Cerrar Buscador

"Las Protegidas saben que los recursos puestos a disposición del Ayuntamiento no se han utilizado"

Por Esperanza Calzado - Octubre 16, 2022
Compartir en Twitter @Esperanza44

Nació en en Andújar en 1970 y poco o nada consigue separarle de su pueblo. Cuando se le pregunta dónde se ve dentro de diez años lo tiene claro: "Siempre, siempre cerca de Andújar". Tanto quiere a su ciudad que fue su alcalde durante doce años, amén de haber ejercido como abogado, su profesión. Diputado, delegado de Fomento, delegado en funciones y desde hace unas semanas ratificado como el máximo representante de la Junta en Jaén, Jesús Estrella Martínez es de esos políticos a los que cuesta seguir el ritmo.

Con una gran actividad a sus espaldas y una intensidad de trabajo que roza la hiperactividad, son pocos los temas que se le escapan y no sortea pregunta alguna, ya sea de su área o no. Porque como buen "servidor público", como le gusta definirse, debe estar lo más preparado posible para ayudar al ciudadano. Las Protegidas, el colector para Los Puentes, el tranvía, carreteras o la preocupación por la corta campaña de la aceituna son algunos de los que aborda en esta entrevista con Lacontradejaén.

—¿Qué balance hace de sus primeras semanas como delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Jaén?

—Ya llevaba algunos meses en funciones y estas primeras semanas han ido bien. Es un puesto con el que dimensionas mucho más todo lo que significa la provincia, además de tocar todos los temas importantes que antes no llevaba al ser el delegado de un área concreta. Estoy contento porque tengo un gran equipo, personas con mucha experiencia en la gestión y trayectoria política. Esto te reconforta y te hace afrontar los proyectos con mucha más determinación.

—¿Con qué faceta se queda: abogado, alcalde o delegado?

—Todo suma. Todas esas facetas te permiten afrontar la gestión pública con mayor determinación y garantía. Mi formación jurídica me ha ayudado mucho en el conocimiento de la administración, de los procedimientos, la tramitación... No hay que olvidar que toda petición del ciudadano se traduce en un procedimiento, por lo que conocerlos mejor se traduce en poder ayudarlo mejor. Además, a ello me ha ayudado también mi labor como alcalde de Andújar durante doce años, en la oposición en el Ayuntamiento, cuatro años como delegado de Fomento y Cultura y lo sigo haciendo. Por lo tanto, todo suma. 

—¿No echa de menos la cercanía al ciudadano que representa la figura del alcalde? Además, quienes lo conocemos sabemos que usted era un regidor muy, muy cercano. 

—Y como delegado lo he sido y lo sigo siendo. Mi teléfono lo tiene todo el mundo. 

—Doy fe.

—Pero es que además, cuando me llaman lo cojo. Si no lo hago, después procuro devolver la llamada. Es cierto que eso te multiplica el tiempo dedicado a la gestión y a la resolución de problemas. No hay varitas mágicas. Pero el simple hecho de que el ciudadano se sienta escuchado y atendido ya significa dignificar la política y la gestión pública. Eso es lo que hago y la cercanía es fundamental. El político que escucha al ciudadano hace suyo sus problemas e intenta buscar una solución. Al menos, yo lo siento así y lo hago como delegado al igual que lo hice como alcalde. Lo que ocurre ahora es que quienes me llaman con problemas son los alcaldes y las alcaldesas y procuro dar respuesta a todos. La lealtad entre administraciones era y es fundamental.

—Lo que le hemos conocido como alcalde conocemos de su 'hiperactividad'. ¿Le sigue el ritmo el equipo?

— (Ríe) La verdad es que soy muy exigente y espero que no suponga un problema. Pero el equipo es gente con mucha profesionalidad, con mucha vocación de servicio y compromiso por la provincia. Lo mío es una opción de vida, dedicarme a la política, y creo que las personas que están en este equipo han tomado como opción el dedicarse a la gestión en beneficio de la provincia. Por lo tanto, saben que si trabajan conmigo van a dedicarle muchas horas porque supone atender las necesidades en la provincia de Jaén.

LOS PROYECTOS

—¿Qué encargo le hizo el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en su toma de posesión?

