - Marzo 30, 2020
Día 14: Una montaña rusa

Diario de Alejandra McKelligan: Mi transformación como legado del coronavirus

Subes despacito y cuando estás a mitad de camino, caes en picado a toda velocidad, y entonces te detienes en seco y vuelves a subir, pero con más convicción y rapidez. Luego, caes de nuevo y te quedas ahí en lo bajo… sosteniéndote, recogiendo todas las piezas que te componen para re-hacerte y a la vez descubriendo quien ahora también eres… dejándote sentir… en silencio… respirando y avanzando muy poco a poco… después decides volver a intentarlo, coger impulso y volver a subir aunque te sientes cansado y con poco impulso, pero sabes que es mejor que “la vida te pille en movimiento” y tienes claro que el movimiento provoca movimiento.

Eres consciente de que el hombre se acostumbra a todo y también sabes que el tiempo es la clave para ello y que, en casos extremos, es capaz de habituarse incluso hasta lo inimaginable.

Cada día por la noche recuerdas que ya pasó un día y que lograste quedarte en casa, que aplaudiste a las 8 dando las gracias a todos nuestros héroes. Agradeciste que estás con salud y que con la que está cayendo, no estás tan mal como podrías estar y eso, eso de alguna manera te empodera y te hace sentir mejor, entonces duermes contento porque has librado un día más.

Al día siguiente, vuelves a dar las gracias porque te has despertado con vida y con la ilusión de que si pasan los días, quedarán menos días para poder salir a la calle, gritando, bailando, abrazando, besando, acariciando y mirando muy de cerca a esos ojos verdes, azules o marrones que tanto echas de menos y que la última vez no prestaste tanta atención porque todo parecía tan perpetuo, tan permanente, incluso, eterno… el mundo no era nada frágil, ahora lo es y eso es lo que más te duele.

Lo que sí podemos estar seguros es que cuando salgamos de esta, serás un nuevo TÚ y los demás unos nuevos ELLOS y que desde el día que nos liberen empezaremos a vivir a tope, nos mantendremos durante más tiempo en la cúspide de la montaña rusa, sin caídas en picado, porque una vez que has tocado el fondo, casi nunca quieres volver ahí y menos aún, te atreverías a quedarte porque es muy incómodo, muy duro y las personas anhelamos estar en la cresta de la felicidad…

Hoy te mando un abrazo lleno de adrenalina, desde la parte más alta de la montaña.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.