Cerrar Buscador

Informer, la seguridad tiene un precio muy alto

Por Fran Cano - Abril 30, 2019
Informer, la seguridad tiene un precio muy alto

La serie de Jonny Campbell bucea en las cloacas de la investigación contra el terrorismo

Raza era un chico normal hasta que una fiesta con éxtasis lo lleva hasta el hombre inapropiado, un detective sombrío, que está de vuelta de todo, y es quien es gracias a los informantes. Raza y Gabe empiezan una relación de interés. Entre ellos hay de todo menos sexo. Raza se ve abocado a ser el soplón de un detective estatal. No le queda otra.

Así plantea Jonny Campbell Informer (2018), un thriller estupendo de seis capítulos. La cámara del británico bucea en un asunto tan turbio como Gabe: cuál es el precio de la seguridad ciudadana para contrarrestar el terrorismo. Como la ficción fuerza la empatía hacia el informante, el espectador conoce la respuesta muy rápido: claro que la seguridad tiene un precio. Uno muy alto.

A la pareja protagonista se le suma Holly, una detective en ciernes que muy pronto rebaja la soberbia de su compañero de investigación. Tan evidentes son en ella la falta de currículo como el talento innato para sospechar que hay algo que no cuadra en el águila tatuada en la espalda de Gabe.

La serie, disponible en Filmin, me recuerda a Infiltrados (Martin Scorsese, 2006) cuyo ritmo durante más de dos horas es adrenalina en vena para la audienca. Ambas ficciones comparten un conflicto: el drama de no poder ser uno mismo es de verdad un drama cuando por ello te pueden volar la cabeza. Qué buena serie. Y qué pedazo de película.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.