Cerrar Buscador

“No hemos venido a robar; dormir en la calle es una vergüenza”

Por Fran Cano - Enero 04, 2019

Migrantes jornaleros sin vivienda lamentan la situación inhumana que viven en Alcalá; la concentración de IU insiste en abrir El Silo para darles alojamiento

Souleymane es de Malí, tiene 32 años, y toma la palabra en la fría tarde del 3 de enero en Alcalá, junto a El Silo, el espacio que IU quiere que se abra para alojar a los migrantes jornaleros que no tienen vivienda durante la recolecta:

—No hemos venido a robar. Lo que pasa aquí es una vergüenza. Los jefes —en alusión a quienes contratan jornaleros— tienen que darnos una vivienda.

El treintañero habla junto a tres compatriotas más. IU, que ha convocado la concentración, quiere que los propios afectados sean los protagonistas. Ellos deben denunciar la situación, defiende la coalición de izquierdas.

—Tienen que dar casa a los trabajadores. Muchas casas en Alcalá están cerradas. No vive nadie. Hay que dar casa para un mes o cuarenta días, para el tiempo que dure el trabajo.

Yacouba Moro, también de Malí, porta auriculares blancos y grandes, una sudadera roja y acaba de hablar acompañando la contundencia de sus palabras con la gesticulación de un brazo. No da crédito ante lo que sucede. Pone como ejemplo a otro municipio de la Sierra Sur.

—En Alcaudete los jefes sí dan casa.

Lo dice y mueve un brazo señalando proximidad. Por qué allí sí y aquí no, se pregunta, si los dos pueblos son del sur de Jaén, acostumbrados a recibir población extranjera en estas fechas. Cuando termina de hablar, los presentes —en torno a una veintena en ese momento— aplauden al maliense.

 Francisco García, concejal de IU, porta un megáfono junto a compañeros de partido, simpatizantes y migrantes jornaleros.
Francisco García, concejal de IU, porta un megáfono junto a compañeros de partido, simpatizantes y migrantes jornaleros.

IU CALCULA QUE MÁS DE 60 PERSONAS DUERMEN EN LAS CALLES DEL MUNICIPIO

A la concentración, prevista para las 19:00 horas, llegan primero los cuatro africanos mencionados, y a medida que pasa el tiempo se suman otros grupos igual de reducidos. También hay rostros conocidos del comunismo en la Sierra Sur, como la presidenta de la ELA de Mures, Francisca López. El concejal de IU Francisco García emplea un megáfono para instar a los migrantes a que se acerquen a El Silo. ¿Tienen miedo de hacerse visibles?

—En 2015 convocamos una cita parecida. Antes de comenzar hablamos con tres migrantes extranjeros. Nos dijeron que venían. Y cuando comenzamos no vinieron.

Es el recuerdo que tiene Rafaela López, portavoz de IU, de aquel acto reivindicativo de hace tres años. Consultada por este medio, la líder de izquierdas sí ve viable y necesario abrir El Silo. Considera que el lugar cerrado aportaría las “mínimas condiciones” que tuvieron años atrás en El Marino.

—El PP y el PSOE hablan de efecto llamada. Pero si ya están aquí, ¿qué hacemos? También merecen una oportunidad.

López recuerda que el gasto público en el albergue municipal asciende a 30.000 euros. A su juicio, abrir El Silo para proteger a los jornaleros del frío no sería ninguna ruina económica.

La última batida de IU por las calles del municipio se hizo coincidiendo con el paso de un año a otro. Entre quienes duermen a los pies de la estación de autobús y quienes lo hacen en los cajeros, la cifra de personas sin vivienda supera las 60, según los cálculos del tercer partido del Ayuntamiento.

Souleymane recuerda que la estación cierra las puertas a las 18:00 horas. A partir de ahí, justo cuando más bajan las temperaturas y hay jornaleros que regresan de la faena, en torno a 60 se quedan sin opciones de un techo.

—Hay la misma gente en la calle que el año pasado –dice quien lleva al menos un trienio en el sur de Jaén, siempre con la intención de trabajar en la recolecta. Admite que este año lo ha conseguido solo "algunos días".

Una señora mayor que participa en la concentración lamenta los salarios: deja caer que no todos cobran los poco más de 50 euros por siete horas de trabajo que marca el convenio. A un africano que la escucha, tapado con una braga negra, se le entiende perfectamente decir “no pagan bien”.

De El Silo salen trabajadoras que preparan la Cabalgata de Reyes del próximo 5 de enero. Ya con la concentración en marcha, un grupo de temporeros migrantes camina junto a la oficina de empleo del municipio, en la calle Cruz del Coto. Van rumbo al espacio joven, a darse encuentro, ahora sí, con el resto. Es más que probable que también estos últimos duerman a la intemperie.

Fotos y vídeo: Fran Cano.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.