Cerrar Buscador

Calidad artística y humana tras el objetivo

Por Javier Cano - Octubre 25, 2019
Calidad artística y humana tras el objetivo
Ángel Nieto en pleno montaje de la exposición en la nueva sala del instituto.

Ángel Nieto, antiguo alumno del instituto Santísima Trinidad, inaugura con sus imágenes solidarias de Madagascar el nuevo espacio expositivo del centro baezano 

Ángel Nieto padre fue un histórico profesor del instituto baezano Santísima Trinidad "que le dio clase a media provincia de Jaén"; Ángel Nieto hijo (Baeza, 1955), que le heredó nombre, apellido y oficio, es un licenciado en Física que ha dedicado su vida, también, a la enseñanza y cuya afición a la fotografía (eso que ayuda a ver a las personas, como la definió la gran Berenice Abbott) lo ha llevado a convertirse en el primer artista de la imagen en colgar su obra en la nueva sala de exposiciones del no menos histórico centro docente baezano, que inaugura esta tarde este espacio dentro del recinto educativo. 

"Trayectoria artística no tengo absolutamente ninguna, soy un simple aficionado", dice Nieto con humildad machadiana. Sí, puede que sea su primera exposición (que lo es), pero sus fotos informan claramente de su calidad tras el objetivo, y precisamente el objetivo de su exposición informa también de su calidad humana. De manera que solidaridad y arte confluyen en su producción como el mejor de los maridajes posible.

Comisario, él mismo, de la muestra y ajeno a cualquier conocimiento museológico, ha puesto toda su ilusión en la cita: "No sé ni por dónde empezar a montarla, no lo he hecho nunca", confiesa sobre una iniciativa cuya principal motivación es echarle un cable a la gente de Madagascar que no lo pasa bien precisamente. Y qué mejor manera de hacerlo que a través de la ONG que dirige su propio hermano, otro Nieto, Javier: Man-Ma Mandioca-Madagascar.

Junto a él viajó al país africano, la pasada primavera, pertrechado de cámaras y se trajo el más hermoso y duro de los testimonios del pueblo malgache: "Las fotos retratan un poco todo, la dureza de la vida, la sonrisa de los niños, el interés de hombres y mujeres, sus trabajos, paisajes, cultura, todo lo que es el país. Te encuentras con caras de dulzura y belleza increíble y otras durísimas, porque aquello es muy duro", asegura mientras rechaza que su obra sea capaz de transmitir a los baezanos la realidad malgache: "Entonces sería yo como Salgado o algo así", apostilla. Descartes lo advirtió: "Los más generosos acostumbran a ser los más humildes".

Precios más que asequibles, un destino solidario y, por si fuera poco, la exposición contará con muchas de las piezas de artesanía que el propio Nieto adquirió en Madagascar para regalarlas a sus familiares y amigos y que, con vistas a ambientar la muestra, ha tenido que ir pidiendo prestadas: si ese corazón no merece la distinción de inaugurar esta sala, de pasar a la historia del Santísima Trinidad, que venga Dios y lo vea. "No será una inauguración histórica, no me considero tan importante". Él a lo suyo, a quitarse mérito. Menos mal que sus fotografías se lo devuelven.

 

 

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.