Cerrar Buscador

La captura de Instagram que puede arruinarte la vida

Por Fran Cano - Mayo 19, 2022
Compartir en Twitter @FranCharro
La captura de Instagram que puede arruinarte la vida
Foto: Pixabay.

Ana, jiennense de 27 años, cuenta la estafa por la conocida red social que la ha llevado a crear una cuenta nueva y a pedir ayuda en Comisaría

Una estafa en Instagram se abre paso y ya tiene 'víctimas' jiennenses. Le ha ocurrido a Ana, vecina de la capital de 27 años. El pasado viernes un contacto con amigos en común le solicitó una captura para competir "por un puesto de embajador en el programa de influyentes en línea". Ana mordió el anzuelo, hizo la captura, la envió y al poco se percató de que había dado permiso para que manejasen su cuenta de Instagram. La estaban oficialmente echando de su propio perfil.

"Me puse súper nerviosa y lo borré todo. Llegué a casa tarde y la verdad es que lo hice sin pensar, creyendo que, al ser amiga común de un colega, igual le estaba ayudando", relata en conversación con este periódico. "El miedo es que llegasen a información y datos personales", añade.

La noche del viernes Ana llamó a la Policía Nacional para contar lo que había pensado. Lo hizo muy tarde, sobre la una de la madrugada, después de intentar sin éxito borrar la cuenta de correo asociada a su perfil de la red social. La persona que ya controlaba su cuenta había aprovechado para publicar historias con fotos reales de ella. Además, hubo una de promoción de criptomonedas, que parece ser el quid de la cuestión. El motivo del engaño.

"Cuando publicó fotos mías hubo gente que creyó que yo había recuperado la cuenta", relata. El domingo, dos días después, Ana se creó una nueva cuenta. La Policía, según el relato de la jiennense, la había instado a buscar más información en internet antes de registrar la denuncia. El problema de enviar la captura es que, en cierta manera, se produce un vacío de legalidad; se 'legitima' el fraude.

EL VÍDEO DE VERIFICACIÓN TAMPOCO FUNCIONA

Ana buscó más datos en internet y reconoce que los cauces para llegar a Instagram no son muy directos. "Encontré información de las típicas dudas, pero no me resultó fácil", dice. Sí pudo llegar a una prueba para recuperar la cuenta: el vídeo de verificación.

La idea es enviar un vídeo que valide que la persona que denuncia la usurpación de la cuenta es quien dice ser. Ana mandó el vídeo, pero se lo denegaron. "No tenía el pelo exactamente igual que en las fotos de la cuenta, porque justo me lo había cambiado para una comunión", dice acerca de una crisis de identidad en las lides digitales que ya le ha dado dolores de cabeza. Felizmente, no ha habido de momento estafa económica.

Un conocido de la jiennense sí logró recuperar su perfil, de carácter empresarial, a partir de una agencia que le cobró 100 euros por la gestión, realizada en pocas horas.

Las dos cuentas de Ana siguen operativas, con fotos de ella, en Instagram. Quién es quién se resuelve pronto. "A los usuarios les digo que tengan cuidado. Que el engaño está incluso en gente que parece que está entre tus amigos", expresa. Este periódico ha escrito al perfil falso y ha recibido la contestación siguiente:

 Fuente: Lacontradejaén.
Fuente: Lacontradejaén.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK