Cerrar Buscador

Pedro Siratz, un pintor jiennense en tierras mallorquinas

Por Javier Cano - Septiembre 23, 2020
Pedro Siratz, un pintor jiennense en tierras mallorquinas
El pintor linarense Pedro Siracz, ante uno de sus trabajos.

El artista, nacido en Linares y afincado en Palma, despliega en las Islas Baleares una vocación que lo acompaña desde que era pequeño  

"Lo que más me interesa es el ser humano, desde una figura simple hasta otra en movimiento". Casi nada lo que esconden estas palabras del pintor Pedro González Martínez (Linares, 1984), o lo que es lo mismo: Pedro Siratz, como se rebautizó artísticamente y como los museos del mundo presumirán de contar con obras suyas si sigue despertando el interés que ya despierta lo que sale de sus pinceles. 

Ahí está la exposición que, hasta el próximo domingo, exhibe parte de su obra en la Fundació Biblioteca d' Alcúdia, en las tierras mallorquinas a las que el trabajo en una galería de arte lo llevó hace años y donde sigue tras un fructífero paréntesis en la capital británica.

Todo un impulso si, como el propio creador expone, "en estos momentos las comunidades autónomas apuestan por artistas propios", con la que está cayendo a causa de la pandemia. Algo tendrá el agua cuando la bendicen... O sea, que si se decantan por un jiennense no será precisamente por chovinismo provinciano.

Allí exhibe dieciséis cuadros en los que su apuesta humanística, su preferencia por la expresión antropomórfica de su interioridad, queda de manifiesto desde el primero hasta el último, creados en la situación insólita que el mundo vivió hace pocos meses y cuya alargada sombra no hay quien tale por ahora.

Días y días de instropección y limitaciones que el artista aprovechó para dar rienda suelta a su creatividad: "La exposición está muy inspirada en el Covid, en el confinamiento en casa, en la incertidumbre de la gente", aclara el pintor.  

"No tenía material para pintar ni podía salir a comprar, solo tenía papel y carboncillo, y eso me hizo retomar mis principios, el dibujo. Fueron saliendo ideas, muchas de ellas cuando veía las noticias, y formé una primera colección, inspirada en los niños, en los comienzos, el aprendizaje, la formación. Son niños de diferentes países, en actitud muy estática generalmente, para que la gente vea lo que quiera en sus caras", detalla Pedro González. 

Con ellos, el precioso inmueble que acoge la muestra ofrece un recorrido por "los sueños de la gente": "Ha habido mucho tiempo para dormir y soñar, para pensar qué van a hacer o no, sueños de futuro, de pareja, de la infancia...  una vida paralela en su mente. Lo que quiero es que la gente sueñe y fluya su mente mirando estas obras", manifiesta el linarense. 

Su vocación lo acompaña desde "que era pequeño", en un hogar donde el interés por el arte y la cultura ha sido una constante: "Iba con mis padres a Úbeda, a ver la obra de teatro Maranatha, siempre estaba rodeado de arte", recuerda. Tanto, que ya en plena adolescencia experimentó la maravillosa sensación de ver su obra impresa: "Dibujaba mucho, e incluso hice un par de portadas para una revista de Peymeco", evoca. 

Se formó en Londres, con un profesor que le descubrió la técnica del óleo y el universo de los pintores clásicos; se perfeccionó técnicamente en Palma y a fuerza de pintar, de equivocarse (en sus propias palabras), ha conformado ya su propio universo expresivo: el de un jiennense de mundo que, eso sí, presume con universalidad (y con el acento de aquí que todavía le queda) de sus orígenes. 

 Algunas de las obras que Siratz expone en Alcudia.
Algunas de las obras que Siratz expone en Alcudia.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK