Cerrar Buscador

Jaén, tierra querida por mí

Por Mónica Villarejo - Julio 10, 2018
Jaén, tierra querida por mí
Fachada del Castillo de Baños de la Encina.

Os voy a contar una historia.
La historia de cómo una joven tuvo que dejar su tierra sin mirar atrás.
Desde muy pequeña, ya sabía qué era a lo que se quería dedicar en un futuro y, por supuesto, lo que tenía absolutamente claro es que ese tiempo próximo, lo iba a vivir en su querida tierra, Jaén. Incluso ya tenía la idea de crear su propio negocio, el cual, le acercaría a la Sierra de Cazorla que tanto amaba y le apasionaba desde siempre.

Pero, desgraciadamente, pasaban los días, los meses y los años. Cuánto más mayor se hacía, más se daba cuenta de que cumplir su sueño en su hogar parecía algo imposible.
Lo intentó. Solo los que lo vivieron con ella saben cómo lo intentó, pero no hubo manera de ver su esfuerzo recompensado.
Muy a su pesar, cuando perdió la esperanza, comenzó a buscar opciones más allá de la frontera que para ella no era otra cosa que Despeñaperros y sus túneles.

Sorprendentemente, como si el destino hubiera estado esperando a que diera ese paso, encontró algo que le cambiaría la vida para siempre, un trabajo que le abriría las puertas del mañana.
Armándose de valentía, hizo las maletas y se despidió de todo aquello que conocía y de su querida familia, que con lágrimas en los ojos le apoyó en todo momento.

En el viaje no pudo apartar la mirada del paisaje que se abría ante sus ojos, despidiéndose de Bailén, el pueblo que la vio nacer y del cual partía, de Baños de la Encina, de Guarromán, de La Carolina y al fin los túneles que la llevarían más allá.

Le fue muy bien en esa nueva aventura y pasó mucho tiempo fuera de su hogar. Pero un día decidió que ya era hora de regresar, aunque una vez más, el destino tocó a su puerta como si no quisiera que se marchara. En esta ocasión, el destino le presentó a una persona que le cuidaría para siempre en esa nueva tierra que pronto también llamaría hogar.
Y por esa persona que aún está junto a ella, decidió quedarse lejos de su hogar, cumpliendo los sueños que allí no pudo pero tiene la gran suerte de volver a su querido Jaén en numerosas ocasiones junto a su compañero de vida. Y tiene la suerte de poder presumir de esta maravillosa tierra que disfrutamos.

Y a él que no la conoce, le cuenta...
De Jaén, con su castillo de Santa Catalina presidiendo desde lo alto de la ciudad.
De Cazorla, Segura y Las Villas, sierra que vayas por donde vayas te arranca el aliento con su esplendorosa belleza e inmensidad.
De Úbeda y Baeza, Patrimonio de la Humanidad, hermanas de viaje y obligatorio pasear por las calles que tantos envidian.
Y, cómo no, de Bailén, olor a pólvora, tierra de sangre y victoria, donde paseando por su Paseo de las Palmeras recuerdas aquella Batalla de 1808 por la que hoy en día es conocido este maravilloso pueblo.
Jaén, por muy lejos que esté, siempre estás presente, porque no eres comparable con ninguna.
Jaén, tierra querida por mí. Mi tierra.

COMENTARIOS

Santiago González

Santiago González Julio 14, 2018

No somos pocos los que nos hemos obligados a abandonarlo todo. Familia, hogar amigos. Yo me fuí con 19 años(ahora tengo 32) a buscarme la vida que mi tierra no podía ofrecerme y aunque me acuerdo cada día de mi vida de Jaén me duele en el alma ver como la han destrozado como nos han condenado a huir de la que en su día fuera nuestra casa y lo peor es que no hay alternativas para regresar. Cada día cierran más negocios y cada día hay más paro.Creando lo que hay ahora una ciudad fantasma cada vez más despoblada y con menos juventud.

responder

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.