Cerrar Buscador

"Su Majestad el Rey Felipe VI dice que soy el tío que mejor pinta la bandera en toda España"

Por Javier Cano - Noviembre 20, 2019
"Su Majestad el Rey Felipe VI dice que soy el tío que mejor pinta la bandera en toda España"

La Guardia Civil y el arte son las dos pasiones de Joaquín Luis Suárez (Sevilla, 1951). De la primera se jubiló como cabo mayor después de cuarenta años de servicio y de la segunda va camino de convertirse en todo un clásico. Mimado por la crítica y el público, el pintor expone en el Antiguo Cuartel de Sementales de Baeza, hasta el día de la Inmaculada, una muestra que sorprende por su calidad y con un hilo conductor común: su amor a Andalucía, a España y a la Benemérita. Si todavía existieran los pintores de cámara, el artista sevillano sería el predilecto de la Familia Real a la que, dice, le encantaría retratar.

—¿Dónde nació, qué le une a Baeza?

—Yo nací en el barrio de la Macarena de Sevilla. Me destinaron a Cataluña, he estado en Gerona desde 1977 hasta 2005, y desde entonces en Baeza. Vine al grupo de educación física y dentro de él, al de defensa personal. Estuve dando clases aquí hasta que me retiré; aunque podía pasar la reserva, continué hasta 2012 pasé a la reserva y cuando cumplí los sesenta y cinco, me retiré. 

—Y decidió quedarse en Baeza...

—Me casé con una chica de Úbeda y aquí vivimos. Aquí tengo mi casa y mi familia. Voy de vez en cuando a Sevilla a ver a los míos, pero mi residencia la tengo en Úbeda.

—Aquella Cataluña y la actual, ¿se diferencian mucho?

—Era una Cataluña muy distinta, pero en el fondo siempre ha pasado lo mismo. No como ahora, pero la mentalidad es exactamente la misma, y Gerona más todavía, porque es mucho más independentista que el resto.

—¿Cómo llegó usted a la Guardia Civil? ¿Fue una elección personal o le venía de familia?

—No, no. Estuve un tiempo estudiando en la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría en Sevilla. Después me matriculé en la Escuela Náutica de San Telmo, también en Sevilla, e hice cursos de oficial radiotelegrafista naval; luego estuve un tiempo en la Marina de guerra, dos años. Decidí también viajar por Estados Unidos (Carolina del Sur, Virginia, Florida...) y allí tomé contacto con el pop art, que aunque era un arte inglés, británico, fue en Estados Unidos donde más triunfó. Después me casé y estuve un par de años de auxiliar administrativo en Correos, pero acostumbrado a esa vida por los mares de medio mundo, una oficina ¡como que no! Eso sí, en una saca de Correos vi propaganda para alistarse a la Guardia Civil y allí que me fui, esa es la historia.

—¿Le ha supuesto algún problema conciliar su profesión con su vocación artística?

—Qué va, qué va. A mí el ejército, tanto el tiempo que estuve en la Marina como en la Guardia Civil, todo ha sido ayuda, nunca ni un solo problema, al contrario, una colaboración absoluta.

—Estos días expone en Baeza con motivo del 175 aniversario de la fundación de la Benemérita. ¿Es su primera muestra?

—No, normalmente he expuesto en Barcelona mayoritariamente, porque la verdad es que los ayuntamientos de Gerona y demás, con esto del independentismo... Aunque el trato era muy correcto, por supuesto, yo era guardia civil y no era catalán y aquello limitaba mucho incluso a la hora de conseguir algún premio: siempre lo recibía quien lo recibia... Pero en Barcelona no: me iba a la sala Gaudí, a Leonard (que son de las mejores que hay por allí, siempre hay gente de élite, tuve que demostrar que sabía pintar para poder exponer allí). La crítica que tuve fue muy buena, en Barcelona pasaba desapercibido, digamos, y la cosa cambiaba mucho. He tenido también una sala permanente en Gerona mucho tiempo, Carn Marc, prácticamente la sala era mía, se enamoró de mi pintura, y otra también fija en Bagur, en la Costa Brava. Después, claro, exposiciones por ahí repartidas, alguna colectiva...

—Y en la provincia de Jaén, ¿es su primera exposición?

—Desde que estoy aquí, la primera exposición la hice en Bailén; esta es la segunda, y en Úbeda queremos hacer una tercera si el Ayuntamiento está dispuesto y lo permite.

—¿Su obra pictórica puede comprarse?

—Alguna he vendido, pero no ha sido el fin mío primordial. Yo he vivido de la Guardia Civil, no he tenido ningún problema en ese sentido. Ha habido mucha gente que me ha encargaddo montones de retratos, he hecho muchísimos, pero normalmente, cuando la gente viene son compañeros y amigos, pues les cobro lo que me vale el lienzo y la pintura. Gracias a eso he pintado tantísimo, trabajo no me ha faltado nunca, pero como me gusta, tampoco lo he tenido que hacer por dinero. 

—¿Qué encontrará quien visite La pintura en el 175 aniversario de la fundación de la Guardia Civil?

—Hay cuadros oficiales por el aniversario del 175 de la fundación del cuerpo, retratos de Su Majestad el Rey, la Reina, los Reyes Eméritos y demás, propiedad de la Academia de Baeza, que los ha cedido para la exposición. Después hay algunos retratos como el del general Parrilla, que lo ha cedido gustosamente. El resto son todos cuadros míos, marinas (por mi vinculación militar), hay algunos mantones, porque lo considero algo muy andaluz y me gusta mucho pintarlos; también hay un cuadro grande del duque de Ahumada a tamaño natural, que va destinado a la Dirección.

—¿Qué quiere transmitir con los cuadros que exhibe en Baeza?

—Personalmente, me gusta mucho la opinión de la gente que no sabe nada de arte, que le gusta o no le gusta. Si un cuadro transmite, aunque no sepa de arte, ya le llega, y para mí eso es muy importante, más que el crítico, que muchas veces está viciado (aunque no tengo queja de ninguno de ellos, no he tenido una crítica negativa en mi vida, a Dios gracias). Pero que la gente que va se quede con los ojos abiertos mirándolos y haga fotos a todos los cuadros y hasta se haga fotos al lado del cuadro..., eso es para mí muy positivo.

—Pero su apego a España, a sus paisajes, y a la Guardia Civil es evidente en esas pinturas...

—Eso por supuesto, eso es incondicional, sí, sí. Yo soy constitucionalista, mi primera figura es Su Majestad el Rey, y adoro a la Guardia Civil, porque conmigo se ha portado siempre maravillosamente bien y encima ha sido un medio de vida, mi vida; si volviera a nacer volvería a ser guardia civil, así de simple. 

—¿Llevaría usted esta exposición a Cataluña, la tierra donde pasó tantos años como agente?

—¡Qué va, qué va, me los queman los cuadros allí, eso es impensable! Primero porque, quitando las marinas, que eso es universal, ya los cuadros de los mantones dudo mucho que los aceptaran (mucha gente sí, porque todo el mundo no piensa igual, que conste, en un Barcelona es posible, pero ya en un Gerona o un pueblo del interior sería mucho más complicado). Los cuadros de Su Majestad el Rey y demás seguro que no: queman las fotografías, capaces son de quemar los cuadros y la exposición. 

—El Rey es uno de sus "modelos" favoritos... ¿Sabe si Felipe VI o algún otro miembro de la Familia Real conocen su obra?

—Sí, sí. Los cuadros que yo pinto están todos autorizados, Su Majestad el Rey lo sabe, tanto Don Juan Carlos como Felipe VI los tienen en sus móviles, se les han mandado en foto, no hay ningún problema; al contrario, Felipe VI dice que soy el tío que pinta la bandera mejor en toda España. 

He visto un error

COMENTARIOS

Gabriel diaz barrera

Gabriel diaz barrera Noviembre 21, 2019

Me encanta este pintor , hay algún sitio donde este recopilada su obra ? . Me gusta por dos razones. Por su parte ( pinta de maravilla ) , y por haber sido Guardia Civil. Viva el arte de ser español.

responder

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.