Cerrar Buscador

Cuarenta y tres años de servicio que llegan al descanso merecido

Por Javier Cano - Enero 15, 2023
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Cuarenta y tres años de servicio que llegan al descanso merecido
José María Moreno, ante su mesa de trabajo. Foto: Ayuntamiento de Albanchez de Mágina.

El enfermero torreño José María Moreno alcanza la jubilación rodeado del afecto de los vecinos de Albanchez de Mágina, donde ha ejercido toda su vida

"El pueblo de Albanchez de Mágina te echará de menos en las consultas de enfermería, ya que has demostrado tener una gran vocación profesional que nos será muy difícil olvidar".

Con estas palabras, transparentes como las aguas de los manantiales serranos, manifiestan su afecto desde el Ayuntamiento albanchurro al enfermero José María Moreno Moreno (Torres, 1957), que acaba de colgar la bata después de cuarenta y tres años y medio de servicio al pueblo del Aznaitín. 

Recién jubilado, sí, pero tan agradecido y querido que, pese a tener casa en su patria chica y hasta en la capital de la provincia, seguirá siendo vecino de ese paraíso rural en el que ha desarrollado su trayectoria profesional..., y mucho más:

"Es una gente excepcional; me han criado ellos, vine hecho un crío, y me dieron de comer en sus casas, hemos tenido siempre muy buena relación. Y yo me he dedicado en cuerpo y alma a sus necesidades desde mi perfil de enfermero, aunque he intentado hacer también de telefonista, de taxista, resolverles sus problemas...", agradece Moreno. 

Veinte años tenía cuando se incorporó a la sanidad albanchurra tras estudiar en la Escuela de Enfermería de Jaén, allí se casó con Josefina y se convirtieron en padres de tres hijos que no han seguido su camino laboral pero que en eso de amar a Albanchez, se dan la mano. 

Y eso que, nada más tomar posesión de su plaza, se encontró con todas ganas del mundo de ayudar a la gente pero, también, con unas condiciones de trabajo que poco o nada tienen que ver con las que ha disfrutado en sus últimos años: 

"Trabajábamos casi sin material, lo poco que había lo teníamos que inventar, incluso llegamos a hacer una rifa para comprar material que nos faltaba; ahora no tiene nada que ver, es la noche y el día", afirma. 

Y con esa misma velocidad con la que sale el sol y se oculta la luna dice José María Moreno que se le han pasado estas cuatro décadas largas de briega con los pacientes: "Casi no me he dado cuenta; ¡haciendo lo que te gusta y con la gente de Albanchez, que facilita el camino muchísimo...!".

Si no llega a ser por la pandemia lo mismo todavía hubiese seguido enfundándose la ropa sanitaria, en lo suyo, pero el coronavirus (que pasó en mayo de 2022) lo animó a decidirse: "A partir de ahí me lo noté físicamente, así que he adelantado la jubilación un año. Pero ya la tenía en mente, de todas formas", comenta. 

¿Y ahora, qué? Porque para quien se ha pasado su existencia asistiendo al personal no debe de ser fácil eso de disponer del reloj a su antojo, de aliviar la agenda. Pero si, como reza la sentencia, "la jubilación es dejar de pensar en el trabajo y comenzar a pensar todo el tiempo en vivir", Moreno lo tiene claro:

"A partir de ahora, muchas relaciones con la gente; tengo un cortijo con cerezos en Torres y me entretengo en su mantenimiento. Me gusta la caza también, los fines de semana. ¡Tiempo me falta!, lo que pasa es que ahora será más tranquilo, sin horarios, con una vida más estable y tranquila, con la familia".

Y tanto, ahí tiene, a la vuelta de la esquina, para el próximo mes de marzo, todo un acontecimiento por delante: convertirse en abuelo por primera vez. A la criatura podrá contarle, entonces, ese auténtico libro de historias y anécdotas que podría cuajarse si quisiera, después de tantísimos años al pie del cañón. Lo mismo hasta se decide y, en unos meses, sale en Lacontradejaén pero en otras páginas: las de Cultura, las de los escritores. 

 Las muestras de afecto por parte de los pacientes no dejan de sucederse.
Las muestras de afecto por parte de los pacientes no dejan de sucederse.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK