Cerrar Buscador

El GPS se empeña en 'liarla' una y otra vez en Cazorla

Por Esperanza Calzado - Julio 16, 2022
Compartir en Twitter @Esperanza44
El GPS se empeña en 'liarla' una y otra vez en Cazorla
Foto: Policía Local de Cazorla.

El conductor de una furgoneta no hace caso de la señalización y el GPS le dejó atrapado en la calle Yllera, una de la más estrechas del municipio

Las indicaciones del GPS hay que cogerlas con pinzas. En ocasiones, es mucho mejor hacer caso a la señalización tradicional que no a las nuevas tecnologías. Y es que cuando la realidad difiere de lo que tiene programado un ordenador se puede llegar a situaciones complicadas, como ha ocurrido en varias ocasiones en Cazorla. Ayer volvió a pasar.

La Policía Local se ha visto abocada a otro complicado rescate. Esta vez, ha sido una furgoneta atrapada en el casco antiguo. El conductor, según la versión del cuerpo de seguridad, no hizo caso de la señalización y se dejó guiar por el GPS, lo que hizo que se quedara atrapado en la calle Yllera, una de la más estrechas del municipio. Gracias al ingenio de los agentes y operario de Grúas Cazorla Motor, se logró sacar el furgón del lugar. Se tuvo que utilizar una mini excavadora.

La Policía Local recuerda que la mayoría de los errores del GPS son causados por no hacer un buen uso de él. En muchas ocasiones, ocurren por no actualizarlo. "Se trata de un dispositivo que ayuda a llegar al lugar, pero nuestros ojos y las señales de tráfico son los responsables de que lo hagamos sanos y salvos", bromea.

No es la primera vez que pasa. En 2018, unos turistas alemanes se perdieron en Cazorla a causa del dispositivo y la Policía Local tuvo que rescatar su coche del filo de un barranco. Las labores se alargaron durante horas dada la  dificultad del terreno. Y es que, tal y como explicaba la Policía Local a Lacontradejaén, los agentes tuvieron que sacar el coche marcha atrás por el filo del barranco jugándose su integridad.

En marzo de 2017, una caravana se quedó literalmente atrapada en una calle, sin poder salir ni para adelante ni para detrás. En aquella ocasión, el conductor no hizo caso de la señalización, otra vez. Se dejó guiar por el GPS, lo que provocó que se quedará atrapado en el Balcón de Zabaleta. Como consecuencia, se creó el consiguiente atasco en el acceso al casco antiguo del municipio.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK