Cerrar Buscador

Los números se quedan

Por Antonio Pulido Casas - Junio 18, 2018
Los números se quedan
Paco Sedano, capitán del Barça, deja el fútbol sala.

Nos sorprendió a todos. Paco Sedano dijo que se va, que deja el fútbol sala, que nos deja para estar con su familia. Sabíamos que alguna vez debíamos abrir los ojos y ver su fin. Tuvimos que afrontarlo de manera tan intensa como exitosa ha sido su carrera. Lo que no esperábamos era que el FC Barcelona, un club por el que han pasado jugadores sobrenaturales como los hermanos Linares, Javi Rodríguez o Fernandao —por citar algunos—, inauguraría las camisetas retiradas de la sección con él, un madrileño, lo que supone una revalorización de la entidad hacia nuestra disciplina. Un mérito tremendo. El 28 de Paco Sedano será el primer dorsal perteneciente al futsal que luzca en el Palau Blaugrana, donde se hallan otros como el 5 de Masip (balonmano), el 15 de Epi (baloncesto) o el 21 de Borregán (Hoquey). Leyendas.

Estas acciones ennoblecen a los clubes y reconocen las figuras de quienes les permitieron avanzar: un homenaje simbólico y sentido hacia una persona y, sobre todo, un gesto eterno. Nadie, sólo ellos, tienen el privilegio de llevarlo a la espalda. El fútbol sala, por su condición de deporte joven —llegó a España en los 70 y empezó a profesionalizarse a finales de los 80—, está comenzando a realzar dichas figuras. Este mismo año, en enero, el UMA Antequera tuvo a bien hacer lo propio con su capitán —y entonces segundo entrenador— Tete, quien a pesar de conseguir éxitos fuera de su provincia oriunda, Málaga, volvió a ella para lograr ascensos y mantener a su club en la élite durante la última década. Su 10 ya es inmortal en el Fernando Argüelles.

 Tete, en su despedida.
Tete, en su despedida.

Otro de los ejemplos es Manu Barral, capitán del antiguo Lobelle de Santiago, que estuvo presente desde 1994 en todos los logros del equipo gallego y se erigió como símbolo ineludible de un histórico español. Sus 15 años de servicio en la entidad compostelana convirtió su dorsal (8) en inmortal. Pero no fue el único, puesto que el hoy Santiago Futsal sorprendió con la decisión de apartar el 23 de Diego Quintela a finales de la temporada 2015/2016, cuando el jugador confirmó su salida hacia el Barça, todavía en activo y con sólo 24 años (había descubierto el fútbol sala con 16), y dejó el brazalete de capitán del Club da loita.

Pero no sólo en Santiago hay retiradas un par de camisetas en recuerdo de los servicios prestados. El Fútbol Sala García, en Santa Coloma de Gramenet, mantiene el título honorífico de decano del fútbol sala español desde su fundación en 1975 en un barrio obrero y necesitado de distracciones para las nuevas generaciones en una incipiente democracia. Por orden cronológico, sería justo empezar por el 6 de Rafael Durán, "Fali", quien debutó en la campaña 1980/1981 hasta 1992 y fue el primer internacional con España del conjunto barcelonés. Más tarde, durante la década de los 90, aparecería Óscar Redondo, quien en diez campañas —en dos etapas— defendería los colores de los catalanes hasta hacerlo con tal brío que su número, el 14, tampoco se muestra a disposición de ninguno de los jugadores de la primera plantilla. Aunque el misticismo de Óscar Redondo y Fali no se detiene aquí, y es que el destino siempre guarda caprichos a lo largo de su recorrido y deja pistas allá donde hay que saber mirar, una última conexión que cierra el círculo original: en el último año de Fali en el equipo, antes de su retirada, coincidió con un chaval de 17 años que soñaba con anotar goles y cuyo apellido era Redondo. El entonces presente y futuro después entrelazó sus destinos para que, más adelante, ellos fueron los únicos que compartieran un honor tan excepcional. Hasta 2016, cuando el Catgas Santa Coloma, precisamente con Redondo en su primer año como entrenador del equipo, inauguraba la temporada 2016/2017 con la retirada de otro dorsal, el 5 de Rubén González. El cierre, que permaneció una docena de años consecutivos en la ciudad colomense tras su paso por el Barça y el Martorell, se despidió la campaña anterior, con 36 años. Se unió, de esta forma, al club selecto de leyendas en Santa Coloma.

Otra de las instantáneas más emotivas llegó por sorpresa, cuando el 13 de Kike Boned subió hasta los cielos del Palacio de los Deportes de Murcia ante la incredulidad del protagonista, acompañado por sus hijas en el homenaje que ElPozo Murcia le dedicó y al que acudieron compañeros como Pato, Paulo Roberto, Javi Limones, Fran Serrejón, Cobeta, Álvaro Aparicio, Sergio, Vicentín o Ricardo, entre otros. En 2015 se rodeó de quienes más le quisieron y adoraron para dar cierre a su brillante estela. Casualmente, el valenciano obtuvo la fama de "número de la mala suerte" con el que desafió las leyes de la fortuna y, más tarde, las rompió con la consecución de la hegemonía charcutera en el nuevo milenio. En el otro de los “grandes” de nuestro fútbol sala, ya contamos por qué nadie puede vestir el 9 en el Inter FS. Y es que a José María García no le puede rechistar nadie.

 Liga BBVA, Encuentro entre Elche CF vs RC Deportivo, Liga Primera Disión Spain, en el Estadio Martínez Valero, Jornada 34, Temporada 2013-2014. Elche, 29-04-2015
Liga BBVA, Encuentro entre Elche CF vs RC Deportivo, Liga Primera Disión Spain, en el Estadio Martínez Valero, Jornada 34, Temporada 2013-2014. Elche, 29-04-2015

Cerca de allí, en Cartagena, se trasladó un santanderino que a raíz de diferentes etapas asumió por fin cuál era su casa. Tras más de diez años de capitaneo, el club de la ciudad trimilenaria agradeció a Javi Matía el despliegue realizado con la retirada del mítico 5, que nadie más que él volvería a vestir. Y lo hizo, porque no se fue del todo, para dejar al Plásticos Romero Cartagena en Primera. "Vine para diez meses y ya llevo aquí 16 años", dijo en 2016 para dar fe de que Cartagena y Matía no fueron un simple rollo de verano. Hasta le han dado nombre a la pista del Palacio de los Deportes. Más que un homenaje. En Jumilla, el caso de Carlos García Ruiz adquiere mayor dramatismo. El número 7 está descartado de posibles plantillas del CFS Jumilla a causa del fatal desenlace de su vida, cuando apenas contaba 20 años. El 17 de enero de 2007 fallecía en el Hospital Vigen de la Arrixaca, en Murcia, como consecuencia del traumatismo craneoencefálico que sufrió cuatro días antes al impactar su cabeza con el suelo tras chocar con el guardameta del Albacete FS en un encuentro de División de Plata A. En homenaje a su jugador, natural de Abarán, el club decidió apartar su dorsal como símbolo de recuerdo. Además, el Ayuntamiento de Jumilla decidió, un año después de su muerte, bautizar al Pabellón Municipal de Deportes con el nombre del malogrado deportista.

En otro extremo del país, en Galicia, concretamente en Burela, también supieron reconocer el despliegue de Juan Manuel Marrube Rodríguez, "Juanma", como representante de la provincia lucense en un equipo de máximo nivel. Diez temporadas en el equipo mariñano fueron suficientes para enfundarse la capitanía y dejar en la memoria del municipio pescador su impronta en dos estancias distintas. Apodado como el "Mariskal", fue definido como un deportista ejemplar durante los años que vistió el color naranja con el 8 a la espalda, número que nadie más podrá incorporar a su espalda en los años venideros.

 Eremenko, en una imagen de archivo.
Eremenko, en una imagen de archivo.

Fuera de nuestras fronteras el caso más notable es el de Konstantin Eremenko, el zar del fútbol sala mundial, cuyos éxitos en el Dina de Moscú y su impacto imborrable en la afición rusa le otorgaron el honor de que su número 2 fuera retirado por siempre en el club. El obsequio se llevó a cabo el 5 de noviembre de 2001 en un partido amistoso —su último partido a alto nivel— en el pabellón moscovita de Luzhniki ante un combinado mundial dirigido por Javier Lozano y con estrellas como Luis Amado, Cobeta, Schumacher u Orol. Alrededor de 8.000 personas quisieron despedirlo como colofón a su trayectoria deportiva. En ese encuentro, Eremenko fue parte de los dos equipos y finalmente anotó un tanto, casualmente contra el Dina, el club que le homenajeó. Una paradoja.

También hay hueco para los “casi”. Javi Rodríguez consiguió ser el emblema de tres clubes distintos: Industrias García, Playas de Castellón y FC Barcelona. En todos ellos ha dejado una huella que ha contribuido a que sea recordado por sus méritos y serigrafiado en el álbum de honor del deporte mundial. A punto estuvo su camiseta de ser retirada en el club castellonense, con el que ganó, entre otros trofeos, tres Copas de Europa, dos Ligas e incluso un MVP en 2001. Tal fue su relevancia durante nueve temporadas que una sección de la afición azulona propuso al club la retirada de su dorsal, el mítico 7, que finalmente se descartó porque el barcelonés continuó su trayectoria en el FC Barcelona (donde siguió ganando).

Otros nombres que a uno se le vienen a la memoria son los de Eseverri, Paulo Roberto, Luis Amado, Santi Herrero o muchos otros jugadores que hicieron méritos para estar incluidos en esta tendencia. Por fortuna, son tantos porque tantos nos han hecho disfrutar de un deporte maravilloso. Quién sabe, si de aquí a unos meses o años tengamos que retomar este reportaje para ampliarlo.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.