Cerrar Buscador

"Antonio Cabello es una joyita de director, quiero trabajar más con él"

Por Javier Cano - Octubre 22, 2021
Compartir en Twitter @JavierC91311858
"Antonio Cabello es una joyita de director, quiero trabajar más con él"
El actor onubense Vicente Vergara. Foto: Antonio Cabello.

El actor Vicente Vergara (Paterna del Campo, Huelva, 1970) da vida a Antonio, protagonista de El mapa del tesoro, el cortometraje del director jiennense Antonio Cabello que se presentará en Jaén este sábado, a partir de las siete y media de la tarde, en el teatro Infanta Leonor, dentro del marco del programa Rodando por Jaén. Un papel pleno de matices con el que este reputado intérprete, nominado al Goya por su trabajo en La trinchera infinita, vuelve a dejar claro que, por mucho que apueste por tener los pies en la tierra, cada vez vuela más alto. 

—El mapa del tesoro se rodó en tierras jiennenses, en unas localizaciones tan sugerentes como las que ofrece el municipio de Hornos de Segura.

—Precioso el sitio, es una maravilla.

—Y este fin de semana repetirá usted en la capital de la provincia, para presentar este cortometraje. ¿Qué vínculos lo unen a Jaén, si es que lo une alguno aparte de su trabajo en lo último de Antonio Cabello? 

—Es verdad que he tenido poco vínculo, porque toda mi familia es de Huelva, toda mi relación con Jaén ha sido de paso, de vacaciones en Cazorla, por ejemplo. No he tenido otro vínculo.

—Lo mismo a partir de ahora se hace usted frecuente por estos paisajes... 

—Yo nunca cierro puertas, no es mi forma de ser.

—Cazorla para veranear y Hornos de Segura para trabajar. Parece que tiene usted buen gusto, señor Vergara. 

—La verdad es que es una provincia tan variopinta que es impresionante. Por ejemplo, una época en que vivía mi hermana en Granada, yo tenía que atravesar todo Jaén de oeste a este prácticamente, y es una pasada. Ves cualquier zona y dices: "Es así", pero Jaén no es así, es de otra forma... hay muchos Jaén. Una de las cosas que me sorprendió mucho es el nacimiento del Guadalquivir, creo que es una de las cosas más bellas que puedo recordar, con ese color del agua... ¡Impresionante, una cosa impresionante, digna de ver!

—Cuando Machado escribió de eso, por algo sería, ¿no cree?

—Todo lo que escribía Machado era una maravilla, sabía ver lo bueno de las cosas. 

—Antes de empezar esta entrevista me ha confesado que estaba "acicalándose" para una sesión de fotos. Al hilo de su imagen, señor Vergara, cualquiera que vea El mapa del tesoro se dará cuenta de que le han tenido que echar horas para convertirlo en todo un abuelo, aunque usted ya peine canas.

—La verdad es que tengo el pelo bastante blanco, pero sí, me tiñeron incluso las cejas. 

—Metidos ya en el personaje, ¿le interesó desde un principio, desde que tuvo el guion en sus manos, o requirió tiempo para decidirse?

—Este año, por desgracia, he tenido que vivir la pérdida de mi madre y todo se vino en ese momento en el cual estaba sufriendo esa pérdida. Cuando me llegó el guion de Antonio, me llamó, tuvimos una reunión, hablamos y me explicó. Quedamos por el barrio de Salamanca y, andando, me fui por el Parque del Retiro, leyéndomelo. Me paré y fue una cosa de llamarle en ese momento y decirle: "¡Vamos a Jaén a rodar esto!".

—Vamos, que cayó en sus manos un tesoro...

—Efectivamente, cayó en mis manos el mapa de ese tesoro.

—Por lo que acaba de confesar, señor Vergara, ese papel le llegó en un momento difícil, trascendental en la vida de una persona. Quizá se había planteado usted desconectar un poco, vivir ese duelo lejos del trabajo, pero al final aceptó y no se lo pensó dos veces. ¿Es que los actores, como los toreros, están "hechos de otra pasta?

—No lo sé, una pérdida nos puede ocurrir a todos; los actores, como los toreros, somos gente como los demás, cuando tienes una pérdida el sufrimiento es interno, pero tienes que seguir con la vida porque la vida, al fin y al cabo, sigue. Lo de mi madre es ley de vida, te puede costar más o menos tiempo darte cuenta de eso, pero es lo único que puedes hacer. Precisamente el corto incluye este mensaje, habla de pérdida pero habla también de la vida como una marea, que te deja espacio: te entra el agua y te lleva para luego dejarte un espacio casi inmenso para poder caminar. 

—¿Tiró de ese abatimiento personal del corto, de ese dolor hondo, a la hora de construir las reacciones más sobrecogedoras del personaje?

—En cierta medida; hay un momento en el cual Antonio mira a la nieta y le dice: "La abuela no va a volver"; eso sí lo dije con esa intención, ahí sí. En lo demás estuve trabajando con una hipotética pérdida que podía tener yo. De hecho, hay otro momento en que estoy en el baño, limpiándome la cara, echándome agua, observando un poco, y solo hay un cepillo de dientes: al ver ese detalle me descompuse, me puse en el hipotético caso de que me pudiese ocurrir a mí. Cada uno va tirando de lo que puede, lo importante de esto es marcar el ritmo del personaje, porque hay veces que ruedas al final, luego lo de en medio... Es bastante complejo.

—De alguna manera, la pandemia se hace presente en este cortometraje. ¿Qué conclusiones extrae de lo sucedido en el mundo desde marzo de 2020?

—La conclusión que saco es que la naturaleza nos dice: "¡Cuidadito, campeones, que vosotros no sois los que partís el bacalao!".

 Una escena del corto, en el municipio de Hornos de Segura. Foto: Antonio Cabello.
Una escena del corto, en el municipio de Hornos de Segura. Foto: Antonio Cabello.

—Que estaba la gente muy 'flamenca', ¿no?

—Que nos lo creemos, en verdad vivimos como decía Calderón, como si la vida fuera un sueño: "Sueña el rico en su riqueza...". Realmente el poder lo tiene la naturaleza, eso queda claro, mira ahora lo del volcán de La Palma, nos dice: "Esto no es tuyo". Estamos de prestado.

—¿Cómo ha vivido usted las diferentes etapas, el confinamiento, las olas?

—El confinamiento en casa, con mi familia, como todo el mundo, sin saber un poco qué es esto pero haciendo cosas, trabajos personales, ejercicio..., y viendo películas. Luego empecé a trabajar y realmente todo el momento de olas de pandemia he estado trabajando, viajando más que nunca en mi vida: me surgió así. La vida te ofrece una cosa: que cuando suena la música hay que bailar, no bailar cuando no está la música o quedarte parado cuando suena. Me empezaron a llamar para trabajos y no he parado.

—Lo de trabajar con una compañera de reparto niña, adolescente, ¿ha sido una buena experiencia? ¿Es  la primera vez?

—Ya había trabajado con niños, sí, pero esta niña es impresionante, te miraba y había un momento en que no había texto, sino verdadera interpretación. Eso trajo un poco de cabeza a Antonio, quería buscar una niña y yo le dije que tenia que ser "heavy", que si no mi personaje se quedaba vendido realmente. Y esta niña es riquísima, tiene una capacidad de recepción y de empatía con el otro actor que es impresionante. 

—¿Y con Antonio Cabello, el director, que ya no es precisamente un niño?

—Genial, es un chico que tiene una vitalidad, una fuerza, una capacidad de decir las cosas tan bien... La verdad es que es una persona encantadora. Yo ya lo conocía, porque estuvo de productor en un cortometraje donde trabajó mi mujer y vi un trabajo muy profesional. Pero ahora, al toparme con él, no es que sea profesional, sino que tiene una capacidad de comunicación, de saber dónde está pero teniendo en cuenta a todos los demás, que es muy importante. Es una joyita como director, quiero seguir trabajando con él.

—Ahora, una razón para no perderse El mapa del tesoro.

—Debe verse, aparte de que es una gran historia y esta muy bien contada, porque es importante que sepamos que tenemos que poner los pies en tierra y saber también lo que realmente es importante: importa lo realmente importante y a veces eso no está fuera, sino muy cerca de nosotros.

—Ser nominado a un Goya es importante, lo mismo que trabajar en series como La Fortuna, Veneno... ¿Cómo afronta el presente y el futuro este Vicente Vergara cargado de buena reputación, de prestigio?

—Tomando tierra y con el mensaje que te dije antes, sabiendo lo que realmente es importante, que a veces es lo más pequeño. La nominación al Goya está genial y es verdad que te posiciona a nivel profesional, pero lo importante es saber tú quién eres y qué quieres en la vida.

—La gente de la farándula suele decir que lo importante es no parar de trabajar; bueno, la gente de la farándula y el común de los mortales. ¿Usted es de esos también?

—Por hacer este año, he hecho hasta una serie con Amenábar. Ya digo que la nominación al Goya, eso de que los compañeros reconozcan tu trabajo, es una maravilla, pero que no se nos vaya la olla: los pies, en tierra.

 Foto: Antonio Cabello.
Foto: Antonio Cabello.
 

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK