Cerrar Buscador

Día 8: Efecto multiplicador

Por Alejandra McKelligan. - Marzo 23, 2020
Día 8:  Efecto multiplicador

Diario de Alejandra McKelligan: Mi transformación como legado del coronavirus

Ayer te llegó la noticia que no querías, ayer no se cumplieron tus expectativas porque te dijeron que te volverían a obligar a permanecer más tiempo en casa, confinado, en cuarentena, sin poder salir, sin poder abrazar a tu gente. Un golpe duro para quienes tenían en su cabeza el día 29, ese día que era el último día de estar guardado en casa. Y para aquellos que tenían un almanaque e iban tachando los días, como los niños tachan los días que quedan para empezar vacaciones, su GRAN sueño, se vio truncado.

Y ahí estaba el quid de la cuestión: tener un GRAN ideal y convertirlo en algo fijo e inamovible, fuerte como un roble, duro como el hierro, inmenso como una montaña. Para que nadie te lo derribe, para que esté por encima de todo y de todos y para que satisfaga nuestra necesidad. MI NECESIDAD.

Ahora mismo me viene a la mente una frase que un amigo me decía cuando yo me frustraba con algo: “revisa el manejo de tus expectativas, Alejandra…”. Yo no le entendía en aquél entonces, con 25 años. Y ahora con el tiempo y mi aún joven sabiduría he ido entendiendo poco a poco lo que David me quería decir, y es que cuánto más me resisto, cuánto más intento ir en contra de la realidad, más me atrapa la frustración y la impotencia de que las cosas no sean como yo quiero, como yo espero, como creo que “deberían de ser” … Esa tristeza y rabia crecen en escalada y proporcionalmente según lo arraigada que sea la expectativa.

Quizás otro de los muchísimos aprendizajes que esta situación nos quiere traer es que necesitamos reconvertir nuestras creencias y expectativas y hacerlas más permeables y más flexibles para poder bailar con el vaivén de la vida, saboreando cada día que nos regala  -tal como nos lo regala- aunque no siempre sea como te lo habías imaginado, como tú querías… pienso que si lo consiguiéramos, nos volveríamos seres más libres, felices de tener lo que tenemos y cómo lo tenemos y que podríamos fluir con lo que nos viene y acogerlo amorosamente, aunque insisto, muchas veces no sea lo que esperabas que fuera o que fuera como es.

Pues bien, hoy te cuento que en mi intento por gestionar de la mejor forma mi sensación de “no-gusto” frente a la noticia de ampliación del confinamiento, me rendí y entregué a la creatividad. Mi hijo y yo cogimos folios de colores y todo tipo de material para hacer manualidades de papel.

Los primeros minutos me costó porque el sentimiento luchaba, la queja interior se quería instalar, la mente hacía sus trampas y no me dejaba fluir. Después de unos minutos, respiré profundamente y me dije a mi misma: Alejandra, no puedes hacer nada, el tiempo se amplía y es por un bien para todos. Y sentí que, si decidía abandonar esa lucha y vivir el momento presente, lo único de lo que SÍ SOY DUEÑA me sentiría más ligera, menos insatisfecha por lo que se escapa de mi control… así que, abandoné a esta realidad, sea como sea, sabiendo que así está bien…

Un abrazo lleno de entrega 100%

He visto un error

COMENTARIOS

Víctor Guillermo Figueroa Molina

Víctor Guillermo Figueroa Molina Marzo 26, 2020

Ser flexibles con nuestras expectativas, para permitirnos cambiar nuestras metas, moldearlas, no sólo en base a nuestras necesidades, sino a las del conjunto de la sociedad en la que vivimos. Y valorar en momentos de tanta carencia lo que siempre hemos tenido. Éramos ricos y no lo sabíamos, o mejor dicho, lo habíamos olvidado.

responder

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.