Cerrar Buscador

La eslovena que se enamoró de Jaén y ya es una embajadora

Por Fran Cano - Agosto 09, 2021
Compartir en Twitter @FranCharro
La eslovena que se enamoró de Jaén y ya es una embajadora
Spela Jenko, en la Catedral de Jaén.

Spela Jenko, de vuelta en Eslovenia, repasa su fugaz periplo en el mar de olivos: "Voy a fomentar el turismo a Jaén"

A estas alturas es más que probable que usted, respetable lector, sepa quién es Spela Jenko (Liubliana, Eslovenia). "Sí, mucha gente me ha buscado en Facebook e incluso una guía turística me ha reconocido", comenta ella en declaraciones a este periódico. La eslovena se ha convertido en una embajadora estupenda de la provincia, ha mostrado empatía con 'Jaén Merece Más' y ya piensa en volver. Y en fomentar el turismo al paraíso interior: "Lo voy a hacer desde mi país", asegura.

Trabajadora en una empresa de marketing, Spela Jenko estuvo en la provincia entre el 2 y el siete de agosto. Menos de una semana le han valido para enamorarse y tener ganas de más. Dice que eligió venir porque siempre le ha gustado el acento andaluz: "También me gusta la naturaleza, y en Jaén abunda. He disfrutado con el Cerro Fuente de la Peña y he entendido que defenderlo es muy importante".

A Jenko le ha impresionado el carácter abierto y dialogante de los jiennenses. Enseguida entendió la naturaleza de la plataforma Jaén Merece Más —a la que llegó gracias a internet y la magia de los algoritmos— e incluso donó 300 euros como respuesta a las multas por las protestas en Despeñaperros. El gesto ha emocionado al colectivo, que la siente una de las suyas. "Está muy mentalizada. Ha visitado cuanto ha podido y no deja de consumir en el comercio local", alaba Juan Manuel Camacho, empresario y miembro de 'Jaén Merece Más'.

UN DÉCIMO DE REGALO Y DIEZ CAÑAS POR CONSUMIR

En los planes de la eslovena está regresar a la provincia a finales de año si la pandemia permite viajar. Tiene 'deberes' por delante: conocer las dos ciudades Patrimonio, visitar Jabalcuz y Sierra Mágina y estar cerca del río Borosa. "Ya he conocido Aldeaquemada y me ha encantado la cercanía de la gente en un pueblo pequeño", dice.

Cuando regrese tiene también dos tareas pendientes: comprobar si el décimo de Navidad que le ha regalado un vendedor de Linares está premiado y consumir hasta una decena de cañas en La Báscula, céntrico bar de la capital jiennense.

El nivel de castellano de Jenko se explica por su periplo de un lustro en Madrid, donde disfrutó pero no tanto como en Jaén. "Han sido las mejoras vacaciones de mi vida", concluye.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK