Cerrar Buscador

"Los jiennenses estamos apostando por nosotros, por lo local"

Por Esperanza Calzado - Junio 14, 2020

"Sé el cambio que quieres ver en el mundo". Mahatma Gandhi acuñó esta frase para invitar al ser humano a tomar la total responsabilidad de su vida para cambiar. Y hacerlo practicando lo que se predica, siendo protagonista de la transformación y no un mero espectador. La pandemia del coronavirus ha marcado un antes y un después en muchos aspectos de la sociedad pero, sobre todo, en la transformación de las personas que han visto en esta crisis una oportunidad para mejorar, para cambiar, para crecer, para aportar. Con esa mirada afronta Ena Lopez Torres (Jaén, 1968) su día a día. Facilitadora en AREL Counseling, está observando un giro en la actitud de los jiennenses, un cambio de tendencia que no es la única que comparte. 

—Nada más conocerle y charlar unos minutos con usted es inevitable preguntarse... ¿es de Jaén? 

—(Ríe). En Jaén se habla muy bien, eso lo primero. Pero en mi caso es cierto que tengo un acento transformado y marcado por todos los lugares donde he vivido. Desde pequeña ya conectaba con la forma de hablar de otras personas y las reproducía. Una parte de esas personas se ha quedado en mí.

—¿Cómo definiría su profesión?

—Facilitadora es la palabra clave.

—Una palabra interesante para los tiempos que vienen. ¿En qué consiste exactamente?

—Se trata de ayudar y aunar muchas de las cosas que a veces nos cuesta hacer por nosotros mismos. Están todas dentro de nosotros, porque nacemos completos, pero en ocasiones no encontramos toda esa magnitud. Mi misión y mi objetivo es facilitar el camino hasta encontrar todas esas herramientas que la persona tiene dentro.

—Quien le escuche y lea en esta entrevista puede pensar que su profesión se encuentra en un camino intermedio entre la Psicología el coaching.

—Empecé a estudiar Psicología y no acabé la carrera justo por eso. No creía que fuese a poder facilitar desde ese área. Empecé a formarme como coach y también sentí que una parte de mí no se sentía cómoda. Así que busqué esta figura de facilitadora, que existe y no la he inventado yo, con la que me siento mucho más cómoda. 

—¿Cuándo me dirigiría a usted? ¿Qué necesidades me tienen que surgir para acudir a la figura de un facilitador?

—Cuando, por ejemplo, la persona se encuentra en un momento en el que necesita reinventar su profesión y requiera saber si su labor lo necesita. Ahora en estos momentos de pandemia hay mucha gente buscando la reorientación hacia un modelo online, por ejemplo, y yo lo que les facilito es que encuentren sus propias herramientas personales para llegar a esa meta.

—El coronavirus ha marcado un antes y un después en la sociedad. ¿En su manera de trabajar y en las demandas que tiene también?

—Totalmente. Es curioso porque antes de que comenzara la pandemia del Covid-19 mis formaciones presenciales no las podía o no quería hacer magnificadas. Me gustaba y me gusta el contacto directo y esta etapa que nos ha tocado vivir me ha dado la oportunidad del contacto directo online. Estoy trabajando constantemente con personas que requieren una comunicación muy directa y diaria. A la semana trabajo con unas quince personas, además de proyectos que llevo a cabo, pero nunca trabajo online con más de cinco o seis personas. Pero como mejor me siento es con el tú a tú.

—¿La suya es de esas profesiones que se han transformado con el coronavirus?

—Ha sido todo un proceso. Primero he tenido una parte muy bonita de crecimiento y desarrollo personal. Al principio, como a tantos, se me caía todo y me preguntaba qué iba a hacer. Además, le sumas mi situación personal, porque soy madre de seis hijos, y organizar el confinamiento y conseguir hacer teletrabajo y que mis hijos lo entendieran ha sido complicado. Pero sí, he cambiado mucho.

—Dice que usted se ha reinventado. ¿Ha hecho de facilitadora consigo misma?

—Sí. No podría acompañar a nadie a hacer este proceso si no lo estuviese haciendo constantemente conmigo. Yo he entendido, a mis 51 años, que estoy completa, he nacido completa, y que todo está dentro de mí. Nada de lo que hay fuera puede ser más motivador que lo que yo tengo dentro. Eso sí, siempre busco que alguien me mentorice, me acompañen, que me guíen en este camino. He tenido muy buenos mentores y gracias a ellos a día de hoy puedo hacer el camino sola.

—En esa transformación está este espacio de trabajo al que se ha sumado, a Cuatro Gatos Coworking.

—Eso es un regalo que me he hecho, una inversión en mí misma. Viendo cómo funciona de mal la conexión a internet donde yo vivo, que es una urbanización de las afueras, tuve claro que vendría a este espacio. No me podía permitir estar trabajando y que se cayera la red. Además, estoy encantada de estar en un lugar que cuando llegas la gente te saluda de una manera real, donde puedes conocer la vida de otras personas e integrándote en la sociedad de Jaén. En un lugar como este se pueden hacer cosas grandes.

—¿Cómo se compagina con seis hijos?

—Es muy, muy, muy difícil pero también muy enriquecedor. Mis hijos tienen unas personalidades diferentes que están haciendo crecer este proyecto. Cada uno de ellos aporta a mi proyecto profesional. Animo a todas las madres que tienen el rol de emprendedoras escondido que lo saquen. Nos han hecho creer que estamos llamadas a cumplir el rol de mama y desarrollar nuestros proyectos en el entorno en el que nos movemos. No, no es así. Las mujeres, madres o no, estamos llamadas a mucho más. Tenemos una gran capacidad para desarrollar y no para que se quede guardada. 

—Asegura que las personas nacemos completas, con el potencial dentro que tenemos que aprender a desarrollar ¿Esa es la herramienta para afrontar un futuro de crisis económica que todos temen?

—Antes de hacer esta entrevista he estado dando un paseo y lo estaba pensando cuando volvía. No tengo la sensación de miedo a la crisis que viene y la clave se basa en que sé que todo lo que necesito es todo lo que he tenido durante este tiempo que he estado en casa. No requiero nada más, el resto me lo han construido y me han hecho creer que lo necesito. El tiempo que he estado en casa es el que me define de verdad en cuanto a mis verdaderas necesidades. Por lo tanto, no tengo miedo porque no tengo nada que perder, al contrario, tengo mucho que aportar, mucho que generar y pienso que todo el mundo debería situarse en este punto. Siempre hay una perspectiva diferente, siempre existe una visión para no tener esa sensación de que lo vamos a perder todo.

—¿Sus usuarios le transmiten esa sensación o inquietud?

—Estoy muy contenta con la gente que se está acercando a mí y que tiene esta actitud, lo cual es muy importante. Son personas que tienen la necesidad de dar un giro profesional pero también de ayudar a otros en ese proceso. 

—¿La pandemia es una oportunidad para que Jaén muestre un potencial del que muchos hablan pero que parece escondido?

—Toda la gente que me rodea está diciendo eso mismo y es muy potente decirlo. Estamos generando una unión tremenda entre todos nosotros, además con un carácter muy local, en el que estamos apostando por nosotros. Le voy a poner un ejemplo. Yo suelo hablar mucho de la gente que me da servicio porque creo mucho en el boca a boca. El otro día fui a la peluquería y le comenté que podía mejorar algunas cosas de su negocio. Ya estamos trabajando juntas. Se trata de eso, de apostar por nosotros mismos.

—¿Es una oportunidad para dejar de ser los últimos?

—Aquí tenemos un poder de innovación tremendo que ha aflorado en esta pandemia. Requerimos de esa innovación ya y necesitamos creer que no somos un pueblo grande como dice mucha gente. La identidad de Jaén es muy potente como para que nos menospreciemos nosotros mismos. Jaén es la grandeza de su Catedral, de la historia reflejada en las muescas de los maestros canteros y ahora es el tiempo de sacarlo a la luz.

—¿Cómo ve el Jaén de dentro de diez años?

—Me sale una gran urbe y un lugar donde se puede dar mucho reconocimiento a la gente de antes, del hoy y pensar en el futuro. Veo un Jaén potente, saliendo al mundo y no encerrándose en sí mismo, que es lo que se ha hecho hasta ahora.

Vídeo y fotos: Esperanza Calzado

 

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.