Cerrar Buscador

"Detrás de mi banquillo, hay mucho trabajo"

Por Javier Esturillo - Agosto 21, 2018
"Detrás de mi banquillo, hay mucho trabajo"
Juan Arsenal da instrucciones en el partido ante el Real Jaén de pretemporada. Foto: Luis Carlos Guillén

Juan Arsenal Moreno (Hellín, 1976) llega el primero al anexo de Linarejos. Se viste de corto y salta al césped acompañado de su segundo, Santi López. Porta una libreta en la mano llena de apuntes, dibujos y esquemas. Cercano y divertido, se relaja rápido, y en su discurso campechano y franco deja mensajes. "Nadie me ha regalado nada", advierte para dejar claro que su fichaje por el Linares es consecuencia directa de una carrera que se ha currado a base de esfuerzo y sin renunciar nunca a una filosofía de trabajo bien definida.

Juan Arsenal es un romántico del fútbol que vive su profesión con contagiosa pasión. El domingo afronta su segundo clásico en menos de un mes. En el primero salió airoso (2-4), pero se trataba de un bolo. El del domingo vale su peso en puntos. "Estamos preparados", afirma sin dudar. Confía en sus jugadores y en su capacidad para desplegar en el terreno de juego todas sus enseñanzas.

¿Qué le ha dado el Linares que no tenía?

—La posibilidad de entrenar a un grande. Obviamente, es un orgullo para mí.

Su fichaje suscitó, en un principio, cierto reparo en la parroquia azulilla. ¿Entendió esa beligerancia hacia usted?

—Es lógico. Me he enfrentado al Linares y le he ganado. Pero la afición es sabía y soberana. Sabe que eso es pasado y sabe también reconocer el trabajo.

¿Es consciente de lo que puede llegar a quemar el banquillo de Linarejos?

—Soy un profesional del fútbol. Vivo por y para el banquillo; si quema o no es parte de la profesión, sino me dedicaría a otra cosa.

¿Tiene el equipo que quería?

—Hemos confeccionado el equipo que queríamos a partir de un presupuesto. Nuestro trabajo ahora es sacar el mayor rendimiento de nuestros jugadores que, por supuesto, son los mejores.

 Juan Arsenal, con su segundo, Santi López, en un entrenamiento en Linarejos. Foto: Luis Carlos Guillén
Juan Arsenal, con su segundo, Santi López, en un entrenamiento en Linarejos. Foto: Luis Carlos Guillén

¿Y da para pelear por el título de Liga y el ascenso?

—Tenemos que ir poco a poco. Es un equipo que está por hacer, con un método nuevo. Todo tiene su proceso. Confío en mi trabajo, pero, sobre todo, en lo que transmiten los jugadores. Hay que llegar hasta el final con opciones y meterse en la promoción. Pero, insisto, todo a su debido tiempo y paso a paso.

¿Cuál es el rival a batir?

—Somos nosotros mismos. Sabemos que lo principal es mantener una regularidad y saber gestionar los argumentos que tenemos para batir a nuestros rivales, que, como es lógico, también querrán derrotarnos, por ser quienes somos.

¿Se le puede ganar dos veces en menos de un mes al Real Jaén en La Victoria?

—Si hay un equipo que puede hacerlo ese es el Linares. Sabemos que no será fácil. Jugamos en La Victoria y tendremos que hacer las cosas muy bien para lograrlo, pero estamos preparados para ello.

Un clásico es...

—Es un partido cargado de pasión, en el que las emociones se disparan. Por eso, no puedes cometer errores, ya que penalizan y pueden echar por tierra todo el esfuerzo y el trabajo realizado.

¿Tiene visualizado el partido?

—En un mismo partido trabajas varios escenarios. La virtud de un entrenador es saber lo que va a pasar y acertar.

Salida desde atrás, más posesión del balón, ¿no se está complicando mucho en una categoría como esta?

—Tengo un estilo de juego y una filosofía clara, que hasta ahora me ha dado resultado y me ha llevado a ser lo que soy como entrenador. Intentamos, no obstante, seguir creciendo ampliando conceptos que, poco a poco, la gente irá viendo, principalmente, en Linarejos.

 Juan Arsenal, en el banquillo de Linarejos. Foto: Luis Carlos Guillén
Juan Arsenal, en el banquillo de Linarejos. Foto: Luis Carlos Guillén

Esta pretemporada se les ha visto presionar alto tras pérdida. ¿Será la pauta del curso?

—Esa es la idea y que Linarejos pueda disfrutar de su equipo y de su juego.

¿Le gusta más atacar que defender?

—Me gusta el equilibrio, la pausa y la disciplina táctica.

¿Les ha pedido a los jugadores que crean en usted?

—Los jugadores creen en lo que eres capaz de transmitir. Llegar al profesional es lo importante, pero el fútbol lo ponen ellos y deben creer, ante todo, en el balón.

¿Qué ha aprendido en un banquillo?

—Que para ganar partidos hay que perderlos antes. Así es como aprendes y mejoras como entrenador. Nadie me ha regalado nada. Detrás de mi banquillo, hay mucho trabajo.

¿Qué no se perdona en un campo de fútbol?

—La derrota, pero no se puede ganar siempre. Lo importante es que te marches a casa con la sensación de que has dejado todo en el campo.

¿Está preparado para los malos momentos?

—En en una temporada hay momentos para todo. Es esencial tener la seguridad de que serás capaz de superarlos cuando lleguen. Eso va en la convicción de uno mismo y en lo que se hace con el equipo.

 Foto: Luis Carlos Guillén
Foto: Luis Carlos Guillén

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.