Cerrar Buscador

Francisco Reyes: "Hemos dejado de ser una provincia de paso para convertirnos en un destino"

Por Esperanza Calzado - Enero 27, 2019

2018 ha cerrado convirtiéndose en uno de los mejores años turísticos desde que comenzó la crisis. La provincia de Jaén despega y le coge pulso a un sector que está llamado a eclosionar más pronto que tarde. Porque el mar de olivos ha dejado de ser una tierra de paso para convertirse en un destino turístico per se. Así lo entiende el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, quien, a pocas horas de terminar la Feria Internacional de Turismo Fitur, analiza las principales variables de la provincia. 

—¿Por qué tiene que estar Jaén en Fitur?

—Porque es el escaparate más importante del turismo que hay en España y el segundo del mundo. Por lo tanto, una provincia como la nuestra, que cuenta con un magnífico patrimonio monumental, natural o gastronómico tiene que esta aquí para darlo a conocer. Y especialmente tienen que estar aquí nuestros empresarios para establecer esos contactos que a lo largo del año se traducen en la llegada de turistas.

—¿Qué niveles de turismo tiene Jaén? ¿Va mejorando?

—El primer día de Fitur tuvimos la oportunidad de conocer los datos que nos faltaban de 2018, que eran los del último mes del año. Ha sido un buen mes de diciembre en el que se ha recuperado de manera importante el turismo extranjero, que había tenido bastantes dificultades a lo largo del año. Los datos demuestran que seguimos en esa línea ascendente que iniciamos en 2008, cuando empezó la crisis.

—Datos positivos, pues.

—Muy positivos. De los últimos once años, 2018 ha sido el mejor. Estamos casi en un millón de pernoctaciones, superamos los 540.000 visitantes y eso sin contar el turismo en alojamientos rurales que, a partir del año que viene, se sumarán a las cifras porque es bueno ponerlo en valor. Todos estos datos suponen que Jaén ha dejado de ser una provincia de paso para convertirse en una provincia de destino con casi dos pernoctaciones por visitantes. No cabe duda de que son positivos pero tenemos que mejorar. Lejos de acomodarnos, las cifras tienen que animarnos a seguir poniéndole imaginación, apostando por la calidad y por segmentos que tienen oportunidades como la nuestra. 

—Hace diez años, cuando los periodistas preguntábamos a la gente que acudía a Fitur qué conocían de Jaén siempre contestaban lo mismo: Úbeda, Baeza y el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Hoy, eso ha cambiado. ¿Están ganando terreno el aceite y otros atractivos turísticos?

—Hemos sido capaces de poner en valor recursos que siempre han estado ahí y hacer un paquete turístico en torno a la Ruta de los Castillos, Jaén provincia del toro y las Batallas o el Viaje al Tiempo de los Íberos, por citar algunos ejemplos. Ahora, estamos intentando poner en valor la minería relacionada con nuestra provincia y, en definitiva, ampliar los segmentos turísticos. Pero hay un elemento que es común a todos ellos, a los 97 municipios, que es su singularidad: el olivar y el aceite de oliva. Es verdad que mucha gente tiene patrimonio, monumentalidad, medio ambiente... pero tener todo eso en medio de 66 millones de olivos solo lo tenemos nosotros. Por eso esa estrategia de oleotour Jaén que pusimos en marcha hace cinco años. Ha sido ese revulsivo al que se han sumado un número muy importantes de empresarios. Por eso, cuando hablamos de aceite de oliva, hablamos de turismo y viceversa. 

—Hay quien todavía piensa que venir a Fitur es un gasto de dinero y que sirve de poco más que para hacerse una foto. ¿Es cierto?

—No cabe duda de que los empresarios aprovechan estos tres días de encuentros profesionales, y algunos el fin de semana también, para tener esas reuniones con touroperadores, agencias de viajes y dar a conocer lo nuevo que tienen para este año. La razón de ser de esta feria no es la política ni los politicos. Nosotros acompañamos en tareas de promoción. Los que tienen hoteles, restaurantes, empresas son los que se hartan de trabajar con reuniones concertadas y en los mostradores. Por supuesto, tienen sus consecuencias a lo largo del año.

—Le vamos a pedir que se ponga en la piel de un guía turístico. ¿Qué ruta nos haría por la provincia de Jaén?

—Si entra por Despeñaperros, que es la entrada natural del Norte al Sur de España hemos conseguido ya la mitad de nuestro objetivo, que no es otro que Jaén le sorprenda. Quien no haya venido nunca y vea ese tapiz de olivar llamará su atención. A partir de ahí, en La Carolina visitaría algunos de los elementos de las Nuevas Poblaciones. De ahí me acercaría a Linares para disfrutar de Cástulo y de ahí marcharía a Sabiote, Úbeda y Baeza para ver el Renacimiento y las ciudades Patrimonio de la Humanidad. De paso me acercaría al Parque Natural de Sierra Mágina, que está a tiro de pieda y desde ahí me iría a la ciudad de Jaén para disfrutar de la Catedral, los Baños Árabes o el Castillo de Santa Catalina. Entre medio, gozaría con cualquier restaurante en el que se puede apreciar esa cocina jiennense con aceite de oliva.

Otra ruta sería que en lugar de meternos para Linares, fuéramos a conocer la Sierra de Andújar para conocer al lince y la Virgen de la Cabeza. De ahí me iría para Alcalá la Real. Y la tercera opción es entrar por Albacete y disfrutar directamente del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. 

—El que venga, entonces, necesita una semana por lo menos. 

—Así es. Es que en Jaén podemos ofrecer todo lo que necesita un turista. Nos faltaba el sol y la playa pero con el barco solar y El Tranco, quien venga no se va a aburrir.

—¿Por dónde pasan los retos de futuro?

—Por la calidad. Los turistas que vienen valoran muy positivamente la relación calidad precio en nuestros establecimiento turísticos y de gastronomía. Ahí no podemos bajar la guardia y tenemos que mantener ese contacto casi familiar con nuestros clientes para que se sientan como en su casa. Y, por supuesto, seguir buscando nuevos productos turísticos e incorporar novedades a los que ya tenemos. Lo más importante que hemos logrado y que debemos seguir es que todos los que vienen a la provincia de Jaén se convierten en agentes turísticos de nuestra tierra porque se marchan hablando muy bien de nosotros. Casi es más importante eso que las campañas de publicidad que hacemos en radio, prensa o redes sociales. 

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.