Cerrar Buscador

"Ese pellizquillo flamenco no puede faltar en mis discos"

Por Javier Cano - Junio 11, 2022
Compartir en Twitter @JavierC91311858
"Ese pellizquillo flamenco no puede faltar en mis discos"
La baezana Julia Garrido, que acaba de publicar nuevo trabajo.

Sus exóticos ojos recuerdan a los de la picassiana Sylvette y, si no fuera por los siglos que las separan, a ver quién le iba a discutir a Julia Garrido que, en realidad, Leonardo se inspiró en ella para retratar a su enigmática Ginebra de Brenci. Pero ella es más de este lado del mar de olivos que el Guadalbullón. Una baezana de pro encumbrada por la gracia de su garganta (y de su forma de llenar el escenario, dicen los que saben) que presenta nuevo trabajo, Me llaman la loca... Loca, sí, pero de amor (aclara) en un single con el que reivindica las sevillanas, el género que la elevó a los altares de la música popular. 

—A mediodía del Viernes Santo de 2019, Julia, se descalzó y, a pie de trono, le cantó a El Abuelo (al de los Descalzos, precisamente) en el Camarín. Mientras los ojos de los caperuces se llenaban de lágrimas usted le ofreció una promesa a cambio de que "no le faltase trabajo".

—Tenía promesa, sí. 

—Tiene fama de milagroso el Nazareno pero, ¿la escuchó?

—Pues sí, es verdad que con la pandemia hemos estado muy parados, pero yo me puedo dar con un canto en los dientes, muchos compañeros han estado peor. Así que sí, me la cumplió. 

—Ya que habla de la pandemia. ¿Cómo ha sido su particular travesía por el desierto del Covid? 

—Para los artistas ha sido malísimo, lo peor que puede pasarle a un artista es estar sentado en su casa, esperando que lo llamen y sin subirse al escenario; la espera, para un artista, es malísima. Cuando ya por fin te llaman y empiezas a cerrar bolos... ¡pero es que algunas veces te llamaban y, a última hora, como venía otra ola, se cancelaba! Hasta que no tenías el contrato firmado, no te quedabas tranquila. Cuando firmabas, alegría inmensa. 

—La incertidumbre de estos últimos años y la persistencia vírica, ¿le ha dejado esa 'intranquilidad crónica' de la que hablan algunos, esa sensación de provisionalidad, ese come come?

—Claro, es lo que te digo: antes quedabas para una fecha y te daba una alegría, ahora quedas para una fecha pero no te puedes fiar. Está muy complicada la cosa pero bueno, poquito a poco estamos saliendo. 

 Foto: Joaquín Sánchez Estrella.
Foto: Joaquín Sánchez Estrella.

—Saliendo, actuando, trabajando y con nuevo single...

—Sí, Me llaman la loca.

—¿Me llaman la loca? El título engancha, desde luego. 

—[Ríe] Sí, incluso hicimos el videoclip en blanco y negro, no sé por qué pero se me metió a mí en la cabeza, en blanco y negro, vestida de loca, con una peluca blanca... Los fans no paraban de decirme que querían hacer una quedada, y yo quería reunirlos después de la pandemia. Cumplí con ellos, nos vimos y, además, participan en el videoclip. 

—Pero, ¿qué hay detrás de esa inquietante afirmación? ¿Quién llama loca a Julia Garrido?

—Bueno, después del tiempo loco de la pandemia dijimos: "¡Vamos a salir con esto!". Yo quería volver con una sevillana, me pusieron dos encima de la mesa, una dedicada al Rocío y otra al amor.

—Ah, locura de amor entonces, ¿no?

—Sí, está dedicada al amor, un amor perdido que al final se cumple: "Me llaman la loca por quererte". La escuché y me dije: "Esta es la que tengo que grabar".

—¿Y qué tal le va esta 'locura'?

—Ahora mismo está en el número 1 en 'Sevillanas de oro', con muchas descargas. Estoy muy contenta. 

—¿Sus seguidores, contentos también con lo último de Julia Garrido, con su nueva propuesta tras el parón del coronavirus? 

—La gente me conoce por las sevillanas, pero quería que fuese algo distinto, diferente... ¡Una locura! Y la gente, encantada, parece que estaban deseando; nunca había sacado un single con una sevillana, sino un tema por bulerías, una balada flamenca, pero una sevillana no se lo esperaban y está siendo el que mejor aceptación está teniendo. 

—Las sevillanas la convirtieron en un rostro y una voz populares y, agradecida, le devuelve ahora el 'favor'... Y eso que, seguramente, no le han faltado 'ofertas', canciones comerciales y esas cosas, ¿verdad?

—Yo tengo muy claro que aunque el día de mañana saque un tema más comercial, el flamenco va a estar siempre en mis trabajos, ese pellizquillo no puede faltar. 

—En su primer disco, A contratiempo, se atrevió a firmar una de las letras. ¿Me llaman la loca es suya, o jamás se le hubiera ocurrido titular así una canción firmada por usted misma, a riesgo de que tomaran el tema como autobiográfico?

—Yo, sevillanas nunca he compuesto, nunca me he puesto a escribir una sevillana. ¡Si es que yo llegué al programa de sevillanas [Yo soy del Sur, cuya edición 2016-2017 se llevó a sus vitrinas] sin saberlas cantar, tuve que aprenderlas para el castin!

—¿De verdad? Eso es como llegar a la final de Roland Garros sin haber cogido jamás una raqueta.

—Sí, sí, yo en ese momento estaba estudiando flamenco y claro, las sevillanas son un palo del flamenco, aunque muchos flamencólogos no lo consideren así. Pero sí lo son. 

—Y usted la reivindica como cante...

—Sí, sí, sí. Hay sevillanas muy flamencas, y además tienen un abanico muy amplio, las hay más melódicas, quizá por eso muchos flamencólogos no la consideren, pero es flamenca, les guste o no les guste. 

—Nuevo trabajo y, por el entusiasmo que reviste sus palabras, una agenda copada de citas, de proyectos, de escenarios. 

—En julio estaremos por la provincia, en Begíjar; iremos a Cataluña, Huelva, hay bastantes cositas, gracias a Dios. 

—Lo mismo alguien se la encuentra, en el Camarín, un día cualquiera, en plena conversación con Nuestro Padre Jesús, pidiéndole que siga la racha: ¡vamos, lo que hacen un montón de jaeneros a diario! 

—Yo soy profeta en mi tierra, que eso poquita gente lo puede decir, y estoy siempre encantada de estar aquí. ¡Si es que la tierra tira!

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK