Cerrar Buscador

"Trilce ha sido un flechazo para mí, ese libro es una locura total"

Por Javier Cano - Noviembre 05, 2022
Compartir en Twitter @JavierC91311858
"Trilce ha sido un flechazo para mí, ese libro es una locura total"
Consuelo Vallejo Delgado, con una de las ilustraciones creadas durante el periodo que duró la ayuda del ministerio.

A nombre de Consuelo Vallejo Delgado (Porcuna,1972), el Ministerio de Cultura y Deporte ha concedido en 2022 una de las diez ayudas a la creación literaria que concede para fomentar la creación, gracias al proyecto que esta profesora de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada presentó con uno de los libros paradigmáticos de César Vallejo como protagonista. Un auténtico "reto", en sus propias palabras, que al final se ha transformado en un "sueño cumplido".

—"Apoyar la vocación artística de todos los ciudadanos y el desarrollo pleno de sus capacidades" es, según la convocatoria oficial, el objetivo de la ayuda que acaba de recibir, que le ha permitido ilustrar la obra del gran poeta peruano de cuya publicación se cumple un siglo en 2022. Estará usted que se sale, fuera de sí...

—Sí, ya antes de saberlo le decía a mi marido: "Si me la dan, será como un sueño, ¡Trilce es un poemario tan complicado! Es un reto para mí. Al final ha salido la cosa, he estado ahí metida, en tensión, un mes entero, haciendo las ilustraciones, aunque todavía me quedan dos o tres. La verdad es que es un proyecto precioso.

—¿No habrá sido esta la primera vez que se acerque a las páginas de Trilce, verdad?

—Ha sido mi primer contacto, yo había leído alguna cosilla de Vallejo hace muchos años (por mi hermano, que es el poeta, el artista; de él he aprendido mucho siempre). Coincidió que, indagando, vi que era el centenario y me planteé el proyecto. ¡Ha sido un flechazo, Trilce es una locura total! 

—Dicen los que saben que un poemario como este no es, precisamente, fácil de leer. ¿Ilustrarlo, entonces, le ha supuesto una dificultad doble?

—Yo no he hecho ilustraciones, lo que he querido es que aparezca César Vallejo imaginado por Consuelo Vallejo (¡los dos somos CV!).

—Imaginar a Vallejo...

—Imaginado, sí; es decir, es imposible ilustrar Trilce, en sus poemas no pasan cosas, son como sustitutos de una realidad muy dura, que él estaba viviendo, de sus propios recuerdos. Lo que hago es intentar jugar con las sensaciones sinestésicas de otros sentidos y hacer ilustraciones que de alguna manera me convenzan de que pueden corresponderse con las sensaciones de cada uno de los poemas.

—¿Cree que el lector llegará a captar su intención, Consuelo, que no se perderá en el camino?

—He puesto una de esas ilustraciones en Instagram, la única que he publicado, y alguien me ha dicho: "¿Lo has hecho con tierra?". Eso me ha hecho gracia, porque el poema ilustrado acaba diciendo: "Como un puñado de tierra que te echaré a los ojos, forajido!" Y sí que he visto que el espectador quizá sí intuye esa unión que yo he querido buscar.

—Licenciada en Bellas Artes y en Historia del Arte, profesora..., y poeta. ¿Esta última condición suya, señora Vallejo, la ha ayudado a la hora de abordar este trabajo o, por el contrario, le ha generado interferencias?

—Ser poeta, precisamente, me ha hecho disfrutar de este proyecto; he sufrido también, porque son poemas que cambian según tú mismo los lees, según el día que tienes, es curiosísimo. Pero el placer de la palabra... Yo estoy en bellas artes, me dedico a la pintura, pero ese placer de la palabra es para mí lo máximo. Casi siempre, la palabra es el desencadenante de cualquier obra. 

—Perdone que insista, ¿poeta con obra publicada o inédita aún?

—Tengo publicado un libro en la colección de la Diputación de Jaén, de hace muchos años, de 2001, Desafíos del silencio. Me hizo mucha ilusión, son poemas caligramas, poemas con forma.

—¿Y con su particular Trilce qué ocurrirá? ¿Podrán tenerlo los lectores ante sus ojos con las ilustraciones que usted ha concebido?

—Estoy en conversaciones con una editorial pequeñita de Granada, a ver si lo publican. Les ha gustado mucho. Quiero que el libro sea especial, que tenga unas características a la hora de editarlo.

—¿Una edición de lujo? 

—Quiero que sea un libro intonso, una idea que me ha dado también mi hermano Luis. Las ilustraciones irían ocultas y habría que ir abriéndolas. Y el que no quiera abrirlas, que no las vea [ríe].

—Ahora que ha establecido usted un vínculo tan hondo con la obra de Vallejo, concretamente con su libro más extremo, por definirlo de alguna manera, ¿lo recomendaría, animaría al personal a acercarse a sus páginas?

—Por supuesto: el error en el lenguaje, esos errores que comete adrede Vallejo en Trilce... Hay que bucear en ese libro, hay que meterse en él, es un disparate del que han bebido un montón de poetas luego. 

 La artista trabaja en una obra en su estudio.
La artista trabaja en una obra en su estudio.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK