Cerrar Buscador

Seis marteños implicados en la 'Operación Iluminarias'

Por Redacción - Febrero 22, 2018
Compartir en Twitter @lacontradejaen
Seis marteños implicados en la 'Operación Iluminarias'
La Operación Iluminarias ha supuesto la detención de seis matreros. Foto: Guardia Civil.

La Guardia Civil detiene a ocho personas como presuntas autoras de un delito de hurto continuado y receptación

Seis marteños arrestados. Es el resultado de la 'Operación Iluminarias', saldada con ocho detenidos, presuntos autores de un delito de hurto continuado y receptación. En la operación se han practicado nueve registros entre domicilios y sus anexos. La Guardia Civil ha recuperado material relacionado con los hechos investigados: drivers, balastros, lámparas, elípticos y faros, entro otros artículos, valorados en 42.520 euros.

Han sido detenidos seis vecinos de Martos de 44, 24, 27, 32 y dos de 33 años de edad, y un vecino de Boadilla del Monte (Madrid) y otro de Seseña (Toledo) de 36 y 30 años, respectivamente.

EL MATERIAL ROBADO, DECENAS DE MILES DE EUROS

La Guardia Civil, a finales del año 2017 y principio de 2018, recibió denuncia interpuesta por los responsables de dos sociedades mercantiles importantes, ambas ubicadas en Martos. Manifestaron que eran víctimas del robo de numerosos componentes electrónicos para el montaje de faros de vehículos, fabricados por las referidas sociedades mercantiles.

Las investigaciones por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil comprobaron que el material sustraído asciende a decenas de miles de euros.

UN GRUPO CRIMINAL ORGANIZADO

En el transcurso de las investigaciones se ha podido comprobar que se trata de una red o grupo criminal perfectamente organizado y estructurado para la sustracción de componentes electrónicos de la empresa, en la que desarrollaban su trabajo.

El modus operandi utilizado por los presuntos autores de los hechos comenzaba con los empleados de la fábrica. Estos, por cometido en la empresa, tenían acceso directo a los almacenes. Así sustraían y “preparaban los envíos”, según señala la Guardia Civil.

Con posterioridad, el material era recogido por camioneros, cuya misión era ir a cargar o descargar material a los distintos almacenes de la empresa, o empresas subcontratadas, cargaban el material sustraído en cajas o palets. Así daban apariencia de legalidad.

Una vez cargado el material, el camionero se desplazaba a las afueras del Polígono Industrial de Martos, donde le esperaba otro individuo para trasvasar la mercancía a un vehículo de menores dimensiones. Y continuaba el camionero con su ruta de reparto entre las diferentes empresas.

RECEPTORES, ÚLTIMOS IMPLICADOS DE LA TRAMA

Los últimos implicados de la trama eran los receptores, con domicilio en las localidades de Boadilla del Monte (Madrid) y Seseña (Toledo).

El primero, a través de diferentes portales de Internet, ofrecía el material sustraído a terceras personas, bien en territorio nacional o en el extranjero, habiéndose detectado la salida de componentes a Eslovenia, Lituania y República Checa, llegando a etiquetar los productos, con el anagrama de la empresa denunciante, como garantía de calidad del producto. El segundo distribuía los componentes a terceras personas para ser vendido en el mercado negro, en los distintos Polígonos Industriales de San Martín de la Vega (Madrid).

Dependiendo del tipo de componente electrónico sustraído, era ofrecido al consumidor entre 80 y 100 euros la pieza, pagando a los autores del hurto entre 8 y 10 euros la pieza, según expone la Guardia Civil.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK