Cerrar Buscador

Danza vertical para festejar la ‘Noche de la Tragantía'

Por Esperanza Calzado - Junio 22, 2022
Compartir en Twitter @Esperanza44
Danza vertical para festejar la ‘Noche de la Tragantía'

La recreación de la leyenda de la Tragantía reunirá a 600 personas en Cazorla en su vuelta tras dos años de parón por la pandemia de Covid-19 

Yo soy la Tragantía

hija del rey moro,

el que me oiga cantar

no verá la luz del día

ni la noche de San Juan.

Vuelve la leyenda, la magia, la música y el teatro con la Noche de la Tragantía. El próximo 25 de junio, la ciudad abrazará una de las noches más mágicas del año en Cazorla. La previsión es que reúna a unas 600 personas después del parón de dos años por la pandemia de Covid-19. Con respecto a la programación, esconde sorpresas, algunas que se desvelarán en directo.

De momento, la Consejería de Cultura, a través del  Museo de Artes y Costumbres Populares "Alto Gualdalquivir" de Cazorla, llevará un espectáculo de danza vertical para realzar una programación que busca recuperar la tradición vinculada a la popular leyenda de Cazorla tras la pandemia.

Habrá pasacalles, espectáculos de luz y color, magia, danza, teatro y conciertos. Las compañías que participarán este año son Inestable Teatro, Year Teatro, EX Producciones, Jaime Sevilla, daniDanielo y Sacude Danza Vertical. El acto central de la programación nocturna será un espectáculo de danza vertical en las paredes del Castillo acompañado de luces y sonido que a cargo de Sacude, en la medianoche del domingo 26 de junio. 

LA LEYENDA

Según Javier Sevilla Martínez, la leyenda de la Tragantía se remonta a la Reconquista de Cazorla por las tropas castellanas, cuando el rey moro se atrincheró en el castillo, que hoy es conocido como “de la Yedra” para hacer frente al enemigo. Cuando conoció la victoria de los cristianos en Quesada, el rey decidió abandonar el castillo, pensando que pronto volvería a retomar Cazorla, por lo que dejó atrás a su bella hija oculta en una estancia secreta bajo la fortaleza, que solo el rey conocía, con provisiones y lucernas de aceite para que pudiera sobrevivir hasta su llegada.

Durante la huida, el rey y su escolta perecieron ante los castellanos, que se instalaron en el castillo y sus tierras. La hija del rey moro permaneció paciente en su escondite, esperando a su padre, una espera eterna que la llevó a la locura. Cada día que pasaba en su húmeda estancia se hacía sentir como una eternidad, hasta que dejó de sentir las piernas porque se habían transformado en una cola serpenteante y su famosa belleza tenía de pronto un aspecto reptilesco. Su venganza contra los castellanos y sus descendientes se da todas las noches previas al día de San Juan desde entonces. Desde sus profundas estancias canta a los menores:

Yo soy la Tragantía

hija del rey moro,

el que me oiga cantar

no verá la luz del día

ni la noche de San Juan.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK