Cerrar Buscador

La gran ovación de toda una calle a sus heroicos tenderos

Por Javier Cano - Abril 30, 2020
La gran ovación de toda una calle a sus heroicos tenderos
Trabajadores del supermercado reciben los aplausos del vecindario.

El vecindario de 'Manuel Caballero Venzalá', en el Bulevar jiennense, reconoce a los trabajadores de un supermercado la labor que realizan en pleno confinamiento

Que el nombre de la calle y el carácter de su vecindario coincidan es una hipótesis extraña, temeraria incluso, disparatada dirían muchos. Pero a veces pasa, vaya que sí. Hay en el Bulevar una vía urbana cuyo rótulo rinde memoria diaria al canónigo marteño Manuel Caballero Venzalá, bibliógrafo, poeta... Una de esas personas a las que se recuerda con una sonrisa de gratitud en los labios. Y esa actitud agradecida, de gente bien nacida dice el refrán, parece tener casa en el barrio.

El pasado martes, sin ir más lejos, dieron muestra de ello después de los aplausos de las ocho, ese momento en que el mundo vive la difícil, la inédita costumbre de coincidir en algo. Para estos residentes, el Supermercado MasyMas de su calle es una "tienda de barrio, pero más grande", a la que acuden a hacer la compra y, de paso, se llevan el aliento de quienes atienden el establecimiento: 

"La relación entre los trabajadores y los vecinos es muy cordial, son gente sencilla, muy agradables, y más en tiempos como estos. Están muy pendientes de su barrio, a cualquier persona mayor la ayudan a embolsar, y hasta con las monedillas; algo que otros no harían, por miedo al contagio, pero ellos siempre ayudan y lo hacen con una sonrisa, lidiando con las colas, con los nervios de los primeros días", aclara Diego Anaya, el 'spicker oficioso' de esta calle desde que comenzó el estado de alarma. 

Cada jornada, Anaya convierte su balcón en una plataforma musical desde la que lanza alegría, positividad, mensajes de ánimo... Y el martes tocaba aplaudir a sus tenderos, darles las gracias por estar ahí: "La idea surgió de una vecina que lo propuso, y todos estuvimos rápidamente de acuerdo; queríamos agradecerles lo que hacen por nosotros, darles una inyección de moral, decirles que hay que tirar para adelante; han sido capaces de dar una respuesta positiva a las compras compulsivas, están en primera línea de exposición al coronavirus, no se pueden quedar en casa", reconoce el vecino.  

Sus palabras ponen eco al sentimiento del vecindario: "Es nuestra tienda de barrio, les ponemos cara y nombre, mantenemos conversaciones con ellos... Sobre todo las personas mayores, porque los demás, a veces, vamos a centros comerciales. Y siempre con un trato exquisito", celebra. Para reconocerles, consiguieron que la plantilla saliese a la calle y, en una maravillosa emboscada, los bombardearon a aplausos: "Hoy vuestros vecinos queremos darnos nuestro apoyo y las gracias por todo lo que estáis haciendo por nosotros, sois nuestros héroes sin capa", les dijeron. Más de uno lloró, y más de dos y de tres; toda una calle habló con una sola voz: la de Diego Anaya, en nombre de la admiración de todos. "Esto nos ayuda mucho, da ánimo para seguir, fue muy bonito", confiesa Estefanía Ramírez, pescadera de este supermercado desde hace diez años, de los casi veinte que lleva en la empresa.

Los fines de semana (asegura Anaya), su balcón es la 'cabina' de un bingo que el martes, sin duda, ganaron los trabajadores de la 'tienda de barrio' de la calle Manuel Caballero Venzalá. 

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.