—Lo dijo públicamente. Dijo: "Sé que en Jaén se van a hacer muchas cosas". ¿Por qué? Porque sabe que conocemos y conozco los proyectos más importantes y ayudaremos para que sean una realidad. Creo que el presidente sabe que los proyectos en los que hemos trabajado estos cuatro años van por buen camino y esperemos que sean una realidad en esta legislatura.

—¿Qué proyecto tenía en mente como urgente cuando tenía como delegado de Fomento y que ahora no se le quita de la cabeza y considera que es prioritario?

—Las comunicaciones son fundamentales. La provincia de Jaén tendrá oportunidades en la medida que ofrezca unas buenas comunicaciones. Además, hacen cohesión social. Conseguimos que el vecino de Aldeaquemada, por ejemplo, pueda tener acceso a los servicios públicos igual que el de Úbeda, Baeza o Jaén capital. Los jiennenses se deben sentir con los mismos derechos vivan donde vivan. Es el mayor reto al que tenemos que orientar toda la gestión pública, más allá de que se generen oportunidades económicas.

Otro aspecto fundamental es la salud pública. La Ciudad Sanitaria es una de las infraestructuras que harán que Jaén dé un salto cualitativo como provincia y reforzando el sentimiento de sentirnos orgullosos. 

—¿La gente de a pie entiende y valora esos grandes proyectos que se eternizan en el tiempo o acaban restándole importancia o no valorándolos? Hago referencia a la Ciudad Sanitaria, la de Justicia, el tranvía...

—Creo que el problema que ha hecho que muchas veces en Jaén nos sintamos los últimos es porque todas aquellas inversiones importantes y que nos permiten sentirnos orgullosos son de hace quince o veinte años. No se trata de generar debate pero la provincia se ha volcado históricamente con un partido político que no ha respondido a esas expectativas. Las grandes inversiones llevan quince o veinte años de retraso y el Gobierno de Juanma Moreno lo que hace es recuperarlas para que sean una realidad. Hemos sentado las bases para que así sea y es lo que estamos impulsando en este mandato. Queremos recuperar ese sentimiento de orgullo y eso pasa por acometer las inversiones. Intentamos hacer pedagogía también, porque es importante que todos sepamos que hacer una inversión de ese tipo no se hace de un día para otro.

—Eso lo intentó hace unos días con los periodistas explicándonos los plazos.

—Efectivamente, y lo hago cada vez que tengo oportunidad. No lo hago para justificarme sino para que todos contemporicemos y exijamos en función de lo que supone cumplir con procedimientos y trámites que la ley nos obliga. Estamos en un Estado de derecho, muy garantista y con procedimientos que hay que observar. Para actualizar un proyecto, por ejemplo, hay que darle al equipo redactor seis meses para adjudicárselo y 18 o 20 para actualizarlo. Eso son dos años de gestión en los que parece que no estamos haciendo nada pero sí lo hacemos. De hecho, es lo que ha supuesto estos tres años y medio de gestión del anterior Gobierno de Juanma Moreno. En este mandato vamos a impulsar todo lo que se ha estado trabajando para que sea una realidad.

—Entre ellos, el tranvía...

—Lo he dicho públicamente y espero que sea una realidad en este mandato. Debemos explicar a la ciudadanía que es más difícil ahora adjudicar una obra o un servicio porque los pliegos de condiciones que establecen los criterios económicos que fundamentan lo que se va a pagar por ese servicio o esa obra se han disparado. Lo que se aprobó hace dos años ya no vale ahora y eso supone una dificultad para adjudicarlo y eso hace que se demore cualquier inversión. Eso ha pasado con el tranvía. Los contratos se quedaron desiertos porque los precios se quedaron obsoletos con la guerra en Ucrania y la crisis económica, que han hecho que se disparen los costes. No es un discurso contra las empresas...

—Las empresas quieren beneficios, no son ONGs.

—Efectivamente. No es que se vayan a hacer ricas. Lo que dicen es que no quieren perder con ninguna obra o servicio público, que es lo que pasa si mantenemos los precios de hace dos años. Ahora estamos en fase de actualizar los precios pero en fechas muy breves estaremos en condiciones de iniciar la licitación de todos aquellos contratos menores que permitan la puesta en funcionamiento del sistema tranviario. 

—Le pregunto por uno de esos asuntos guardados en el cajón y que usted conoce bien como antiguo delegado de Fomento, ¿qué pasa con Las Protegidas?

—El padre de la criatura es el Ayuntamiento de Jaén y le hemos ofrecido recursos en rehabilitación. La Junta puso a disposición un recurso para las áreas de rehabilitación y regeneración urbana para los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes para intervenir en barrios determinados y lo cierto es que el de Jaén no se acogió a esas ayudas. Ahora hay nuevos fondos europeos, dirigidos sobre todo a la eficiencia energética, y el Ayuntamiento de Jaén ha planteado una serie de propuestas que ahora están en la fase de estudio de viabilidad. Por lo tanto, cuenta con la colaboración de la Junta en todo aquello que suponga mejorar el área.

Todo ello más allá de la problemática generada con motivo de que se inscribiera dentro del Catálogo de Bienes Patrimoniales e Históricos de la Junta de Andalucía. Esto ha supuesto un nivel de protección que impide llevar a cabo la reforma estructural que muchas veces se había pensado que era susceptible de acometer en este barrio. Los vecinos de Las Protegidas saben que los recursos que hemos puesto a disposición del Ayuntamiento de Jaén no se han utilizado hasta la fecha y espero que ahora se sepan utilizar y se dé respuesta a una reivindicación justa de los vecinos de dicho barrio. 

—El "padre de la criatura", como le ha llamado, hace unos días demandó a la Junta 9,5 millones de euros para financiar un gran colector de 30 kilómetros que solventará los históricos problemas de saneamiento de Los Puentes.

—El alcalde de Jaén se está acostumbrando a disparar con pólvora de rey. Sabe que el abastecimiento y saneamiento de agua es competencia de los ayuntamientos. Lo que la Consejería de Agricultura le ha ofrecido es que como Jaén y sus núcleos urbanos están declarados de interés autonómico cabe la posibilidad de financiarlo por parte de la Junta. Ahora bien, para financiar esas infraestructuras se utiliza el canon del agua, ese impuesto que creó el PSOE y que el Gobierno de Juanma Moreno va a dar una moratoria durante el 2023. Con ese dinero se pagan infraestructuras hidráulicas, entre otras la depuración de aguas urbanas. Que yo sepa, Los Puentes están en suelo no urbanizable.

Por tanto, el alcalde sabe que tiene un instrumento que agotar antes de esa petición. No es otro que aplicar la Ley LISTA y llevar a cabo los planes de mejora ambiental y territorial que la normativa contempla para aquellos núcleos urbanos que, como Los Puentes, están en situación irregular. Cuando lo haga, estaremos en condiciones de considerar todos Los Puentes como suelo urbano y adscribir la financiación del canon del agua. Ese es el relato que debería de informar el alcalde a los vecinos y a las vecinas. 

—No me resisto a ir terminando esta entrevista sin hablar de agricultura. Usted es especialista en Derecho Agrario y se nos viene una mala campaña de aceituna. ¿Están especialmente preocupados?

—Muy preocupados, no solo en la Delegación sino en el Gobierno y como jiennense. El aceite es un sector productivo muy importante en la provincia de Jaén y que se contemple una reducción tan drástica de la cosecha como consecuencia de la sequía nos obliga a todas las administraciones a tener previsto medidas que palíen las consecuencias. Ahí tiene un papel protagonista, y debe de tenerlo, el Gobierno de España no sólo reduciendo las peonadas sino quitándolas como requisito para devengar derecho a cualquier tipo de percepción. Tienen que articularse medidas específicas como puede ser un PER específico por la sequía. Es fundamental que se adopten medidas de fiscalidad, que ayude a las comunidades de regantes, que aplique la doble tarificación, que reduzca el IVA del consumo energético y que adopte medidas de ayuda directa al agricultor y a los empresarios del sector para que se palíen las consecuencias negativas que va a suponer la sequía y la minoración de la cosecha. 

El Gobierno de Juanma Moreno, pese a no tener las competencias en temas hidráulicos, apuesta por invertir para garantizar que Jaén tenga el agua que necesita para crecer y crear oportunidad. Eso requiere una inversión que compete al Gobierno de España. Pero Juanma Moreno lo ha dicho claro: si el Gobierno de España pone dinero nosotros ponemos dinero al cincuenta por ciento.

—¿Dónde se ve o se quiere ver Jesús Estrella dentro de diez años?

—En Jaén siempre y siempre, siempre, siempre, procurando estar cerca de Andújar.

Fotos y vídeo: Fran Cano

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK