Cerrar Buscador
LA TIERRA TIEMBLA

LA TIERRA TIEMBLA

Por Esperanza Calzado - Abril 14, 2018

—40 terremotos consecutivos de hasta 4.0 en la escala Richter en el triángulo de Jódar, Larva y Peal de Becerro.

Es el epígrafe previo al titular del Diario Sur del pasado 24 de marzo. Una buena parte de rotativos del país se hacen eco del enjambre que capta la atención del ciudadano.

—Numerosos terremotos con idéntico epicentro, causados sin duda por la actividad humana, como en Castor.

Juan tiene claro que buena parte de la responsabilidad la tiene el hombre, en sintonía con lo que opina Jódar Libre De Fracking.

—Nuestro pueblo, y otras localidades vecinas, vienen sufriendo el efecto de cientos de terremotos desde principios de año, algunos con más de nivel 4 de magnitud. La causa no son las prospecciones de Oil & Gas capital, pero los hechos nos ponen cara a cara ante la realidad: si esto ya ocurre de forma natural, ¿qué puede ocurrir si la empresa continúa con sus planes, ahora que la Junta de Andalucía ha ampliado el plazo de sus permisos?

Es la pregunta que se hace la plataforma a raíz de los últimos movimientos sísmicos. 226 desde que empezó el año hasta el pasado 10 de abril. 231 si se tienen en cuenta los restantes. El último, esta misma madrugada. A las 04:11:20 horas, un temblor de magnitud 2.0 se registraba en Peal de Becerro. Pocos o nadie lo habrán sentido.

¿Esta serie sísmica es una continuidad o una migración de la de Torreperogil? José Antonio Peláez opina que es la continuidad de una serie sísmica en sí misma. Junto a Jesús Henares, encabeza el grupo de investigación 'Riesgo sísmico y Tectónica activa' de la Universidad de Jaén.

—Empezó en 2016, con más de 500 terremotos en esta zona. En 2017 hubo un pequeño rebrote y ahora, desde mediados del mes de marzo, se han reactivado otra vez. Es una serie sísmica que tiene entidad propia.

ANÁLISIS DE LA SERIE SÍSMICA

 Información facilitada por el Grupo de Investigación: Riesgo sísmico y Tectónica activa.
Información facilitada por el Grupo de Investigación: Riesgo sísmico y Tectónica activa.

Peláez no descarta que esté relacionada con la de Torreperogil, ni mucho menos. Hay una transferencia de fuerzas, de manera que las fallas peroxileñas hacen que se active en esta zona.

—La suerte, entre comillas, es que no se producen debajo de ningún pueblo, sino que están a medio camino entre Jódar y Peal. Esta no pasaba en Torreperogil. La distancia hace que no se sientan.

La sismicidad en esta zona de la provincia de Jaén se ha incrementado notablemente a partir de abril de 2016. Pero hay que remontarse mucho más atrás, a principios de 2012, para hablar de movimientos continuados en toda esta zona. Según recoge el estudio de la Universidad de Jaén, a finales de enero y principios de febrero de 2012 se produce un terremoto de magnitud 4.0 al oeste de Huesa, con diversas réplicas en el entorno de Huesa-Quesada. Posteriormente, en julio de 2015 se registra una pequeña serie de terremotos a unos kilómetros al sur de Torreperogil. Ese año se llegaron a registrar 34 terremotos.

CRONOLOGÍA

Es a partir de abril de 2016 cuando se dispara el número de terremotos en lo que es el entorno de Jódar-Peal de Becerro. Se llegaron a registrar hasta 542 seísmos. Los más fuertes, de 3.4 y 3.3. El año pasado comienza con un número bajo de terremotos con un rebrote al final. En total, 101 temblores. El mayor terremoto fue uno de magnitud 3.0, el día 12 de septiembre.

2018 comienza de igual forma, con un sismicidad baja pero continuada. Hasta mediados del mes de marzo no se ha superado la magnitud 2.9. Fue justo después cuando se dieron los dos terremotos, de 4.0, que alertaron a la población, uno el día 22 y el otro el 24 de marzo. Ambos fueron registrados con el sismómetro de la Universidad de Jaén.

—Estos dos terremotos de magnitud 4.0, sentidos por la población, podrían haber causado daños si se hubieran producido más cerca de alguna población y a una menor profundidad.

Es una de las conclusiones que extrae el grupo de investigación jiennense. Para certificarlo, un dato. La energía total liberada por la serie desde comienzos de año hasta este momento es la equivalente a un terremoto de magnitud aproximadamente igual a 4.5. La mayoría de los terremotos aparecen localizados a unos 10 km de profundidad.

¿POR QUÉ PASAN?

Difícil respuesta a la que la Universidad de Jaén le intenta dar respuesta con estos estudios.

—Aunque estamos lejos de conocer la estructura que los genera, los terremotos parecen coincidir en superficie con una falla de desgarre dextrorso delimitada a lo largo del Guadiana Menor, paralela a la falla de Tíscar. Ésta es una falla inferida, no observada.

Por otra parte, aunque no puede afirmarse de forma definitiva, esta serie aparece como una migración hacia el sur de la sismicidad de la serie de Torreperogil-Sabiote de 2012-2013. En opinión de los dos investigadores, posiblemente producida por una transferencia de esfuerzos.

Sus explicaciones se sustentan, además, con los trabajos de García Tortosa et al. (2011) y Marín Lechado et al., 2017.

La Plataforma Jódar libre de Francking le añade un comentario a esta idea.

—Sobran todos los demás argumentos a la hora de exigir el cese de cualquier prospección y posible posterior explotación de hidrocarburos en nuestro territorio. Las condiciones geológicas de nuestro territorio no lo permiten.

¿EL CIUDADANO DEBE TENER MIEDO?

 José Anotonio Peláez, coordinador del grupo de investigación sísmica. Foto: UJA.
José Anotonio Peláez, coordinador del grupo de investigación sísmica. Foto: UJA.

—Es una pregunta difícil de contestar porque cada uno es dueño de sus miedos.

Y es cierto. José Antonio Peláez ha estado en Chile, ha vivido un terremoto de notable importancia y ha presenciado cómo los chilenos ni se levantaban de la mesa. Lo que reconoce es que pone en alerta a la población. En este sentido, hace hincapié en que en Sismología no se puede predecir lo que va a ocurrir.

—Podemos decir lo que es más probable y en este caso es lo mismo que ocurrió en 2016 en esta misma zona. Todo apunta a un rebote de una magnitud que no es alta. Con el paso del tiempo, que no sabemos si serán semanas o meses, pueden ir reduciéndose y desapareciendo. Mientras tanto, podría ocurrir alguno de una magnitud más elevada, no es descartable, aunque es bastante difícil que sea uno grande.

Como la predicción del tiempo, no es fiable cien por cien, pero el análisis de los datos haría suponer que sí. Sin embargo, en este caso depende del cristal a través del que se mire se achaca una mayor responsabilidad al factor natural o al humano. De momento, los alcaldes de los municipios afectados, Jódar, Larva y Peal de Becerro, quieren saber qué pasa, pero sin alarmar, todo lo contrario. El mensaje es de tranquilidad.

—Estos movimientos no causan peligro alguno a pesar de la impresión que puedan trasladar.

OTRAS SERIES SÍSMICAS

A mediados de febrero de 2013 se produjo un episodio al norte de Canena. Los terremotos se localizaron en la región en la que se produjo la que se llamó la serie de Arquillos de 2010-2011. En total, se llegaron a localizar, hasta el día 9 de mayo incluido, un total de 23 terremotos, con una energía total liberada equivalente a un seísmo de magnitud 2.6.

En la noche del miércoles 9 de enero de 2013, a las 23:27:31, se localiza por parte del Instituto Geográfico Nacional un terremoto de magnitud 3.9 en Frailes; finalmente se ha catalogado como terremoto de SW de Montillana. Fue sentido ampliamente en las provincias de Granada y Jaén, aunque también llegó a la provincia de Córdoba, alcanzando una intensidad máxima de IV en las poblaciones de Benalúa de las Villas, Cambil, Frailes, Montejícar, Montillana y Pegalajar. En contra de lo que podría parecer normal para un terremoto de esta magnitud, no hubo réplicas.

La serie sísmica de Torreperogil-Sabiote contó con más de 2.000 terremotos localizados en menos de un año. En abril de 2013, la Comisión de Fomento del Senado instó al Gobierno a que el Instituto Geográfico Nacional elaborara un estudio para determinar su origen. En los medios de comunicación se habló, por entonces, de hipótesis sobre su origen como el fracking o el vulcanismo. Otra hipótesis planteada por algunos científicos relaciona esta actividad sísmica con la hidrosismicidad, con el llenado de un embalse, tal y como explica el informe elaborado por José A. Peláez, Francisco J. García-Tortosa, Mario Sánchez Gómez, Carlos Sanz de Galdeano, Fernando Pérez-Valera y Jesús Henares-Romero.

El documento dice: "La comisión de estudio de esta serie, a la que pertenece la Universidad de Jaén, en sus conclusiones finales subraya que su origen es tectónico. No sólo todos los indicadores apuntan a la existencia de fallas como las estructuras generadoras de estos terremotos, sino que no hay datos científicos que avalen las otras hipótesis. Por un lado, no se están realizando en la actualidad explotaciones mediante fracking en esta zona, ni en ninguna otra en España".

MEDICIONES

 Foto: Universidad de Jaén
Foto: Universidad de Jaén

Desde mediados de marzo de 2008 se encuentra operativo en el Campus de la Universidad de Jaén un sismógrafo de banda ancha. Está en el sótano del edificio A3, estacionado sobre un pilar de hormigón sin armar anclado directamente en el terreno sin alterar. El terreno sobre el que se encuentra asentado son margas verdes-azuladas del Guadalquivir, con una potencia de 400 a 500 metros.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.