Cerrar Buscador

Una hornacina en cada esquina

Por Javier Cano - Agosto 14, 2022
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Una hornacina en cada esquina
La hornacina del Cristo del Amparo, en la calle Maestra. Foto: Javier Cano.

La capital cuenta con alrededor de una treintena de espacios destinados para la devoción a pie de calle, algunos de ellos cargados de historia y de siglos

La desaparición de dos Crucificados de sendas hornacinas callejeras de la capital jiennense ha puesto, los últimos días, el foco mediático sobre estos elementos, que cuentan en la capital de la provincia con alrededor de una treintena de ejemplos.

Cargadas de historia y de siglos unas, más o menos recientes otras, las hornacinas forman parte del paisaje urbano de aquí desde que alguien decidió horadar muros y poblar sus huecos con imágenes o crucifijos antes los que orar, donde evocar acontecimientos dignos de perdurar en la memoria común o incluso para servir de entrañable faro en la oscuridad de la noche. 

Como señala la historia local María Teresa López Arandia en su trabajo Hornacinas callejeras: un bien a proteger, publicado en el número 17 de la revista Pasión y Gloria, estos brevísimos altares se ubican en "el exterior de diferentes inmuebles, públicos o privados, como demostración de fe y símbolo religioso" y "poseen desigual mérito artístico e histórico". 

Hornacinas que pervivieron en alto número hasta mediado el siglo XX y que, antes de 2022, supieron ya de ataques y vandalismo popular, cuando no del zarpazo oficial que terminó destinando muchas de ellas a la desaparición. 

 Así veían los giennenses la hornacina del Cristo de la Luz a mediados del siglo XX. Foto: Archivo de Javier Cano.
Así veían los giennenses la hornacina del Cristo de la Luz a mediados del siglo XX. Foto: Archivo de Javier Cano.

UN PASEO QUE INVITA A LEVANTAR LA MIRADA

En su ya citada publicación, la profesora López Arandia enumera cada una de las hornacinas existentes a fecha de la edición de su trabajo, que data del año 2002. Poco ha variado la situación de estas singularísimas muestras de devoción desde entonces; como mucho, algún cambio de ubicación al demolerse el inmueble original que las cobijaba.

Ahí está la del Cristo de Burgos (vulgo de los Tres huevos gracias a una vieja leyenda), una de las protagonistas de estas semanas, que en 2013 salió de la calle Recogidas para ser colocada en la Plaza de la Purísima Concepción, junto al convento dominico.

O la del Cristo de la Luz, en San Bartolomé, una de las más monumentales, en cuyo frontal ha lucido, estos días, un cartel que reclama el regreso del Crucificado ante el que muchos giennenses se detienen todavía para dedicarle unos minutos de oración. Por cierto que no es la primera vez, si se tiene en cuenta su "profanación" en 1987.

La del Señor de la Amargura, en la misma zona (plazoleta del Vinagre); el buen número de ellas que se pueden admirar en el barrio de San Ildefonso (el conventual San Antonio del Portillo de San Jerónimo, la Virgen de la Capilla en la mismísima fachada de la basílica, el Cristo de la Salud de la antigua calle Empedrada...).

O en la Alcantarilla (desde la que recuerda el milagro de El Abuelo en el lazareto de la calle Josefa Segovia hasta la del Cristo de la Buena Voluntad, en Francisco Coello, o el Crucificado del Perdón de la Asomada en los históricos muros de la antigua puerta de Noguera), la del arco del Consuelo...

El Cristo del Amparo en la calle Maestra, que a finales de los 80 sufrió actos incívicos; la Virgen Milagrosa a un paso del Arco de San Lorenzo... 

"Objeto en las últimas décadas de diversos actos vandálicos, en algunos casos han sido restauradas gracias a la sensibilidad de nuestras cofradías", resalta López Arandia sobre estos "reducidos tesoros" de la religiosidad popular que, a estas alturas, son ya también ineludibles espacios cotidianos de la memoria sentimental de los giennenses. 

 Una nota escrita a mano denuncia la ausencia del Cristo de la Luz en su centenaria hornacina. Foto: Javier Cano.
Una nota escrita a mano denuncia la ausencia del Cristo de la Luz en su centenaria hornacina. Foto: Javier Cano.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK