Cerrar Buscador
LAS RAÍCES JIENNENSES DEL PSOE

LAS RAÍCES JIENNENSES DEL PSOE

Por Javier Cano - Enero 25, 2020

Matías Gómez de la Torre, jiennense de nacimiento y tipógrafo de oficio, fue el fundador del Partido Socialista Obrero Español junto con su íntimo y entrañable amigo Pablo Iglesias, allá por 1879. Desconocido para muchos en su propia tierra, estos días se cumple el ochenta aniversario de su muerte en el exilio 

El pasado 7 de enero, en el hemiciclo del Congreso de los Diputados de la madrileña Carrera de San Jerónimo, Pedro Sánchez Pérez-Castejón era investido presidente del Gobierno español tras conseguir los apoyos necesarios para colocarse al frente de un nuevo Ejecutivo. Prácticamente casi 141 años después de su fundación en la histórica Taberna Casa Labra de la calle Tetuán de la villa y corte, el Partido Socialista Obrero Español volvía al poder tras imponerse en las últimas elecciones generales, celebradas el 10 de noviembre.

Un hecho destacable (recaiga sobre la fuerza política sobre la que recaiga) que desde la perspectiva provincial invita a repasar la historia del PSOE con un objetivo claro: refrescar la memoria de las generaciones actuales sobre un personaje crucial en la creación de uno de los colectivos obreros más antiguos de toda Europa y con más de dos décadas de experiencia de gobierno en España desde la llegada de la democracia.

Se trata del jiennense Matías Gómez de la Torre (o Latorre, que con ambas grafías es posible encontrarlo en documentos y recortes de prensa de su época). Nacido en la calle Puentezuela de la capital del Santo Reino en 1849 (a un paso de la actual Plaza de la Constitución, que alberga la estatua de su primo Bernabé Soriano), no tiene vía urbana alguna en la capital ni en ningún otro municipio del mar de olivos (solo en Madrid, en los años de la Segunda República, se le dedicó de manera efímera un paseo de la ciudad), ni ninguna sede socialista jiennense rotula su fachada con su nombre.

Lo cierto es que el silencio, si no el olvido, rodean la figura de este (en palabras del cronista Cazabán) "jaenés ilustre" en su propia tierra, pese al papel trascendental que jugó tanto en el nacimiento del partido como en los órganos de dirección del sindicato UGT en sus primeros tiempos. 

"Su vida entera fue un ejemplo de entrega, dedicación y compromiso con los valores socialistas. Su trayectoria vital está íntimamente ligada a la evolución del PSOE, como tipógrafo, como miembro de la primera redacción de El Socialista, como delegado sindical, como concejal en Madrid y como muchas otras responsabilidades que desempeñó a lo largo de su vida, siempre ligadas a la lucha obrera y la defensa de los derechos de los trabajadores. Sufrió cárcel por una huelga y murió en el exilio tras la Guerra Civil. Por tanto, su figura es una figura ejemplar dentro del PSOE, representativa de esos militantes históricos a los que tanto aludimos en el presente como referencias a seguir. "Matías Gómez es un paradigma de socialista integral", asegura Francisco Reyes, secretario general del PSOE jiennense.

Don Lope de Sosa, o lo es que lo mismo, Alfredo Cazabán, en las páginas de su celebrada crónica mensual de la provincia de Jaén, reconocía los méritos de Matías Gómez en la década de los locos años XX con palabras laudatorias: "Desde una humilde imprenta jaenera ha llegado a la cumbre de la representación, considerándosele como una de las primeras figuras, en el terreno de la sociología obrera, en el movimiento universal contemporáneo". "Hombre modesto hasta la exageración" y "escritor formidable" son, también, algunos de los calificativos que le dedicó el legendario cronista.

UNA BIOGRAFÍA JIENNENSE

Acaso los orígenes familiares del protagonista de este reportaje tuvieron gran parte de culpa de su curiosidad intelectual, pese a no contar con estudios superiores en su currículo. Y es que no en vano, como se ha escrito líneas arriba, Matías Gómez de la Torre era primo hermano del benemérito médico local Bernabé Soriano de la Torre (1842-1909). El relato de esta vinculación y de la fraternidad con la que ambos personajes se trataron a lo largo de sus vidas invitan a la evocación.

Así, cabe recordar que quien junto con su íntimo y entrañable amigo Pablo Iglesias fundara el por entonces conocido como Partido Democrático Socialista Español era jiennense de nacimiento, venido al mundo en pleno centro de la ciudad e hijo de Ildefonso Gómez y Francisca de Paula de la Torre, hermana de Bárbara de la Torre Ruiz, madre del recordado como 'padre de los pobres' y (otra vez según el verbo apasionado de Cazabán) "sabio médico y apóstol de la caridad".

Cuatro años tenía cuando murió su progenitora y doce en el momento de perder a su padre. Siguiendo la piadosa costumbre que marcaban los tiempos, el matrimonio formado por doña Bárbara y su esposo, Lorenzo Soriano Vico (padres de don Bernabé), cumplió con el compromiso adquirido a pie de pila (en la parroquia del Sagrario) como padrinos de bautismo del pequeño Matías, que huérfano a tan corta edad encontró en casa de sus tíos (en la calle Príncipe Alfonso, antiguamente 'de los muertos') un verdadero hogar. Ahí se forjó la inquebrantable amistad, la relación fraterna entre Soriano y Gómez, que mantuvieron durante toda su existencia. 

 Entorno donde estaban ubicadas las imprentas en las que aprendió el oficio Matías Gómez.
Entorno donde estaban ubicadas las imprentas en las que aprendió el oficio Matías Gómez.

El propio barrio de la Catedral fue el escenario de los primeros trabajos del histórico socialista, primero en la imprenta de Ramón Granadino y luego, en la de Francisco López Vizcaíno (por cierto, marido de la almeriense Amalia López, considerada la primera fotógrafa de España): "Allí, con los hermanos Rubio y con Juan de la Cruz Alcázar y con Manuel López y con Sevillano, aprendió el noble arte de imprimir", aseguraba Cazabán en el número de su señera publicación correspondiente al mes de septiembre de 1927. Una peseta era el exiguo sueldo de aquel aprendiz.

Quien sabe si animado por un espíritu emprendedor o deseoso de emanciparse en condiciones que le procuraran una digna independencia, lo cierto es que no era más que un adolescente de apenas diecisiete años cuando 'cogió los bártulos' y buscó en Madrid el escenario de su destino. Con otro de sus ilustres primos, el pintor de Jaén Pedro Rodríguez de la Torre, compartió el primero de sus techos en la capital de España. 

Matías Gómez enviudó en 1917 y fue padre de varios hijos, si bien a la hora de su muerte en suelo francés solo contaba con la compañía de su "abnegada y fiel compañera María" (escribió otro histórico socialista, Andrés Saborit, en sus Apuntes históricos), la mujer "que lo siguió voluntariamente en la emigración y no le abandonó hasta que la tierra cubrió sus restos". 

Resulta curioso que entre sus parientes (al menos los de clara ascendencia jiennense), la dedicación política haya perdurado a través del tiempo, aunque con trayectorias ideológicas dispares. El propio Bernabé Soriano ocuparía escaño en la Diputación Provincial jiennense como independiente durante un periodo de dos años; sin embargo, y más próximos en el tiempo, una sobrina bisnieta del recordado médico y primo hermano de Gómez militó en las filas de Alianza Popular en la década de los 80 del pasado siglo XX, hasta lograr un acta de concejal en el Ayuntamiento de la capital de la provincia. Por su parte, un hijo de la anterior continúa la tradición, en este caso en las filas de Ciudadanos.

Decidido a abrirse camino en la gran ciudad y con el aval de los conocimientos adquiridos en su tierra natal, a Matías Gómez no le resultó demasiado difícil encontrar sustento; primero, en el diario progresista Las Novedades, en La España en 1866 y, un par de años después, en La Regeneración.

ENCUENTRO CON PABLO IGLESIAS

Entre moldes, galeradas y olor a tinta tuvo lugar un encuentro que cambió la vida de Gómez y, de paso, inició una amistad y un proceso de colaboración que dieron lugar al nacimiento del partido que, a día de hoy, goza de mayoría en el Congreso y, por ende, ocupa La Moncloa en la persona de Pedro Sánchez.

Fue en la imprenta de Anastasio Moreno, ubicada en la calle San Marcos, un lejano año de 1869 (según la web de la Fundación Pablo Iglesias, 1870 para Saborit) cuando el ferrolano y 'el obrero del bello arte de imprimir' (Cazabán dixit) estrecharon sus manos por vez primera, trabajadores ambos en la impresión del periódico carlista La Fidelidad

"Iglesias consiguió que su camarada de trabajo ingresara en la sección de tipógrafos de la Internacional", recuerda Saborit; un órgano que, al parecer, cayó en desgracia empujado por "luchas internas" y dio lugar a la "Asociación General del Arte de Imprimir a base de obreros y patronos": "Allí acudió Gómez Latorre, afiliándose, y cuando Pablo Iglesias reingresó, desaparecida ya la Internacional, fue nombrado en 1875 jurado de la asociación".

Empezó así una trayectoria paralela entre los dos amigos que, eso sí, por más honda y cercana que fue su relación, jamás afectó a la veneración que Gómez sintió hacia Iglesias, hasta el punto (anecdótico pero no exento de significación) de que el jiennense nunca le apearía el tratamiento de usted al gallego; bueno, solo una vez, el 9 de diciembre de 1925, cuando en su casa de la calle Ferraz, 68 (junto a la actual sede nacional de su partido) Iglesias exhaló su último aliento en los brazos de su fiel compañero.

Con él compartió mesa en la célebre reunión de la Taberna Casa Labra, en la madrileña calle Tetuán, que el 2 de mayo de 1879 fundó el PSOE a manos de dieciséis tipógrafos, cuatro médicos, un doctor, dos joyeros, un marmolista y un zapatero.

Taberna Casa Labra, lugar de fundación del PSOE en 1879. Foto: De Tamorlan
Taberna Casa Labra, lugar de fundación del PSOE en 1879. Foto: De Tamorlan

VIDA PERSONAL Y COMPROMISO POLÍTICO

Concejal en Madrid por el Distrito Universitario, miembro de la primera redacción de El Socialista, órgano de expresión del partido y cuya fundación se remonta a 1886, sus dotes literarias le valieron el triunfo en el certamen convocado por El Liberal, para trabajos presentados por escritores obreros con la temática del primero de mayo como leit motiv. Precisamente, este y otros artículos conformaron las páginas de su libro Del tiempo viejo, una suerte de recopilación de su pensamiento.

Fue vocal del Instituto de Reformas Sociales, director de Estudios de la Escuela de Aprendices Tipógrafos, tesorero de la Unión General de Trabajadores, candidato socialista en las elecciones de 1905 (acostumbró siempre a trabajar en segundo plano), vicepresidente del comité nacional de su partido en diferentes etapas, vocal de la Caja Postal de Ahorros y del Instituto Nacional de Previsión... 

El trance de la Guerra Civil lo llevó a la provincia de Cuenca y, posteriormente, a tierras catalanas, en 1938. De allí partió hacia el exilio francés, en Domme-Dordogne, donde lo encontró la muerte el 21 de enero de 1940 (el pasado martes hizo ochenta años). 

MEMORIA Y RECONOCIMIENTO EN JAÉN

Preguntado por este periódico sobre si a la figura de Matías Gómez le ha hecho justicia el socialismo jiennense, Francisco Reyes asegura: "Seguramente no lo suficiente. Es verdad que Matías nació en Jaén y que pasó aquí su infancia y parte de su juventud, pero también es verdad que se marchó muy pronto a Madrid y que su vida transitó desde muy joven por caminos alejados de esta tierra. Pero sí es cierto que pertenece a una estirpe de socialistas (en este caso además a la sombra de Pablo Iglesias) a los que todo reconocimiento por su sacrificio siempre será poco. Le pasa a Matías, pero no es exclusivo de él, le pasa a decenas y decenas de socialistas históricos jiennenses que han podido quedar relegados a un segundo plano de la historia por las dimensiones de una organización política que tiene ciento cuarenta años de historia".

Reyes continúa: "Se me vienen a la cabeza nombres como Ramón Lamoneda, que llegó a ser secretario general del PSOE en la Guerra Civil, o José López Quero, que fue fusilado cuando apenas tenía treinta años, sólo por citar algunos ejemplos de socialistas jiennenses que seguramente merecen un mayor reconocimiento dentro y también fuera del partido, porque no hay que olvidar que hablamos de personas que en muchos casos luchaban por valores de democracia, de igualdad, de libertad, de progreso o de justicia social que sin duda pueden compartir incluso personas no vinculadas a unas determinadas siglas políticas. Por tanto, reivindicar la figura de Matías y de todos esos socialistas que se dejaron la piel y la vida por una causa tan noble es de justicia".

Recientes aún las celebraciones del centenario del partido, el pasado mes de octubre, Reyes adelanta: "Hemos puesto en marcha un calendario de actividades que se están desarrollando ya y que contemplan precisamente publicaciones en las que se da a conocer y se profundiza en esas figuras históricas del socialismo jiennense. Ahí hay un hueco indudablemente para Matías Gómez Latorre". 

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.