Cerrar Buscador

"Lucharé para que el PP siga siendo el partido de referencia del centroderecha"

Por Javier Esturillo - Febrero 02, 2019
 "Lucharé para que el PP siga siendo el partido de referencia del centroderecha"
Juan Diego Requena es el presidente provincial del Partido Popular de Jaén. Foto: Javier Esturillo

Juan Diego Requena Ruiz (Santisteban del Puerto, 1980) lleva más de año y medio al frente del Partido Popular de la provincia de Jaén, tras un convulso y polémico congreso que acabó con una importante brecha en la organización. Lo cierto es que no lo ha tenido nada fácil. Ha soportado todo tipo de críticas y se ha cuestionado su liderazgo desde distintos sectores, sobre todo en la elección de candidatos en las últimas listas para el Parlamento autonómico.

Sin embargo, ha preferido abstraerse de todo ello y centrarse solo y exclusivamente en cohesionar el partido para llegar en las mejores condiciones a las citas electorales. La victoria del pasado 2 de diciembre ha servido de bálsamo y de inyección de moral para los populares jiennenses, que cada vez se ven más cerca del último bastión socialista: la Diputación.

Dice que su sitio está en su pueblo, donde repetirá como candidato a la Alcaldía de Santisteban del Puerto. Desde allí y desde la calle San Clemente trabajará para que ni Ciudadanos ni Vox coman más terreno a un Partido Popular que examina su recuperación en las municipales del 26 de mayo.

Dentro de una semana se cumplirá un año de la foto con Juanma Moreno en la que el Partido Popular de Jaén escenificaba su unión después de la salida de una parte del sector crítico. ¿Cómo se encuentra transcurrido el tiempo?

—Lo más importante es que nos hemos dotado de tranquilidad. Hemos conseguido que Jaén sea la segunda provincia andaluza que mejor porcentaje ha obtenido en las autonómicas y la segunda también en la que menos ha crecido Vox. Además, hemos logrado que Ciudadanos sea la última en porcentaje y resultados. Por lo tanto, desde entonces hasta ahora, lo que ha hecho el Partido Popular de Jaén es trabajar, unir, mirar hacia el futuro y aportar unos resultados extraordinarios.

Nuestra formación está compitiendo en un espectro electoral mucho más amplio que en el bipartidismo de hace una década o de hace un lustro, y estamos respondiendo con mucha solvencia, siendo el referente del centroderecha. Hace un año poco menos que se vendía un partido roto, desunido y abierto en canal que no se ajustaba a la realidad. Hoy por hoy, tenemos un partido consolidado ideológicamente, con estructuras en cada uno de los 97 municipios, preparando una convención para el 23 de febrero ilusionante, en la que participará un amplio sector del partido y de la sociedad que quieren estar en este proyecto con la idea de hacer provincia de la mano del PP.

Entonces, ¿no quedan heridas por cicatrizar?

—Lo que impera en este partido es el pragmatismo y una clara vocación de Gobierno más allá de cualquier otra cosa. Cuando uno tiene la responsabilidad de gobernar, lo hace para todos, no solo para los que te han votado. Y esto lo tenemos grabado a fuego en el Partido Popular. Es verdad que existían al principio algún tipo de diferencias, pero nuestro pragmatismo hace que la gente a la cual representamos sea nuestro principal objetivo. Posteriormente, olvidar las diferencias individuales y centrarnos en el proyecto colectivo, con una dirección nacional renovada y solvente que nos ha inyectado a todos mucha ilusión. Además, contamos con una Junta de Andalucía en la que hemos hecho historia con un presidente de plenas garantías. Con todo lo anterior, qué sentido tiene que acentuemos las diferencias lógicas que, por otro lado, existen en cualquier casa. Lo que quiere la gente son soluciones prácticas y concretas a sus problemas, y es en lo que nos debemos centrar.

Desde que accedió a la Presidencia, han cuestionado su liderazgo. ¿Usted manda verdaderamente en el Partido Popular de Jaén? ¿Tiene plenos poderes?

—Me siento con la responsabilidad, la ilusión y las ganas del primer día. Le puedo garantizar que hilos detrás de mí no hay ninguno. Tomo decisiones centrado en el interés general de mi provincia, a la que amo, quiero y respeto, y en las 97 estructuras locales, intentando buscar equilibrios territoriales y personales, cerrando heridas y mirando hacia adelante. E insisto en que detrás de mí no responde nadie, salvo la gente que nos vota, nuestros militantes y las siglas de mi partido. Respondo ante mi presidente regional, mi presidente nacional y las estructuras internas porque somos un partido colegiado. 

Le garantizo que nadie jamás me ha dado instrucciones en sentido alguno. Y, si alguien lo ha intentado, lo que ha encontrado de mí es rechazo absoluto porque no admito injerencias. Quien trata de vender lo que no es, se equivoca conmigo porque no le presto atención alguna.

¿Le han llamado para la designación de los delegados?

—Me han llamado para la elección de viceconsejeros y por supuesto también para los delegados. Estamos inmersos en estos momentos en la creación de la estructura de Gobierno de la Junta de Andalucía que queremos que sea ágil, moderno, resolutivo y dé, de una vez por todas, soluciones a los andaluces, con los mejores de cada una de las provincias.

He tenido contacto directo con el consejero de Presidencia, la secretaria general de mi partido y, en este sentido, las consultas y las sugerencias son constantes. También, con los distintos consejeros del Partido Popular, a los que me he puesto a su disposición, al igual que ellos a mí.

¿Qué perfil tendrá el Gobierno de la Junta de Andalucía en Jaén dentro de las competencias del Partido Popular?

—Tenemos unas elecciones municipales a la vuelta de la esquina. Esta provincia tiene un histórico arraigo al Partido Socialista, y ha tenido la confianza mayoritaria de muchos andaluces y jiennenses durante mucho tiempo. Debemos analizar en qué hemos fallado nosotros y cuáles han sido los errores y aciertos del PSOE. Nosotros nunca hemos gobernado ni en la Junta ni en muchos municipios de la provincia de Jaén. Mi prioridad absoluta es conseguir 97 candidatos surgidos del pueblo y para servir al pueblo.

¿Qué ha hecho bien el PSOE? Pues crear una red clientelar que ha servido para asegurar el voto, siendo los últimos en empleo, en sanidad, en educación, en infraestructuras y los primeros en pérdida de población. A pesar de contar con todo el poder, no ha sido capaz de solucionar los problemas de los jiennenses. Le iban bien los resultados electorales. Mi objetivo es dar respuesta a los ciudadanos y, para ello, lo primero que tenemos que conseguir es la Diputación. ¿Cómo? Con perfiles políticos y técnicos. No me vale un político que no conozca el medio en el que va a desempeñar sus funciones. Y un técnico tampoco vale si es capaz de hacer política, que es el instrumento que tiene la sociedad para poner en marcha iniciativas que redunden en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, así como garantizar todos sus derechos.

Así, quiero un perfil muy político de gente que conozca perfectamente el medio y que se haya fraguado en las batallas más duras. Después de 40 años de socialismo, tenemos que hacer un plan de choque en lo político y de tranquilidad en lo institucional. No vamos a entrar como un elefante en una chatarrería.

¿Qué espera de la otra parte del Gobierno, la de Ciudadanos?

—De Ciudadanos lo que espero es lealtad institucional, respeto por la provincia y cada uno de los municipios. Nosotros nos diferenciamos en muchas cosas de Ciudadanos y, principalmente, lo que somos es un partido tremendamente municipalista. Creemos en la gente que vive en ellos, porque el municipalismo es una de las maneras más extraordinarias de gobernarse y de autoregularse. Tenemos los órganos competenciales más cercanos, y el Partido Popular está ahí. Por eso, espero coordinación y respeto a los ayuntamientos.

Van a llegar delegaciones muy importantes, como la de Empleo o Igualdad que están muy pegadas al terreno. Detrás de cada responsabilidad, están los pueblos y la gente que vive en ellos, con ilusiones, anhelos y necesidades que cubrir. Tienen nombres y apellidos. Para mí, es fundamental humanizar la política y ser consicentes de que tratamos con personas y con familias. No podemos, por lo tanto, encerrarnos en un despacho, debemos poner los pies en la tierra. Espero y deseo que Ciudadanos no pierda esa sensibilidad con los pueblos. De todas formas, se lo recordaremos.

¿Ha recibido presiones de su propia gente para ocupar un puesto en la Junta?

—Dentro del Partido Popular tenemos perfiles muy variados y de gente muy válida y preparada, que, desde el minuto uno, se ha puesto a mi disposición para lo que necesite y dónde lo necesitemos. He recibido muchas llamadas de personas dispuestas a trabajar por esta provincia; sin perder el respeto absoluto a nuestros candidatos a las alcaldías y a las próximas elecciones municipales.

¿Y a usted no le gustaría ser delegado?

—No. Yo lo que quiero es seguir siendo alcalde de mi pueblo -Santisteban del Puerto-. Quiero servir a mi provincia y a mi partido desde el ámbito del municipalismo. 

Como bien ha dicho, tenemos a la vuelta de la esquina las elecciones locales, ¿cómo va el proceso de preparación de esta cita tan importante?

—La elección de candidatos va muy bien porque tenemos un 80 por ciento consolidado. El diseño de nuestro trabajo y acción de Gobierno con vistas a las elecciones lo desvelaremos el próximo día 23 en la convención. Será un encuentro diferente y novedoso, que llamaremos "Gobiernos para el servicio público" y será una clara declaración de intenciones de lo que pretendemos. Hablaremos de menos impuestos y mejores servicios. También de los jóvenes y de su futuro, del papel que juegan las administraciones, de los municipios... Para ello vamos a invitar a la sociedad civil para que participe de manera activa. 

Habrá un apartado para escuchar a gente del mundo de la empresa, del toro, del turismo, de la educación, de la sanidad, del arte, de la cultura de manera relajada. Queremos escuchar a todos aquellos que han triunfado en sus ámbitos profesionales para que nos cuenten sus experiencias y de qué manera podemos mejorar la provincia. El 23 de febrero daremos el pistoletazo de salida a las elecciones municipales, en el que pondremos encima de la mesa nuestro programa. Saldremos con el firme propósito de conquistar esta provincia que tantas ganas tiene de cambio.

 Juan Diego Requena felicita a Juanma Moreno.
Juan Diego Requena felicita a Juanma Moreno.

¿Sigue pensando que está más cerca que nunca de arrebatarle la Diputación al PSOE?

—Por supuesto que sí. Nos marcamos como prioridad mejorar y consolidar los resultados en las comarcas de Cazorla, Baeza y Jaén, porque son el camino para conquistar la Diputación. Una Administración económicamente suficiente, con un ámbito de intervención en los pequeños municipios, en los que se pueden hacer muchas más cosas de las que se están haciendo en estos momentos. Creemos que esa atención debe ir mucho más allá de lo escrito en la legislación. Debemos apostar por una atención indivicual en el marco del colectivo. La Diputación, como instrumento supramunicipal y comarcal, puede dar mucho más de sí para resolver de verdad nuestros problemas, que son principalmente la falta de empleo, especialmente entre las mujeres, la falta de oportunidades para nuestros jóvenes, la falta de conexión entre los municipios de interior, el grave problema de la despoblación, la falta de valor añadido a nuestro oro líquido.

Queremos más inversiones y menos estructuras; modernizar la Diputación pero con recursos optimizados y eficaces. Creemos que una de las mejores maneras para ello es adelgazando la Administración, poniendo más recursos en manos del ciudadano y menos en la de los gestores insitucionales.

¿Ve a Vox como un posible compañero de viaje en ayuntamientos y en la Diputación?

—Mi objetivo es reivindicar los principios fundamentales del Partido Popular, como una formación reformista, tradicional, conservadora, liberal en lo económico y que tanto ha ayudado en el crecimiento de este país. Creo en las posibilidades de nuestro partido, si bien pienso que alguien ha cogido prestada nuestra bandera.

Escucho ahora hablar de la defensa de la caza, de los toros o de las tradiciones de los pueblos, cuando el Partido Popular siempre ha estado detrás de esa defensa desde los ayuntamientos o las administraciones en las que gobernamos. Nosotros somos los legítimos y los auténticos de una bandera que ahora quieren compartir otros.

Tenemos unos principios claros y sólidos que seguiremos defendiendo. Dicho esto, nuestra vocación es de Gobierno, pero serán las estructuras locales las que gestionen las alianzas para saber qué es lo mejor para cada uno de sus municipios. Serán sus candidatos los que decidan, no la dirección. Quiénes somos nosotros para prohibir con quién hablan. Obviamente hay líneas rojas que no se deben cruzar. Por ejemplo, si alguien me dice que va a pactar con Podemos, cuando atenta a los principios fundamentales del PP, pues lógicamente le diré que no.

Si mi partido en el ámbito regional ha llegado a acuerdos de Gobierno con Ciudadanos y de investidura con Vox, quién soy yo para decir lo contrario. El panorama político está abierto y voy a luchar para que el PP sea el partido de referencia en el centroderecha en esta provincia, en Andalucía y en España. Espero que nuestras mayorías sean suficientes para no tener que necesitar a nadie, pero seremos plurales y abiertos con todo el mundo, independientemente de donde venga. No es que Vox que sea mal o buen compañero de viaje, es que a veces debe ser un necesario compañero de viaje, simplemente por las aritméticas municipales.

 

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.