Cerrar Buscador

La vía pecuaria en Otíñar genera más críticas

Por Fran Cano - Abril 24, 2018
La vía pecuaria en Otíñar genera más críticas
Ciclistas se quejan de las piedras en la carretera y de "falta de control" de la actividad ganadera.

El club ciclista La Mella denuncia que hay peligro por "falta de control" de la actividad ganadera en la vía pecuaria de Otíñar obstaculizada

La vía pecuaria de Los Villares a La Guardia —en Otíñar— genera la primera reacción después de que el Centro de Estudios del Valle de Otíñar hiciese público que lleva años obstaculizada por un quitamiedos. Ahora, el Club Ciclista La Mella de Jaén afirma que los ciclistas corren riesgo real por "falta de control" de la actividad ganadera en la zona.

"Somos muchos los usuarios que pasamos habitualmente por ahí", afirma Antonio García, secretario del colectivo, en un comunicado enviado a este diario. Según describe, el colectivo está lastrado por "la dejadez" y "el descuido" de las cabezas de ganado.

"NOS ENCONTRAMOS OVEJAS EN MITAD DE LA CARRETERA"

"Cada vez que organizamos una salida por la sierra de Otiñar o el Quiebrajano nos encontramos ovejas en mitad de la carretera sin ningún tipo de control, ni pastor que las controle", asegura García. Hay otro factor de riesgo que ha levantado las quejas de los ciclistas: las piedras en la calzada. "Suponen un peligro para cualquier que pase por ahí", añade.

El Centro de Estudios del Valle de Otíñar señaló a este diario que no había recibido quejas hasta la fecha por parte de colectivos o de ganaderos. Cabe resaltar que el centro ha notificado ya a la Delegación de Medio Ambiente el obstáculo que hay en la vía pecuaria en aras de que despeje el camino tanto para los ganaderos como para los colectivos ciudadanos. De hecho, tiene intención de trasladar la queja a la Diputación, dado que la carretera JV-2222 compete a la Administración provincial. El quitamiedos está, aproximadamente, a la altura del punto kilométrico 2,2.

"Las piedras sobre la carretera no se deben al ganado sino a que ese punto concreto es un lugar por el que descienden desde la sierra cabras montesas y jabalíes para beber agua en las charcas del río Quiebrajano", apunta José Carlos Rodríguez, del citado centro de estudios. Y agrega: "Precisamente son los ganaderos los que limpian de desprendimientos a diario esa zona de paso de animales silvestres llamada Salto de la Cabra".

No obstante, la posición de los ciclistas de 'La Mella' es muy contraria al tránsito de las cabezas de ganado: "Estamos hartos de caidas y pinchazos, de esquivar piedras y ovejas, como para que ahora quieran meter mas ganado en mitad de la carretera", concluye García.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.