El kiosco abandonado, hogar de las ratas en La Glorieta.
El kiosco abandonado, hogar de las ratas en La Glorieta.

‘La Gloria’ insiste en desmantelar un kiosco abandonado que acumula protestas de hosteleros y vecinos de La Glorieta

De tener chucherías a ser la casa de las ratas en La Glorieta. Ese ha sido el viraje que ha experimentado un kiosco ubicado en la esquina del Seminario con la calle Eras de Santa Ana. El que fuera un establecimiento regentado por un hostelero de la zona provoca las quejas de empresarios de residentes del barrio. Recientemente los Bomberos actuaron tras el desprendimiento de unas chapas laterales.

José Manuel Ruiz, presidente de ‘La Gloria’, remarca que la situación acumula “al menos tres o cuatro años” y que hace un mes fue notificada in situ a Juan José Jódar, Manuel Heras y Juan Carlos Ruiz, concejales del equipo de Gobierno. Ruiz tomó posesión del cargo en julio del año pasado y desde entonces ha remarcado la necesidad de desmantelar el kiosco, cuyos malos olores emprobrecen la zona. “Está en una zona de tránsito de estudiantes, e interrumpe el paso natural de viandantes por el acerado”, precisa Ruiz.

EL CAMBIO DE GESTORES Y LA PROPIEDAD

El último gestor del kiosco fue un comerciante que estableció una tienda de chucherías en un bajo de la zona. Ahora, un hostelero de la zona sufre el hedor sobre todo cuando establece la terraza de verano. Según ha podido averiguar Ruiz, el vendedor de chucherías cogió el testigo de una mujer que ya no vive en La Glorieta. “El anterior dueño me comentó que esta mujer había conseguido explotar el kiosco a través de una cesión de la Concejalía de Bienestar Social”, narra.

Todo apunta, pues, a que la instalación es propiedad municipal. “Eso me comentaron los concejales en su visita al barrio: parecer ser que pertenece a Bienestar Social”, dice. El Ayuntamiento tiene un informe del colectivo vecinal en el que aparece esta mejora, entre otras reivindicaciones.

Los problemas que genera el abandono del kiosco, con agujeros, van más allá de la invasión de roedores. Hay preocupación por la posibilidad de que se convierta en un refugio para malas prácticas. La estructura está muy deteriorada. De hecho, ya hubo un caso problemático por otro kiosco que se quedó sin gestión.

Si alguien quisiese explotarlo comercialmente de nuevo, haría falta reformarlo. “Estos espacio se han destinado para darle posibilidades a personas con pocos recursos”, remarca Ruiz. ‘OCO’ ha informado al Ayuntamiento de la queja vecinal, y ‘La Gloria’ también ha comentado el caso con el PSOE. Está por ver cuántos días le quedan al kiosco de las ratas.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here