Cerrar Buscador

"A los políticos les vendría bien un voluntariado"

Por Mari Carmen Arenas - Febrero 06, 2018
"A los políticos les vendría bien un voluntariado"
Rita Rodríguez, de Castillo de Locubín, es la presidenta de NN GG y actualmente está en la embajada española de Bogotá (Colombia).

Rita Rodríguez Contreras (Castillo de Locubín, 1995) es una joven promesa jiennense de la política que apuntaba maneras desde muy temprana edad. Su inquietud y sus ganas de enriquecerse a nivel profesional, la han llevado a cruzar el Atlántico y asentarse durante una temporada en las Américas. Es militante del Partido Popular y, orgullosa, lleva a Jaén allí donde quiera que va. Si tuviese que destacar algo de su personalidad sería su positivismo y avidez por el trabajo. Cuando estableces una conversación sólida con ella, observas que su ausencia de miedo y su capacidad de decisión, la han llevado sin duda, al lugar en el que está. Tras paliar las diferencias horarias y después una conversación de casi dos horas por videollamada con ella, estas son las extraordinarias conclusiones a las que hemos llegado:

—¿Qué te han aportado a nivel personal? ¿Recomendarías una vivencia como esta?

—Se acercaba el verano y tenía varias opciones en mente para el primer semestre académico. La opción de cursar una pasantía en un consulado me llamaba muchísimo la atención, así que decidí probar suerte. Fueron numerosos los destinos que me ofertaron una plaza para llevar a cabo una pasantía junto con otros estudiantes seleccionados por el programa de prácticas del Ministerio, aunque República Dominicana apostó por mí antes que cualquier otro. 

No me lo pensé mucho más, así que en menos de un mes, me encontraba dentro de un avión rumbo a las Américas. La verdad, en ningún momento antes se me hubiese planteado la oportunidad de establecerme en Latinoamérica. Probablemente en un destino europeo no hubiese aprendido todo lo que se aprende aquí.

En este país me topé con una realidad social bastante impactante, propia de una idiosincrasia y cultura repleta de peculiaridades, las cuales, cualquier asunto requiere una enorme destreza en el ingenio y muy buenas capacidades jurídicas para su resolución. 

Una vez en Santo Domingo, decidí ampliar mi estancia aplicando para continuar la experiencia en Colombia durante unos meses más, adquiriendo una visión más completa del continente desde distintos países, así como puntos de vista y experiencias.

 La castillera ha entrado en contacto con una realidad que desconocía.
La castillera ha entrado en contacto con una realidad que desconocía.

—¿Qué puedes decir de la idiosincrasia de estos países si los comparamos con España?

—Sin duda está resultando un golpe de realidad. Me está sirviendo para aprender a ver nuestro país desde fuera.

Pienso que somos muy afortunados de contar con el sistema de bienestar que tenemos y las coberturas sociales con las que contamos: derechos, igualdad y un sistema judicial que nos respalda en todo momento.
Pero, sobre todo, lo que más podemos añorar, es el respeto hacia la vida por el que velamos tanto en nuestra cultura. 

Pero no hay que generalizar. En Bogotá (ciudad cosmopolita con una gran oferta de ocio) estoy bastante bien. Todo el mundo se asusta al escuchar sobre el país. Los medios lo han estigmatizado. Colombia es una de las economías más sostenibles de Latinoamérica. Obviamente, con sus zonas. Conforme vas acercándote al centro, se va notando el contraste entre la abundancia y la pobreza. Si hablamos del país en líneas generales, toda la zona del sur viene a ser Amazonas y se encuentra poblado por tribus autóctonas que, de un modo u otro, también están sufriendo la “invasión” del turismo o la explotación de grupos organizados.

De República Dominicana podemos decir que la primera lección que uno debe de interiorizar es que hay que tomarse las cosas con mucha tranquilidad y filosofía. 

Santo Domingo, su capital, se encuentra a dos horas y media de Punta Cana y, como el resto del país, muy poco o nada tiene que ver con el Resort y sus maravillosas playas de ensueño; típico destino en viajes de fin de carrera, retiro exótico por excelencia. Ciudad colonial, isla de contrastes, distancia muy notable entre dos mundos.

—¿Qué te han aportado a nivel personal? ¿Recomendarías una vivencia como esta?

—Esta experiencia ha supuesto una gran oportunidad para abrir los ojos y palpar de primera mano lo que es la vida más allá de nuestra zona de confort. Deberíamos de replantearnos en algún momento si somos conscientes de la realidad que nos rodea para poder dar un discurso crítico o lecciones a la sociedad.

Para ello debemos y tenemos que salir de nuestra burbuja y curarnos en humildad de muchas cosas que quizá en un pasado creíamos impensables.
¡Hay quien vive tan feliz teniendo y necesitando tan poco! Esto me hace creer que quizás si muchos políticos de los que hoy que están hoy imputados hubiesen hecho en su juventud un voluntariado o vivido una experiencia donde sacar a relucir su faceta más humana, tendríamos un número inferior de escándalos y un nivel de ética medio decente.

—Tus inquietudes por colaborar y aportar a la sociedad siempre han estado presentes. ¿Fue esto lo que te impulsó a adentrarte en la política?

—La verdad es que no concibo un trabajo que no esté relacionado con contribuir a la población. Me afilié con quince años a Nuevas Generaciones del Partido Popular, donde comencé a formar parte de la estructura local de Castillo de Locubín. Por aquel entonces el partido llevaba dos legislaturas al frente del municipio. Desde ese día, no ha existido ni un momento que haya pasado al lado del equipo y que no haya aprendido algo nuevo. Por ello, el formar parte esta agrupación, supuso y supone para mí un reto de reinvención y continua renovación.

A los pocos meses comencé a presidir su organización juvenil, volcándome de lleno en el proyecto y coincidiendo con mis estudios de Bachillerato a Jaén capital, dedicando una parte importante a la organización y presente en todo lo que llevaba a cabo la provincial. Me involucré en los problemas que nos incumben a todos los jienenses, recorriendo todos los puntos de la provincia y escuchando las peticiones y necesidades rurales de la población.

En definitiva, conociendo de dónde venimos y quienes somos; algo fundamental para servir a quienes nos debemos: los ciudadanos.

Una vez en Sevilla, donde comencé mis estudios en Ciencias Políticas en la Pablo de Olavide, pasé a formar parte de la organización regional.
Sevilla es un mundo lleno de vitalidad, eventos, cultura y protocolo; puede proporcionar muchísimas pautas sociales. La soltura que quizá hoy tengo de cara al público y la actitud ante en el mundo de la política es gracias a mi estancia en esta ciudad. No olvidemos que Sevilla es la cuna donde se gesta la política andaluza y su toma de decisiones.

En Lisboa se me dio la oportunidad de participar en plena campaña de Elecciones Generales con las Juventudes Socialdemócratas. Allí aprendí a contrastar diferentes formas de llevar a cabo la política y entenderla. Una experiencia maravillosa, ya que en la “Universidade Lusófona”, donde estudié, me brindaron la oportunidad de trabajar con profesores que habían sido Asesores del Gobierno o tertulianos de televisión. Además, pude coincidir bastante con Adriano Moreira, padre fundador del CDS-PP en el país luso.

Estando allí, decidí volver a España, y volver a mis raíces, para así poder tener una noción más cercana y realista de lo que estaba ocurriendo por aquel entonces a nivel local, y retomar mi relación con el partido.
El año en el que más a gusto y mejor acogida me sentí, fue volviendo a mis orígenes y rodeada de mi gente. Al fin y al cabo, uno viene de donde viene, y es como es. Por ello es que siempre tengo mi tierra presente, llevando con orgullo mis raíces.

—Como joven militante, ¿qué medidas crees que serían convenientes para impulsar la provincia de Jaén de una forma más innovadora?

—Desde mi punto de vista creo que Jaén sigue siendo la gran olvidada, fruto de políticas poco equitativas, lo cual, podemos percibir claramente si echamos la vista a las demás provincias andaluzas.
Siento mucha afección por la tierra del olivar, y creo que lejos de ser un sector asociado a nuestros más mayores, puede ofrecer muchísimo a los jóvenes que buscan una salida o una fuente de inversión de cara a un negocio.

Deberían de fomentarse más ayudas a los jóvenes emprendedores, facilitando todo tipo de trámites y creando un respaldo institucional. Siendo un impulso para quedarse, ayudando al crecimiento económico y fomentando empleo.

Incluso de algún modo, a nivel andaluz, se debería de estudiar el atractivo turístico e interactivo que poseen nuestras fábricas y cooperativas. Ofertando una ruta del proceso de recolección en nuestras tierras y toda la gama de productos que obtenemos a partir del aceite y que gran parte de la población desconoce. Sí es cierto, que ello supondría una gran inversión en marqueting y publicidad, algo a lo que no se ha dado prioridad hasta ahora.

En el caso de la comarca Sierra Sur somos afortunados porque tenemos uno de los mayores tesoros a día de hoy en la madre tierra por su escasez, como es el agua. Recurso que podemos aprovechar para fomentar numerosas actividades y deportes, como la pesca o los deportes de aventura.

—Es evidente que los partidos políticos, todavía hoy, siguen estando dominados por la figura masculina, ¿crees que la tendencia es cambiante y la mujer ya está ganando y ganará aún más terreno?

—Aunque a veces lo obviemos, resulta un privilegio poder decir que, como mujeres, estamos ahí, siendo una más en el equipo. Y es que han sido muchas las que han luchado por ello a lo largo de los años y, sea como sea, es algo digno de celebrar.

En comparación a otros países europeos, España está a la cabeza en lo que a igualdad y tolerancia se refiere. Aunque todavía nos quede una larga tarea pendiente, ya se está trabajando mucho en concienciar a nuevas generaciones venideras mediante campañas en los medios y a nivel institucional.

No solo hemos avanzado en cuestiones de género, sino también ante cuestiones étnicas o de orientación sexual, y la verdad, es algo maravilloso. Algo que debemos de defender siempre a capa y espada.

En mi caso, desde que entré tuve muchísima suerte. Quizá al ser la benjamina del grupo todos mostraron una gran consideración. Sí es verdad que a medida que van pasando los años te vas dando cuenta de que empiezas a formar parte de “un mundo de hombres”, donde acabas conviviendo “con ellos y como ellos”. Está visto que en este mundo juega mucho el ego y la testosterona (como bien citó Cifuentes). Es probable que en esta vida haya alguien que te juzgue o te tache por llevar ese mismo estilo y ritmo cotidiano.

Del mismo modo también se puede dar por parte de las demás mujeres. Lo cual a veces resulta peor, siendo un retroceso si damos lugar a que nos pongamos piedras en el camino. A veces hay que dejarse llevar y dar la cara por lo que uno de verdad siente y cree. “Nunca dejes que te impongan lo que no es”, suelo decir.

 La jiennense alaba el sistema del bienestar den España.
La jiennense alaba el sistema del bienestar den España.

—¿Qué planes tienes para cuando se acabe tu estancia en Bogotá?

—A esta edad la vida es muy cambiante y en estos dos últimos años las cosas han ido transcurriendo sobre la marcha con apenas unas semanas para tomar decisiones. Digamos que lo único que me mantiene viva es tener metas o proyectos a medio plazo, ya que uno nunca cuenta con las sorpresas que se puedan presentar.

Por lo pronto tengo previsto volver a España y aún estoy tratando de cerrar mi próximo destino. Puede ser que esta vez me quede más cerca de casa, aunque tampoco descarto en un futuro adentrarme a descubrir lo que me queda de Europa por conocer.

Por tener, tengo muchas ideas de futuro en mente.
No hay que olvidar que en Jaén se encuentra la fuente de producción del olivar y que da lugar a muchas vías de emprendimiento y creación. Respecto a la política es algo que siempre estará ahí y que será la vida misma y las circunstancias quienes me inviten a trabajar de lleno y a involucrarme de manera seria cuando llegue su momento y tenga que ser.

—¿Qué le dirías a los jóvenes de la provincia que aun teniendo inquietudes, no se atreven a dar el paso para llevarlas a cabo?

—Es ahora cuando debemos de darnos el gusto de conocer, viajar, salir... Somos jóvenes y no tenemos ninguna atadura; ningún compromiso personal ni profesional que nos haga quedarnos en un lugar determinado. Hay que aprender a ver la vida desde múltiples caminos y diferentes vías para llegar. El mundo se ha vuelto más pequeño e interconectado desde que nacieron las Becas Erasmus. Hay miles de ofertas para cursar pasantías en el extranjero y son muchas las empresas con vacantes para solicitar Internships. ¡Qué decir del “boom auppair” y los conocimientos lingüisticos que podemos adquirir!

Como jóvenes pertenecientes a la “Era de los Mejor Preparados” es el momento de todo aquel que tenga una idea rompedora, transgresora y creativa. Estamos suficientemente capacitados para ser nuestros propios jefes. Nunca sin perder la esperanza de que habrá alguien que esté dispuesto a escucharnos y abrirnos una puerta.

—¿Y respecto a los jóvenes que cada día se muestran más alejados del mundo de la política debido a la creciente desafección?

—Todo lo expuesto anteriormente puede extrapolarse al mundo de la política. Aquí, la meta principal debe de ser el crecer a nivel académico, personal y profesional. Actualmente, ningún partido puede permitirse tener pesos muertos a su cargo. Es insostenible.

Se ha criticado mucho desde los últimos años el verdadero sentido de las organizaciones juveniles y si realmente tienen valor como tal. Pero me gustaría recalcar que los jóvenes de NN GG somos más que eso.
Me siento profundamente orgullosa de venir de donde vengo, porque gracias a todas estas vivencias soy quien soy, siendo el Partido Popular un punto de partida hacia el camino de la vida, así como de todas las personas de las que he aprendido y convivido mucho después. 

La mejor respuesta ante estas acusaciones por parte de sus militantes y caras visibles es defender quienes somos y dar a conocer todo lo que hemos hecho por nosotros mismos. Que se nos conozca por eso principalmente, no por poner cara a unas siglas. 

Supongo que todo lo que he hecho hasta ahora en mi vida profesional y académica se debe a que he intentado diferenciarme y despojarme de una etiqueta que me marque o me ate, un cliché o una idea predispuesta.

En cuanto al papel de la mujer, subrayo que no hay nada más rompedor que una mujer luchadora, fuerte y valiente, que muestre sin tapujos su personalidad, su forma de ser. Siendo esta su esencia, su sello, su marca propia. Siempre sin miedos. Donde los únicos límites, los ponga uno mismo.

He visto un error

COMENTARIOS

Ana Maria Bustamante

Ana Maria Bustamante Febrero 06, 2018

Excelente artículo. Me encanta! Mi amiga Rita siempre ha sido una mujer fuerte, valiente y soñadora, estoy muy orgullosa de ella. Gracias por compartir esta valiosa información. Enhorabuena!

responder

COMENTA CON FACEBOOK