Cerrar Buscador

Manuel Oliva: "Hay que vivir en la incertidumbre"

Por Fran Cano - Mayo 01, 2018
Manuel Oliva:
Rafael Cámara, presidente de Iuventa, y Manuel Oliva, autor de 'Nadie lo sabrá nunca'.

Manuel Oliva Real (Madrid, 1968) ha debutado en la literatura con la novela Nadie lo sabrá nunca. La historia aborda la muerte del joven Mon, y lo hace con una invitación permanente a reflexionar, igual que el propio autor en esta entrevista. Psicólogo clínico de profesión afincado en Madrid, acostumbrado al roce diario con pacientes y compañeros de trabajo, Oliva tuvo tiempo de pasar recientemente por la Biblioteca Provincial de Jaén para compartir su trabajo literario con los jiennenses. Lo respaldaron la asociación Iuventa y el Centro Andaluz de Letras. La obra está disponible en la librería DonLibro de la capital y en el siguiente enlace de Ediciones Atlantis.

—¿Cómo decidió el tema de la novela?

—Tanto en la vida diaria como en la profesional me gusta reflexionar sobre los aspectos más íntimos del ser humano. Me refiero a todo lo que tiene que ver con emociones, deseos, desesperanzas y miedos. Mi profesión me permite estar cerca de todas estas emociones, y quería hacer una reflexión general, pero enmarcada dentro de una trama de novela.

—¿Cuánto tiempo le llevó escribirla? ¿Se impuso un plazo tope?

—En tres meses o cuatro completé el proceso de escritura. La tarea de repasar sí me ha llevado más tiempo. No tenía un plazo previsto. He ido escribiendo según me salía: fue bastante rápido, porque me enganché a la trama a medida que la escribía.

—¿Qué cree que despierta la historia en el lector?

—Una reflexión profunda y pausada de la vida del ser humano. Vivimos con prisas, con la idea de ser felices, y no reparamos en que la vida tiene más ingredientes. No se trata de buscar la felicidad y controlarlo todo, sino que por suerte o desgracia están también el dolor y la muerte. Trato de parar al lector parar que cuestione este tipo de cosas. Lo inmediato y lo cómodo es lo que buscamos en una sociedad que es hedonista. Pero el sufrimiento también forma parte de la vida. Considero que reconocer nuestra debilidad nos hace fuertes. En cambio, una fortaleza impostada esconde la más profunda de las debilidades.

"NO SE TRATA SOLO DE BUSCAR LA FELICIDAD Y CONTROLARLO TODO"

—El título, Nadie lo sabrá nunca, apunta a secretos. Parece que es casi imposible saber cómo murió Mon, el protagonista.

—Sí. El lector debe sacar sus propias conclusiones. El título tiene dos vertientes: el secreto, la intimidad de cada persona. Son cosas tan íntimas que a veces ni las identificamos como propias. La otra vertiente es la incertidumbre: qué puede ocurrir mañana. Trato de poner de manifiesto en la novela que hay que vivir en la incertidumbre. ¿Cómo seríamos si viviésemos certezas buenas o malas? En el primer caso supondría una desilusión, como si abres un regalo que ya conoces. En el segundo, una cuenta atrás.

—¿Cómo fue la presentación en Jaén?

—Muy bien, con la ayuda tanto del Centro Andaluz de Las Letras como del colectivo Iuventa. La presentó Rafael Cámara, y fue un acto muy agradable en la Biblioteca Pública Provincial. Supuso la tercera presentación de la novela.

 Manuel Oliva, con dos asistentes a la presentación de su primer libro.
Manuel Oliva, con dos asistentes a la presentación de su primer libro.

—¿Desde cuándo conoce a ‘Iuventa’?

—Ha sido a raíz del libro. Tengo que decir que la asociación y Rafael Cámara me dieron una gran acogida y me trataron muy bien. Estoy muy agradecido a él y a Francisco Ruiz Funez, del Centro Andaluz de las Letras.

—¿Qué tipo de literatura le gusta leer?

—Aquella que trata de invitar a la reflexión, la que nos para en la vida y nos hace pensar. Autores como José Saramago, que siempre me hace pensar. También me gusta Antonio Muñoz Molina por su forma de narrar y de escribir, así como por la reflexión que introduce en sus textos. 

—¿En qué está trabajando ahora?

—Tengo muchas cosas en la cabeza, pero ahora estoy inmerso en dar a conocer el libro. Más adelante quiero seguir escribiendo, porque me gusta mucho. 

—¿Le gustaría que llegase un tiempo en su vida en el que solo escribiese?

—Me gusta hacer compatible mi gran vocación, la psicología clínica, con el hecho de poder escribir. Y quiero hacer novela con tinte reflexivo, como mi primer libro. Quiero seguir ejerciendo como psicólogo hasta que concluya mi andadura laboral, pero no quiero dejar de escribir. Es un complemento a mi profesión. Las experiencias que acumulo en mi trabajo me llevan a darme cita con esa reflexión de la que hablo.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.