Cerrar Buscador

La batalla legal detrás de un colchón

Por Esperanza Calzado - Agosto 05, 2019
Compartir en Twitter @Esperanza44
La batalla legal detrás de un colchón

Un vecino de Linares logra que le anulen una financiación de 2.200 euros de un colchón que quiso devolver

"1,35, Topper, Generador Ozono Lufthous". Así se llamaba el colchón con dos almohadas cervicales que Joaquín C.E, de Linares, compró en octubre de 2018. Como el precio era elevado, decidió financiarlo en 32 cuotas mensuales de 68 euros cada una, de las que abonó la primera en el momento de cerrar el contrato. Sin embargo, el colchón que llegó a casa nada tenía que ver con el que vio en una demostración en una charla del hotel y que fue lo que le motivó a adquirirlo. Decidió devolverlo y el problema fue cancelar la financiación de 2.244 euros.

El linarense recibió en un casa un producto que parece ser que no cumplía ninguna de las características de calidad y grosor que debía tener el colchón de acuerdo a la información que le ofrecieron inicialmente. Joaquín contactó entonces con la firma para que procedieran a llevárselo, junto con las almohadas, ya que no se adaptaba a sus necesidades. La empresa le informó de que así lo haría, pero nunca realizó acción alguna pese a los reiterados intentos del usuario. Es más, aunque llegó a pedir la anulación del contrato mediante una llamada telefónica, a lo que no le pusieron objeción, se negaron a informarle del procedimiento para poder ejercer su derecho de desistimiento.

Joaquín decidió acudir a Facua Jaén para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos. El equipo jurídico de la asociación alegó un incumplimiento del artículo 97 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, relativo a la información precontractual, ya que el colchón que le entregaron tenía unas características completamente distintas a las del producto que compró por internet. También se refirió al artículo 1124 del Código Civil, que recoge "la facultad de resolver las obligaciones se entiende implícita en las recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere lo que le incumbe" y que "el perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con el resarcimiento de daños y abono de intereses en ambos casos".

La asociación, por tanto, pidió no sólo la resolución del contrato sino también del de financiación y la devolución de la primera cuota. Según explica la organización de consumidores, la empresa no contestó a la reclamación por lo que se dirigieron al Servicio Provincial de Consumo de la Junta de Andalucía. Facua Jaén volvió a dirigirse a la empresa comunicándole la respuesta del Servicio Provincial de Consumo y advirtiéndole de que "para no tener que emprender otras acciones en defensa de los légitimos derechos de nuestro asociado" reiteraban su solicitud de cancelación de contratos y devolución de la cuota abonada.

Finalmente, tras las acciones de la asociación, se anuló el contrato de financiación, se llevaron el colchón y Joaquín recuperó sus 68 euros. 

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK