Cerrar Buscador

Crece el número de jiennenses en tratamiento por adicción a la cocaína

Por Esperanza Calzado - Junio 28, 2021
Compartir en Twitter @Esperanza44
Crece el número de jiennenses en tratamiento por adicción a la cocaína
Imagen de recurso.

Un 39,8% de los ingresos en Proyecto Hombre a lo largo del año pasado fueron a causa de esta sustancia, seguida del alcohol con un 33,8%

La Fundación Proyecto Hombre Jaén realiza cada año una radiografía de las adicciones en la provincia. Lo hace a través del informe de personas atendidas en un año. Es 2020 se constanta que el número de personas que acudieron a pedir ayuda e iniciar tratamiento por problemas de adicción a la cocaína sigue en aumento. De hecho, la sustancia principal de referencia es la cocaína para el 39,1%, seguida del alcohol en un 36,1% de los casos.

Este dato viene a confirmar, según la organización, la tendencia observada en años anteriores del incremento de la prevalencia de la cocaína como sustancia principal generadora de demanda de tratamiento en los  centros. Sin embargo, el alcohol continúa siendo una sustancia que genera gran cantidad de demandas de tratamiento, y junto con la cocaína suponen 3 de cada 4 ingresos (75,2%).

Esto es aplicable tanto en el caso de mujeres y de hombres; si bien, entre las mujeres el alcohol tiene la mayor prevalencia mientras que entre los hombres corresponde a la cocaína. "La normalización del consumo y la invisibilidad de las adicciones en la sociedad pueden ser factores determinantes para que estos datos sigan en ascenso, tal y como indica Pedro Pedrero, director de la Fundación Proyecto Hombre Jaén.

PERFIL

Las personas con adicción que acuden a tratamiento a Proyecto Hombre responden a un perfil que apenas varía año tras año: varón, de unos 38 años de edad, con empleo y vida sociofamiliar estable. Si bien es cierto que las mujeres en tratamiento solo suponen el 16,5% de las personas atendidas, esta cifra ha subido ligeramente en 2020 respecto al año anterior (16,1%).

Las causas de por qué solo un 16,5% de las mujeres acuden a tratamiento principalmente responden a un mayor estigma social sobre la mujer que consume alcohol y/u otras drogas, y a que ellas tienen más cargas familiares (hijos/as o padres, madres a cargo). En cuanto a la fuente de ingresos, desde 2013 se ha ido dando un aumento del empleo y, paralelamente, un descenso de la dependencia de los compañeros y familia.

Esta tendencia en lo que respecta al empleo ha sufrido unimportante retroceso en 2020, probablemente debido a la situación de falta de empleo general causada por la pandemia y a las restricciones que ha supuesto. 

En cuanto al consumo más temprano se da en el alcohol en cualquier dosis, a los 16,1 años, y en el cannabis, a los 16,8 años. El consumo más tardío se produce en las benzodiacepinas (26,5 años) y la metadona (28,5 años). Por sexos no se observan diferencias relevantes, si bien las mujeres tienden a iniciar el consumo regular o problemático más tarde que los hombres y de manera especial en el alcohol en grandes cantidades (cuatro años más tarde).

LA PANDEMIA

Durante la pandemia, Proyecto Hombre ha seguido dando atención a las personas con problemas de adicción. Las demandas de ayuda se han mantenido estables en general y, lo más importante, la adherencia al tratamiento también. Durante la peor parte de la pandemia, el confinamiento, desde Proyecto Hombre se prestó atención a más de 300 personas desde los Centros de Proyecto Hombre; 42 siguieron con su recuperación en los recursos residenciales. También más de 150 familias, un pilar en la recuperación, siguieron acompañadas de manera telemática.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK