Cerrar Buscador

El sector fotográfico se reivindica ante la 'nueva normalidad'

Por Javier Cano - Mayo 12, 2020
Compartir en Twitter @JavierC91311858
El sector fotográfico se reivindica ante la 'nueva normalidad'

'Proimagen Jaén', la asociación que agrupa al sector en la provincia, se une a las demandas de la federación nacional para reactivar su actividad

"Los fotógrafos no existimos para casi nadie. En el sector bodas todo el mundo piensa en restaurantes y demás, pero no en nosotros". Así de tajante se muestra Carmen Siles Liébana, presidenta de la Asociación de Fotógrafos y Videógrafos Profesionales de Jaén (Proimagen Jaén) y vicepresidenta de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen (Fepfi), ante el mazazo que ha supuesto la crisis del coronavirus para el sector.

Un campo de trabajo que, precisamente a partir de marzo, cuando se declaró el confinamiento de la población, empezaba a cerrar sus agendas con vistas a un periodo de celebraciones que la pandemia se ha llevado por delante: "Ha afectado al cien por cien a nuestro trabajo; justamente en marzo iniciábamos los reportajes de bodas y comuniones, pero nos encerraron y, de repente, nos quedamos sin nada. Y además pilla en una época económicamente mala, en enero y febrero el negocio se queda prácticamente a cero", lamenta Siles.

Un auténtico chasco tras las "importantes inversiones" realizadas para adquisición de mobiliario, atrezzo, renovación de equipos y puesta a punto de aparatos... "Hacia fin de año también se hacen inversiones importantes para mobiliario, atrezzo, renovación de equipos y puesta a punto de aparatos...: "Y cuando llega el momento de trabajar, a partir de marzo, llega también el virus y te quedas helada", sentencia.

Con estos mimbres, el sector clama por que las iniciativas institucionales adoptadas por parte del Estado no los desampare, con vistas a reactivar una actividad herida de muerte por la epidemia: "Si van a tomar medidas para activar la economía de cara al turismo, restaurantes y al sector bodas, que piensen que los fotógrafos vamos con ellos, nuestro trabajo es todo eventos. Si no hay celebraciones, no trabajamos".

Al hilo de esta llamada de auxilio y con las primeras comuniones en el aire "hasta el próximo otoño", periodo fijado por la Diócesis para su posible celebración siempre y cuando "el Gobierno dé vía libre", Carmen Siles apuesta por el verano como escenario idóneo para una de los acontecimientos en los que las familias más se vuelcan: "Para nosotros sería positivo que se hicieran en julio y agosto; deberían ser aprovechados esos meses para los comuniones por varios motivos: las tiendas de ropa tienen los vestidos colgados, sin pagar del todo; en verano no habrá bodas, al menos al uso, y si las hay serán más pequeñas, así que las iglesias no lo tendrán todo apelotonado", especifica la presidenta, y apostilla: "¿En septiembre, con los colegios, uniformes, compra de libros, qué familia va a poder costear una comunión?".

Una reivindicación que, sin embargo, el sector de la fotografía y la imagen no ha hecho llegar al Obispado, por cuestiones de 'delicadeza': "Por encima de nuestro negocio está el tema religioso. Si el obispo me llama y me pregunta qué pienso, se lo diría, pero si no quedaríamos como algo banal. Para la Iglesia es un acto religioso, y banalizarlo por negocio o tema económico... quedaríamos muy mal".

No quieren señalarse: "Me encantaría que el obispo nos llamara y se interesara por nuestro problema, pero siempre hemos tenido fama de no respetar la ceremonia, de incordiar, es un sambenito que llevamos", asegura Siles al tiempo que reivindica el papel del sector, su realidad: "En verdad no es banal, detrás de ese negocio hay familias, niños, recién nacidos (hemos tenido un 'baby boom' en la asociación), gente que alimentar, pero no se nos ve como una necesidad", se queja.

Sí han llevado sus demandas ante las instituciones civiles; precisamente la Fepfi celebró, hace unos días, una reunión telemática con representantes del Senado español en la que se pusieron sobre la mesa la realidad y las peticiones de fotógrafos y videógrafos para reincorporarse a la actividad profesional. En este caso, el encuentro abordó algunos de los temas que más inquietan al sector y cuya revisión podría aliviar la situación: 

"Hay un decreto que regulariza los derechos de los usuarios y que obliga a devolver las cantidades entregadas a cuenta por el cliente para realizar un evento; pedimos que se pueda flexibilizar la devolución de reservas a los usuarios que hayan contratado un evento, que se puedan ofrecer otras propuestas, conservando la cantidad para otra fecha, por ejemplo... Si ahora mismo el cliente dice que no y pide el dinero, hay que devolvérselo". Una auténtica 'puntilla' en un momento en el que, como temen, muchas familias optarán "por fotógrafos no profesionales e incluso por el intrusismo, para ahorrarse algún dinero".

"En cuanto a las fotos carné, hemos pedido también que se reconsidere que estamos preparados para mandar la foto para el DNI telemáticamente a comisaría y no es necesario posponer todo un año, como ha hecho el Gobierno, que es otro palo, y que nos incluyan en las medidas para los sectores de eventos, que nos mantengan las prestaciones actuales". 

A la espera de respuestas por parte del grupo de trabajo que ha escuchado sus reivindicaciones en la Cámara Alta, fotógrafos y videógrafos continúan su batalla por la supervivencia de un sector que cuenta con alrededor de ciento cincuenta profesionales en la provincia jiennense, de los más de nueve mil que operan en toda España.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK