Cerrar Buscador

"Una caricatura no es más que otro medio de expresión"

Por Javier Esturillo - Febrero 09, 2019
"Una caricatura no es más que otro medio de expresión"
Pedro Pleguezuelos Ledesma, más conocido como Santacenero, es un dibujante linarense.

Pedro Pleguezuelos Ledesma, más conocido como Santacenero, nació un frío 24 de febrero de 1980 en Linares. En vez de traer un pan debajo del brazo, vino al mundo con lápices de colores. Solo así se explica que desde muy temprana edad destacara con el dibujo. Sin embargo, no fue hasta después de acabar la carrera en la Escuela de Peritos cuando retomó esa vieja afición por ilustrar todo aquello que recorría su imaginación.

Cultivó el placer de dibujar lo que veía a su alrededor, capturando el tiempo y el alma de los lugares que visitaba. Se hizo 'urban sketchers' o lo que es lo mismo dibujante urbano, cuyo lema principal es "mostrar el mundo, dibujo a dibujo". A todo esto, se marchó a vivir a Madrid, donde reside y trabaja desde 2004, aunque sin perder contacto alguno con sus orígenes. Porque Santacenero es "linarense hasta la médula". De hecho, podemos recorrer la historia reciente de Linares a través de sus viñetas y caricaturas, que han mostrado el espíritu reivindicativo de una ciudad que se resiste a morir. 

Ha ilustrado varias portadas de libros, como Crecer para Ser o Entre Superhéroes, de Javier Ramón González, revistas como Cruz de Guía de la Semana Santa de Linares o la de la Feria de San Agustín de Radio Linares. También colabora en diversas páginas web. Entre sus logros destaca su exposición del pasado mes de abril en Ifema, dentro de la Feria del Maratón de Madrid, organizada por Mapoma, asociación deportiva madrileña con la que colabora muy estrechamente y es uno de sus embajadores. Sus caricaturas son muy valoradas en redes sociales, sobre todo en Twitter, donde se dio a conocer.

¿Cómo surge su afición por la caricatura? 

—Desde pequeño, en el colegio, ya destacaba en el dibujo. Recuerdo una vez con siete u ocho años que hice una reproducción del Guernica de Picasso en tres folios pegados. A mi maestra le encantó y la estuvo enseñando por todas las clases del colegio. Tal vez esa fue mi primera exposición. Siempre me decían que tenía que estudiar Bellas Artes pero al final me decanté por una carrera que nada tenía que ver con el dibujo, la ingeniería técnica de telecomunicación. Sin embargo, a los 31 años volví a retomar la afición por el dibujo, a raíz de un artículo que leí sobre dibujo y Semana Santa. Era un arquitecto que plasmaba en dibujos las procesiones que veía en ese mismo momento. Me llamó la curiosidad y empecé a probar el arte del urban sketching. Después, poco a poco me fui adentrando en el mundo de la caricatura y la ilustración.

¿Qué técnica utiliza?

—Son dibujos hechos a lápiz que posteriormente rotulo, escaneo y finalmente los coloreo con el ordenador mediante una tableta gráfica. He ido depurando mucho la técnica con los años. Al final no todo es talento, también es muy importante la práctica y la experiencia.

¿Las tiene contabilizadas?

—En 2018 hice un total de 107 caricaturas, sin contar las viñetas e ilustraciones. No me atrevo a decir una cifra, pero desde 2011 que empecé a dibujar seguro que estaré cerca de los mil dibujos.

¿Cuál o cuáles son sus favoritas?

—Me gustan mucho las viñetas que hago sobre Linares, con nuestro minero como protagonista. Me gusta combinar aficiones y la historia de Linares es otra de ellas. Tengo una extensa biblioteca en casa sobre ello. En cuanto a caricaturas no me decanto por ninguna en especial, aunque siempre hay algunas que tienen más éxito que otras.

La historia reciente de Linares se podría recorrer a través de sus dibujos. Toca todos los palos.

—Sí, es cierto. De hecho tengo una serie de viñetas sobre curiosidades linarenses en las que toco temas de nuestra historia. Parte de esa colección fue la que expuse en mi última muestra en la Feria de San Agustín de 2018. Y siempre con nuestro minero como protagonista. Hace de todo (risas).

Muchas de sus ilustraciones han tenido como referencia precisamente las reivindicaciones de la Plataforma todos a una por Linares.

—Sí, siempre intento aportar mi granito de arena, aunque sea en forma de dibujo. Siempre intento dar visibilidad a Linares y a sus reivindicaciones.

¿Cómo ve su ciudad desde Madrid?

—Cuando vives lejos de tu tierra siempre la sientes más, es normal. Suelo estar al día de todo lo que ocurre allí y la verdad es que me entristece ver la situación de paro y dejadez que vive nuestra ciudad. El Linares de hoy día no tiene nada que ver con el de los años ochenta-noventa, cuando era pequeño. Por desgracia se han perdido muchas cosas. Pero los linarenses somos un pueblo luchador, experto en levantarse y reinventarse. Seguro que saldremos de esta.

¿De quién es la culpa de esta situación?

—Hemos vivido un periodo de crisis global en el que todos nos hemos visto afectados, no solo Linares. Ha sido a nivel mundial. Sin embargo por circunstancias a Linares le ha afectado más que a otras ciudades. Tal vez nos pilló fuera de juego...

¿Por qué el sobrenombre de Santacenero?

—Todo surgió en 2007 cuando una tarde de domingo se me ocurrió abrir un blog de Semana Santa. Siempre he sido de la Hermandad de la Santa Cena, soy trompetero, así que "santacenero" fue el nombre que usé. Ese blog llegó a ser bastante popular en Linares, hablaba de muchos temas relacionados con la Semana Santa y la historia de la ciudad.

Santacenero empezó a hacerse popular y ese fue también el nombre escogido para otras cuentas en redes sociales, como Twitter. Poco a poco mi actividad en el blog fue cesando pero fueron apareciendo nuevas inquietudes como el dibujo y el running, dos de las actividades por las que a día de hoy soy más conocido en redes.

No puede ser más linarense...

—Siempre llevo Linares muy presente. Como tengo escrito en mi bio de Twitter, linarense hasta la médula.

¿Cómo cree que las caricaturas influyen en el ejercicio de la libertad de expresión?

—Una viñeta o caricatura no es más que otro medio de expresión. Algunas veces te permite expresar cosas que con otros medios como la escritura sería más complicado. Es triste pero cada vez la gente lee menos, le gusta más el contenido visual.

¿Una caricatura puede tener límites?

—Creo que hay que poner ciertos límites. Nunca debe ser ofensiva, siempre desde el respeto y el humor.

¿Es posible hacer caricaturas ‘socialmente responsables’?

—Claro, desde luego. Como he comentado siempre hay que hacerlas desde el respeto. Por mi parte nunca he tenido problemas con ninguna viñeta ni con ninguna caricatura. Nunca nadie se ha molestado porque le dibuje. Es más, casi siempre les hace mucha ilusión.

Es una persona muy activa en redes sociales. ¿Tan importantes son en la sociedad actual?

—Las redes sociales bien utilizadas son un escaparate al mundo. A mí personalmente me han dado mucho, la oportunidad de hacer exposiciones, de ilustrar libros, de colaborar en muchos proyectos, etc... Creo que hoy en día hay que estar ahí, te puede abrir muchas puertas.

¿Volveremos ver otra exposición de Santacenero?

—Ojalá. Sí que me gustaría. Hasta el momento he hecho dos, una en Madrid con motivo de su maratón, y otra en Linares, coincidiendo con la Feria de San Agustín. Tal vez este año caiga la tercera, aunque aún no lo puedo asegurar.

 

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.