Cerrar Buscador

La Guardia Civil, al rescate de nuevo

Por Esperanza Calzado - Marzo 13, 2018
La Guardia Civil, al rescate de nuevo

La Guardia Civil auxilia a una familia, con dos niños de 1 y 3 años, atrapada con su vehículo en la nieve en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas

No es el primer rescate que agentes de la Guardia Civil realizan en lo que va de invierno. Este invierno la nieve pone en aprieto a los conductores y, en casos como este, a una familia al completo. Los hechos ocurrieron el 24 de febrero, pero es hoy cuando el cuerpo de seguridad ofrece los detalles de la operación. Una patrulla del Seprona recibió una llamada a las 15:15 horas donde se avisaba de que en la pista forestal de acceso al Pico Cabañas del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas había quedado atrapado un coche en la nieve. Dentro, una familia con dos niños, de uno y tres años.

La patrulla se desplazó desde Cazorla hasta el nacimiento del río Guadalquivir junto con una patrulla de agentes de Medio Ambiente. Fueron por la pista forestal JF-7092. Los copos blancos complicaron la circulación hasta llegar al kilómetro 20. Allí se hizo imposible acceder ya con el todo terreno. Empezaron el camino a pie hasta el kilómetro 23 donde encontraron al coche atrapado en 40 centímetros de espesor de nieve.

En el vehículo estaba una mujer y dos niños, de 1 y 3 años, mientras que el marido estaba intentando buscar ayuda a pie ya que había cobertura de móviles. Los agentes trasladaron a la madre y a los menores en brazos, al no poder andar, ya que el mayor estaba convaleciente de una intervención quirúrgica. Una vez en el vehículo oficial, los Guardias Civiles regresaron otra vez a pié hasta el vehículo atrapado donde localizaron al padre, al que acompañaron también junto al resto de su familia.

OTROS CASOS

Cuatro kilómetros a pie, en medio de la nieve y de la ventisca. Fue lo que tuvieron que andar un agente de la Guardia Civil y un vecino de Santiago-Pontones para poder auxiliar a un senderista que se había quedado atrapado en la nieve con su coche. Llegar hasta él no fue fácil. Caminar por los Campos de Hernán Perea fue una odisea y ocurrió a primeros de febrero.

Pocos días después, otro rescate consumado sin incidencias. La Guardia Civil logró poner a salvo a una familia que había quedado atrapada en su coche por culpa de la nieve y las placas de hielo. Ocurrió en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villa. Felizmente, tanto los padres como los tres menores fueron auxiliados por los agentes de la Benemérita sin que sufriesen daño alguno. Los cinco fueron evacuados en un vehículo oficial hasta una zona en la que no había dificultades causadas por la nieve, tal y como informa la Guardia Civil en un comunicado.

Atrapados en la nieve cuando se desplazaban a los servicios de urgencias. Intentaban llevar a su hija, con fiebre, al médico. Dos agentes de la Guardia Civil, fuera de servicio, cenaban junto a sus familias en un restaurante de Santiago de La Espada. Con un espesor de nieve de un metro y medio, aproximadamente, y ante el riesgo de que el todoterreno quedara atrapado, emprendieron la marcha a pie. Caminaron dos kilómetros hasta dar con la familia. Ocurrió el 28 de enero del año pasado.

En marzo de 2016, el cabo Francisco Damián Vílchez y los guardias José Miguel Robles, Carlos Iván Morillas y Francisco López andaron cinco kilómetros por el manto blanco que cubría los Campos de Hernán Perea para rescatar a un senderista. Uno de los casos más recientes, el de hace unas semanas, cuando otro senderista llamó a la Guardia Civil al quedarse atascado con su coche allí. Esta vez fueron espesores de entre 25 y 30 centímetros los que obligaron al agente y a un vecino a caminar cuatro kilómetros a pie para dar con él.

Abel es el propietario de un cortijo ubicado a un kilómetro donde vive Verónico Muñoz, por todos conocido como Genaro. Su historia ha agitado sensibilidades en Segura de la Sierra. Abel también ha sufrido en sus carnes la dureza de los copos blancos. Fue junto con su mujer, su hermana, sus dos hijos y su marido. La nevada los dejó atrapados y tuvieron que acudir a casa de Genero a por comida y leche.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.