Cerrar Buscador

La redención de Juan Navarrete con el rugby

Por Fran Cano - Agosto 27, 2020
La redención de Juan Navarrete con el rugby
Juan Navarrete, en un partido con el Jaén Rugy. Foto: Club.

El joven jugador del Jaén Rugby Juan Navarrete dejó atrás dos años de acoso en las aulas gracias a la práctica del rugby

Juan Navarrete (Úbeda, 1996) vivió el calvario en las aulas que todavía sufren tantos menores. En su caso, una mudanza repentina desde un pueblo de Toledo a Úbeda fue el principio de sus peores días. A los 14 años se acercó al rugby y hoy, a un mes de cumplir 24, acumula seis cursos en el primer equipo del Jaén Rugby. "Este deporte me ha dado la vida", confiesa con la felicidad de quien ya es otra persona.

'Nava', como le llaman los suyos, era un chico con sobrepeso que en lugar de estímulos encontró hostilidad en clase. "No tenía ninguna confianza", recuerda. Todo cambió en una escena de un entrenamiento. Le llegó el balón y éste fue hacia adelante. Enseguida el chico bajó la cabeza por el fallo. Pero llegó Sori, un compañero del Úbeda Atlantes, y le dijo: "Si se te cae a ti, se nos cae a todos. Somos un equipo", le espetó.

Todo fue a más a partir de aquel detalle —siempre los detalles— y a los 15 años, ya con dos años sobre el césped, por fin dejó atrás las pesadillas. Cambió el cuerpo y con la mayoría de edad cumplió el sueño: debutar en el Jaén Rugby. "Recuerdo que cuando estaba en Úbeda y veníamos a jugar a Jaén siempre me quedaba para ver al primer equipo", cuenta.

"TENEMOS EQUIPO PARA LUCHAR POR EL ASCENSO"

Ha estado ya a las órdenes de entrenadores como Pedro Ruiz y Rafa Teruel. Con Juan Antonio Cerván logró el campeonato el curso pasado. Sólo el coronavirus evitó la lucha por el ascenso. "Tenemos un equipo muy bueno para volver a intentarlo. La verdad es que todavía le doy vueltas a cómo acabó la temporada", expresa.

La actividad volverá a Las Lagunillas la próxima semana. Cuenta Navarrete que todos están con muchas ganas, y que los entrenos serán posibles con división en grupos, dado el contexto.

El "plus" de este curso, aún lleno de incertidumbres, es reeditar el título y que esta vez no haya impedimentos para competir por ascender. Navarrete, técnico también en el club ubetense, comparte este año vestuario con Alejandro, su hermano. La pareja de Juan, Ainhoa Astarrisga, milita en el CD Íberos de Linares. "Yo me imagino jugando contra mis nietos. O al menos contra mis hijos", resuelve entre risas.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK