Cerrar Buscador
BÉLMEZ: 50 AÑOS SEÑALADA POR EL MISTERIO

BÉLMEZ: 50 AÑOS SEÑALADA POR EL MISTERIO

Por Javier Cano - Agosto 14, 2021
Compartir en Twitter @JavierC91311858

El pequeño municipio de Mágina es el escenario de un mediático y enigmático fenómeno que cumple medio siglo sin que la legión de expertos que han pasado por el humilde inmueble haya encontrado explicación a las sobrecogedoras caras

Corría el mes de noviembre de 1971 cuando un buen número de medios de comunicación de la época se hacía eco de una noticia sorprendente: la aparición, durante el verano de ese año (concretamente en el mes de agosto) de unas caras humanas sobre el suelo de la cocina de una modesta casa de Bélmez de la Moraleda

Un suceso que corrió como la pólvora por las redacciones locales, provinciales, regionales, de toda España y, en cuestión de días, del mundo entero hasta convertir el fenómeno de las caras en un misterio sobrecogedor (sin explicación oficial a estas alturas) y, de paso, al pequeño municipio de Mágina en capital universal de la parapsicología.

Desde aquel primer rostro bautizado popularmente como La Pava (en la foto que abre este reportaje) hasta las formas más o menos reconocibles aparecidas en otro inmueble del pueblo en los últimos años, las caras de Bélmez continúan atrayendo a especialistas, amantes de lo inexplicable o simples curiosos cincuenta años después. 

 Otra de las caras surgidas en la casa. Foto: Wikipedia.
 Otra de las caras surgidas en la casa. Foto: Wikipedia.

ESCENARIO DEL ENIGMA

La calle Real lleva, hoy día, el nombre de quien es considerada por muchos la auténtica 'responsable' de este impactante misterio: María Gómez Cámara (1919-2004), pero aquel verano de hace medio siglo no era más que otro espacio urbano de un lugar tranquilo, no acostumbrado a los sobresaltos.

Situado en el Parque Natural de Sierra Mágina, los alrededor de mil quinientos habitantes de Bélmez de la Moraleda podían presumir, hasta entonces, de su castillo musulmán y de la literaria fortaleza de Chincoya (citada en las Cantigas de Alfonso XI), de un par de históricas atalayas, de su fuente típica en la plaza de la iglesia, su fiesta de moros y cristianos o de ser la patria chica de quien, pasados los años, se convertiría en uno de los grandes de la guitarra flamenca, Pepe Justicia.

"Hay mucho de mágico, de telúrico, porque Bélmez y Mágina son así, pero también filosofía, historia, música, sociología, antropología...", asegura Juan Cano Pereira, autor del libro Los niños de las caras [Grupo Editorial Sial Pigmalión], que la pandemia le ha impedido presentar en el municipio hasta el próximo miércoles 18, cuando está previsto el acto en el Centro de Interpretación de las Caras. 

Una opinión que comparte el alcalde, Pedro Justicia, quien tiene claro que su pueblo es mucho más que este fenómeno: "Nosotros estamos acostumbrados a convivir con este tema, aunque Bélmez no solamente son las caras; tenemos paisaje, tenemos cultura, tenemos gastronomía... pero sí es cierto que, en todo el planeta, Bélmez se conoce por las caras".

 Miguel Pereira, uno de los hijos de María Gómez, fallecido el pasado mes de enero, posa en la puerta de la casa, en plena calle dedicada a su madre. Foto: Archivo de Javier Cano.
Miguel Pereira, uno de los hijos de María Gómez, fallecido el pasado mes de enero, posa en la puerta de la casa, en plena calle dedicada a su madre. Foto: Archivo de Javier Cano.

HISTORIA DE LAS CARAS

Como recuerdan las hemerotecas, fue la propia María quien, mientras cocinaba, se encontró de pronto con el primer rostro. Al parecer, unos días después "se raspó la supuesta cara y el albañil Sebastián Fuentes León echó yeso sobre la misma". Sin embargo, aquellos ojos, aquella nariz, aquellos labios, aquella inquietante mirada volvió a aparecer sin que nadie fuese capaz de explicar su persistencia, al menos de una manera racional.

Y no solo eso, que por que cuentan las crónicas las caras gustaban de trasladarse de pared y hasta adquirían nuevos rasgos, en una suerte de continua metamorfosis que pone los vellos de punta: "A mí, si me pierdo, desde luego que no me busquen en la casa de María", manifiesta el alcalde. 

Salir a la luz y acaparar el interés de los máximos expertos en parapsicología por los años 70 fue todo uno, y en cuestión de nada y menos Bélmez de la Moraleda recibía a nombres propios de este ámbito: Germán de Argumosa, Hans Berden, Juan José Benítez y, más recientemente, Pedro Amorós o el mediático Iker Jiménez, entre otros muchos que incluyen a figuras tan reputadas como el sacerdote José María Pilón o el doctor Jiménez del Oso).

Ellos conforman el grupo más conocido de especialistas que esgrimen un origen paranormal en el fenómeno, en una línea que, durante décadas, ha tratado de contrarrestar las acusaciones de fraude generadas desde un principio por diferentes medios de comunicación, instituciones e investigadores.

Ahí están las 'acusaciones' de "pigmentación con una sustancia pardonegruzca", "una mezcla de hollín y vinagre" y "la acción agresora de un compuesto químico" que defienden autores como José Luis Jordán, o el uso de "un cemento de tipo aluminoso", según la teoría de Luis Ruiz Noguez. 

Sea como fuere, a fecha de hoy no existe dictamen alguno que tire por tierra, con rotundidad, el origen desconocido de las caras de Bélmez. 

 María Gómez Cámara observa una de las caras en su casa. Foto: Facebook/Las caras de Bélmez.
María Gómez Cámara observa una de las caras en su casa. Foto: Facebook/Las caras de Bélmez.

MARÍA GÓMEZ CÁMARA

"La causante inconsciente, a través de una canalizacíón psíquica, de las caras surgidas en el suelo de su casa" o "dueña de una facultad llamada teleplastia, que consiste en poder plasmar los pensamientos en imágenes".

Son solo dos de las teorías que apuntan a María Gómez Cámara, la dueña de la casa de las caras, como causante indirecta del fenómeno.

Fallecida a los ochenta y cinco años de edad en 2004, entre los que la conocieron hay quien, efectivamente, recuerda en esta sencilla belmoralense a una mujer peculiar, como el propio Juan Cano: 

"Era mi vecina de toda la vida. Tenía esa cosa penetrante que dice la gente que le notaba cuando la conocían, pero que también notábamos los que la conocíamos desde siempre: irradiaba algo especial", sentencia Cano. "Aunque no hablaras con ella de las caras, en cualquier conversación normal iba como nadando por debajo, intentando desnudarte con la mirada, saber qué pensabas. Muchas veces tenías que quitarte de enmedio, parecía que iba a adivinar lo que pensabas", evoca el escritor.

A su muerte, el fenómeno de las caras volvió a la actualidad desde otro inmueble belmoralense, la casa donde nació y pasó su infancia María. Impostura para algunos, revitalización del misterio para otros, hablar del enigma sin centrar la atención en la matriarca resulta del todo  imposible:

"Sí, parece que en esta casa también están los rostros; cuando aparecieron hubo mucha discusión y los propietarios la tienen cerrada, no está abierta al público", certifica el regidor.

 Cara conocida como 'el Pelao'. Foto: Archivo de Javier Cano.
 Cara conocida como 'el Pelao'. Foto: Archivo de Javier Cano.

LAS CARAS 'EMBAJADORAS' DE BÉLMEZ

Lo que sí permanece abierto al público continuamente es el Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez, desde su inauguración en 2013.

"Este centro relata todo el fenómeno en estos cincuenta años, tiene una información bastante completa. Esto conlleva además que el visitante que viene a Bélmez no solo viene a ver la casa de María, sino el centro de interpretacion también. La conclusión que sacna los visitantes es que es muy completo, gusta mucho", celebra Pedro Justicia, y apostilla:

"Cumple todas las expectativas, puesto que conlleva que el visitante permanezca más tiempo en las casas rurales de Bélmez". Y es que, desde que el fenómeno 'dio la cara', el municipio se convirtió en punto de destino de miles y miles de personas deseosas de encararse con los rostros:

"Recuerdo que sobre todo en verano era cuando más gente venía, recuerdo las calles estrechas de Bélmez con gran afluencia de visitantes que venían a conocer la casa de María Gómez Cámara", rememora el alcalde, que contaba dos años de edad cuando empezó todo y aprendió a "normalizar" este misterio durante su infancia y adolescencia.

La casa en cuestión, según Justicia, suele abrir sus puertas los fines de semana, de la mano de los herederos de la protagonista. 

Sin embargo, el poder de atracción de las caras no es, en la actualidad, ni sombra de lo que fue, explica el máximo responsable municipal: 

"Ya no es lo mismo, no hay tanta afluencia, prácticamente se ven visitantes los fines de semana, que vienen a ver tanto la casa como el centro de interpretación, pero no tiene comparacion con lo que acontecía en la localidad en aquellos momentos".

No obstante, desde el Ayuntamiento no cejan en su labor de divulgación, que suma al propio espacio interpretativo una bienal de parapsicología y misterio que hace las delicias de un buen número de amantes de esta disciplina. Precisamente, el Consistorio trabaja estos días en la confección del programa de la tercera edición, que se desarrollará en octubre.

El pasado 6 de agosto, sin ir más lejos, se cerró el plazo de presentación de trabajos para una nueva edición de los Premios Antonio Guzmán Merino de cuento, en honor del cineasta local, convocados por la administración local y que, este año, deben versar sobre las caras. 

"Hasta la fecha de hoy nadie ha podido demostrar por qué motivo aparecen y desaparecen los rostros. Entiendo que un fraude es imposible, si fuese fraude las mismas analíticas del suelo así lo dirían. Se han llevado a analizar y los resultados es que el suelo es mezcla de cemento, arena y agua, no se sabe y nadie ha sido capaz de explicarlo", concluye el alcalde.

Literatura, realidad, ficción, ciencia, hipótesis, crítica... Un pueblo marcado por eso que dicen que es el espejo del alma, aunque esa alma se oculte bajo un suelo o tras una pared. 

"La gente de Bélmez siempre estamos mirándonos en las caras, como si fueran un espejo, como si fuesen una llamada de nuestros ancestros", sentencia Juan Cano. 

 Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez. Foto: Facebook.
Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez. Foto: Facebook.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS

RAFAEL Palomino Kayser

RAFAEL Palomino Kayser Agosto 15, 2021

Yo visité la casa al principio de las apariciones. Lo hice en varias ocasiones. Recuerdo una visita con un periodista del Diario Jaén, Rafael Alcalá, cuando se selló con un plástico el suelo donde podían verse nítidamente las famosas carasc -y quiero recordar que con la presencia de un notario, al menos de varios periodistas y muchos visitantes- para evitar que fueran manipuladas las misma; aproximadamente un mes después se levantó el plástico y, efectivamente, aparecieron nuevas caras y, en algunas los ojos estaban claramente movidos. Se hicieron fotos.

responder

COMENTA CON FACEBOOK