Cerrar Buscador

ACEITE PARA MEDIR EL TIEMPO Y OTROS 'INVENTOS'

Por Esperanza Calzado - Octubre 10, 2020
ACEITE PARA MEDIR EL TIEMPO Y OTROS 'INVENTOS'

¿Medir el tiempo de una comida con un reloj de aceite de oliva que, además, perfuma e hidrata el ambiente? ¿Aderezarla con cerveza de aceituna y rehogarla con la grasa extraída por uno mismo en su casa? Aceite para medir el tiempo y otros inventos...

Si Arquímedes levantara la cabeza se quedaría, cuanto menos, sorprendido con el camino andado a lo largo de los siglos. Juan Vilar Consultores Estratégicos recuerda uno de sus grandes inventos: el “tornillo de Arquímedes”. Se utilizaba para achicar agua de un barco que podía transportar a 600 personas, el más grande de la época. Pero quién le iba a decir que lo que ideó hace más de 2.300 años revolucionaría la industria extractora del aceite de oliva, con el “tornillos sin fin”.

El mar de olivos empieza a recibir a las cuadrillas que ya recogen el excelente aceite temprano que hace de esta tierra referente en el mundo. Todavía no se han hecho públicas las previsiones del aforo del olivar pero hay organizaciones como GEA que estiman que la cosecha, medio-alta, rondará las 520.000 toneladas. Con el paso de las semanas, el campo se llenará, este año, de una vida extraña. El Covid-19 lo cambiará todo, excepto las bondades de un oro líquido del que Andalucía y Jaén es despensa mundial. 

Existen un sinfín de estudios que ensalzan las bondades de este producto en la medicina y estética. Uno de los más recientes, el publicado por investigadores de la Universidad de Jaén, que muestra que el virgen extra causa un cambio en la flora bacteriana intestinal relacionado con la prevención del cáncer colorrectal. Es la base de la dieta mediterránea, siendo un pilar nutricional esencial para las culturas más longevas del mundo. En la cocina, como aceite corporal, para el cabello, la tos, como bálsamo labial, aceite de baño e, incluso, para sacar brillo a cacerolas, ya que evitará rayar y manchar de forma natural y condicionar las ollas y sartenes. Ayuda a la pérdida de peso, previene el deterioro mental e incluso se emplea como un factor contra los ronquidos.

En ocasiones, sorprende comprobar hasta dónde llega la imaginación del ser humano y ver los 'inventos' que surgen de sus mentes y las nuevas aplicaciones que pueden darle a un producto que todos asocian con la gastronomía. Así lo hace la diseñadora valenciana Ana Yago, que ha proyectado un reloj de aceite de oliva que homenajea al olivar andaluz y apoya su candidatura como Patrimonio de la Unesco, impulsada por la Diputación de Jaén.

 Reloj de aceite de oliva.
 Reloj de aceite de oliva.

—La idea surgió dentro del concepto del buen comer, de todo lo que supone el ritual de una buena comida, tanto en la duración de la misma como en la sobremesa. Quería medirlo de una forma pausada y tranquila.

Aquellos que tengan esta pieza encima de la mesa enseguida pensarán que se trata de una vela, una verdad a medias. La directora creativa de Sanserif.es, que ha mostrado este diseño, bautizado como Moments, en la tercera edición de la Marbella Design Fair con gran aceptación, explica que mide el tiempo, hidrata el aire y garantiza hasta seis horas de una experiencia llena de diferentes sensaciones.

Así, este reloj se compone de una probeta de vidrio soplado que imita el cuello de las botellas de vino y su picada –concavidad que presentan en su base- y se alimenta de aceite de oliva que actúa como combustible de la llama por el efecto de capilaridad, mediante una mecha flotante de cartón. Así, se va consumiendo durante la velada, aportando aroma y la sensación de paso del tiempo de forma más pausada. 

—No es una vela tampoco. Las velas contaminan el ambiente y dan un olor particular, cosa que no hace el aceite de oliva, que es ideal. Se integra muy bien, no contamina, ofrece una agradable sensación de hidratación además de un olor único, que junto a los reflejos dorados al quemar hipnotiza.

Desde Valencia y en conversación telefónica con Lacontradejaén, Ana Yago manda un mensaje de ánimo a todos esos olivareros que desde hace años atraviesan momentos complicados y reivindica la importancia del que considera el producto estrella español. 

—Este reloj es un homenaje al aceite de oliva, que creemos que no está lo suficientemente valorado.  Hace falta éste y muchos más homenajes.

Y de ahí que con esta pieza se pretenda, además, respaldar la candidatura jiennense a que el olivar sea declarado Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad

Con un ambiente marcado por la esencia de Moments, la comida puede estar bañada con otro de los inventos que ha marcado el 2020 a pesar del Covid-19. Desde Lleida, al abrigo de los Pirineos, se ha lanzado al mercado Oliba Green Beer, una cerveza cien por cien artesana con la aceituna como ingrediente esencial. Nace de la inquietud de su creador, Iván Caelles, deseoso de experimentar y sacar al mercado productos diferentes. 

Junto con su equipo, han mimado hasta el último detalle para conseguir la primera cerveza de aceite de oliva después de muchas pruebas, ensayos y errores. Con un particular color verde, la bebida destaca por su aroma que transporta a los campos de olivos y por su sabor, con toques de aceituna. Incluyendo las siete variedades autóctonas de la comarca del Pallars Jussà, este ingeniero agrónomo ha elaborado el producto siguiendo el estilo Bohemian Pilsner, originario de la República Checa.

"Se han utilizado maltas pils de alta calidad y lúpulos checos como el saaz para ofrecer un producto con un 5% de alcohol, refrescante y suave”, explica Caelles. Además, es una cerveza sin gluten, lo que no afecta a su sabor y apta para celíacos. El lanzamiento oficial de Oliba Green Beer tuvo lugar el pasado 10 de mayo y desde entonces no ha dejado de ganar adeptos a la que es la primera cerveza de oliva del mundo y nacida en medio de una pandemia.

Llegados a este punto, seguro que más de un lector habrá pensado que lo único que resta es que se pueda elaborar en casa nuestro propio aceite de oliva. Y es posible gracias a un innovador invento ideado en la vecina provincia de Granada. Se trata de la micro almazara de precisión Olumaker. Se trata de un sistema para obtener al instante aove de máxima calidad en casa y que fue presentada el año pasado en Expoliva. Transforma cualquier variedad de aceituna en 30 minutos, convirtiéndose en la primera almazara doméstica de sobremesa del mundo. Auténticamente del árbol a la mesa.

Luis Serrano y Rafael Ibáñez son sus inventores y durante más de tres años han trabajado sin descanso para conseguir lo que, al buen cafetero, podría recordar una Nespresso de aove. Y es que el funcionamiento es similar. Elabora el aceite a partir de unas pequeñas bolsas de aceitunas que se colocan en la parte superior. Se muele un máximo de tres kilos de aceituna cada 30 minutos y se deposita el líquido en un vaso de cinco litros. Es lavable y una vez retirado el alperujo puede ser reutilizado como fertilizante agrícola, por ejemplo. La idea es poder fabricar entre 15.000 y 30.000 unidades aunque, como a muchos, la pandemia ha sobrevenido a sus creadores. 

Pero la imaginación no acaba ahí y en cada rincón se puede descubrir algo nuevo. Es lo que ha ocurrido en la XI edición de los Premios Ecotrophelia España 2020, organizados por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas, con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y el Ministerio de Ciencia e Innovación. El segundo clasificado fue el grupo Tuliva, de la Universidad Politécnica de Valencia, formado por Laura Junco Cañedo, María Cabrera Cremades, Marta Maravilla Siguero Tudela, María Rovira de la Torre y Lucía Cano Sales. ¿Qué presentaron? Una tulipa elaborada a base de semilla de aceituna.

La idea se basa en la elaboración de una tulipa que incorpora harina de semilla de aceituna a su composición, aprovechando así las ventajas que ofrece. De este modo, y gracias a su textura barquillo, Tuliva se convierte en un complemento perfecto tanto para los postres dulces como para nuestros aperitivos salados que, a diferencia de otros productos destinados al mismo uso, aportará ese toque distintivo y exótico a cualquier plato en el que lo incluyamos sin olvidar la salud de todos los miembros de la familia, tal y como explican desde Ecotrophelia. 

María Cabrera y Marta Maravilla Siguero, dos de las estudiantes, relatan las claves del éxito que, de momento, está teniendo:

—Se debe a la sostenibilidad y versatilidad de nuestro producto tanto en cocina como en paladar y que va dirigido a un público muy amplio. Además, también tenemos ya un plan económico bastante real, lo que gustó al jurado. 

Hasta aquí el repaso de un reportaje que podría ser ilimitado. Sólo hay que buscar en el registro de las patentes internacionales solicitadas para el aceite de oliva y los productos relacionados con la aceituna para ver que las ideas no tienen fin. 3.587 resultados al introducir aceite de oliva en su buscador, 456 si se hace lo propio con aceituna. Sólo un ejemplo de por qué lo llaman el oro líquido.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK