Cerrar Buscador

Eres medio analfabeto

Por Blumm - Junio 01, 2018
Eres medio analfabeto
Eres medio analfabeto, la colaboración de Blumm.

Feliz Año Nuevo se escribe así, con las letras iniciales en mayúscula. No sabía cómo empezar el primer artículo del año para ti. Ti, por cierto, nunca lleva tilde. Créelo, mira, te voy a ahorrar un viaje a la Ortografía de la lengua española, pincha sobre www.tinuncallevatilde.es. ¿Te he convencido? Si no es así, elige otra ruta más larga: consulta en tu teléfono móvil, abre la aplicación de la RAE y escribe «ti» con tilde. ¿Ves? Todavía sigo sin saber sobre qué versará este artículo. Pero no te miento si te cuento que el comienzo me ha recordado a lo que una japonesa calva le decía a Franco en un wásap. Hay demasiada gente que piensa que se le entiende cuando escribe un wásap pero no se percata, o no quiere darse cuenta de que, si no escribe mejor, si no escribe con corrección, de su mensaje no se va a enterar, así tire de pragmática o de implicaturas, ni Dios. Y no tomo el nombre de Dios en vano, ojo. (Inciso: ayer visité el Museo Íbero con mis hijos —ojalá algún íbero desbanque al lagarto rancio como icono de Jaén— y me percaté de que, en vez de escribir «a. C.» en las leyendas de las piezas museolizadas de las vitrinas, hay escrito «a. n. e.». Un «a. n. e.» más feo y más laico que na, porque dime tú a mí si en la capital del Santo Reino, de nuestro santísimo Reino de Jaén, no se hubiese estilado más un «a. C.» antes que un pagano y anal «a. n. e.», de verdad que…). Acabado el inciso, prosigo buscando el hilo de este artículo, que he de encontrarlo, porque todavía no sé de qué voy, si a sota, caballo o rey. Lo que rige ahora es un punto y aparte, sobre todo para aclarar ideas. Y respirar. Así que, punto y aparte. Ahora que lo pienso, debería transcribir lo que la japonesita calva de antes le contestaba a Franco Baena por WhatsApp, creo que sí, que debería. Hay que generar contexto: «[Mijaponesita] Me gustaría tanto que escribieras bien. [Mijaponesita] Sin faltas de ortografía. [Mijaponesita] Con todas las letras. [Yo] ya pero sabes pq no lo ago? [Mijaponesita] Con comas, con puntos. [Mijaponesita] Con mayúsculas, con tildes. [Mijaponesita] No, no lo sé. ¿Por qué no lo haces? [Yo] pq te kiero tanto q cuando m scribo cntigo m se acelera ewl corazón!!!!!! [Yo] y no puedo pararme en eso!!!! [Mijaponesita] Eso es una tontería, amor. No cuela. [Mijaponesita] Lo que te pasa es que eres medio analfabeto. [Yo] q noooo [Yo] t juro q no!!!!!!!! [Mijaponesita] Pues yo creo que sí. [Mijaponesita] Estoy convencida. [Mijaponesita] Eres medio analfabeto». Así termina la japonesita, protagonista de La japonesa calva, de Jesús Tíscar, una conversación de WhatsApp con un personaje analfabeto y obseso, que a mí, Jesús, como lector, me cayó muy, muy mal. Pero eso da igual; y da igual porque la terminé de leer. Gracias a Dios —con mayúscula «Dios» porque Dios no se considera un dios sino que lo es—, cuando terminas de leer una novela tienes siempre la opción, las novelas te ofrecen siempre más de cinco opciones por lo menos, otra cosa es que tú quieras coger una, dos o ninguna, te dan la opción, digo, de permitirte que los personajes convivan contigo durante un tiempo. Y si no, fíjate toda esa gente que se cree todo lo que dicen las novelas y se creen dioses durante un tiempo, o una vida, y hacen extravagancias y viven extravagantes. Incluso se ponen una capa y se tiran por un balcón. Y no les da vergüenza porque son unos sinvergüenzas. Pues igual. Es como lo que leí el otro día, que hay metáforas que los lectores cocinan y se las sirven con papas a lo pobre. Es lo mismo. No, no pienses que estoy loco. Hay gente que se cree todo lo que dicen los libros de literatura, que son, mucha gente no lo sabe, libros que cuentan mentiras. Y novelas históricas también. Lo peor, solo es falta de juicio, y de crítica, es que incorporan a su vida las mentiras de los libros de mentira sabiendo tú y yo que así no van a ninguna parte. Desde luego que sí. Es como lo del WhatsApp y el Franco, que mucha gente cree que se le entiende y no, no se le entiende porque la gente, y tiene que haber de todo, también ha de ser analfabeta en WhatsApp. Y lo peor, sin una japonesita al otro lado que les corrija. ¿Y en los museos también pasa esto? Y en los museos, qué te creías. Puedes seguir a Blumm en Twitter además de leer lo que escribe en blumm.blog

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.