Cerrar Buscador
ME QUEDÉ ESPERANDO

ME QUEDÉ ESPERANDO

Por Esperanza Calzado - Marzo 09, 2019

323 días hace que Encarna Merelo firmó el documento para que la operaran. 246 habían transcurrido ya cuando decidió marcharse a Granada. El de ella es uno de los 9.887 casos que están pendientes de una intervención quirúrgica. Analizamos el problema de las listas de espera

323 días han pasado desde que firmó la autorización para que la operaran. Su problema, una artrosis glucohumeral primaria, una enfermedad poco usual y que suele darse a partir de los 70 años. Le hicieron resonancias, tac, radiografías, ecografías e incluso la operaron de una mano cuando todavía no sabían bien bien cuál era su dolencia. 323 jornadas han transcurrido desde aquel 19 de abril de 2018, cuando sobre un papel puso su rúbrica para que le practicaran una artroscopia en el hombro y una segunda posible intervención para implantarle una prótesis. Pero a los 246 ya no pudo más y desde ese día está en la lista de espera de Granada, no de Jaén. El caso de Encarna Merelo Jérez, jiennense afincada en Torredonjimeno, es de los que claman al cielo. El suyo es la muestra de que detrás de una cifra, 59.892 personas que conforman la lista de espera sanitaria en la provincia de Jaén, según los nuevos datos de la Junta, hay una historia, un sufrimiento, una angustia y una paciencia que no tiene por qué ser infinita. 

Nani, como la conoce la mayoría de la gente, tiene las fechas grabadas en la mente. Como ese 23 de noviembre de 2016, cuando empezó un calvario que hoy le lleva a tomarse 26 pastillas diarias. Tenía 55 años cuando le detectaron el problema y aunque parezca baladí, su edad ha sido un tropiezo en su recuperación. Pero vayamos a la cronología. El 19 de abril de 2018 firmó para que la operaran. La primera vez que la llamaron ya se había pasado el plazo de garantías de los 120 días. Fue el 26 de septiembre. Pero su sorpresa llegó a mitad de este camino. Y es que el 18 de junio presentó la primera reclamación para cambio de especialista. ¿Por qué? Porque el equipo médico que la atendía hasta entonces se "desmanteló" y ascendieron al adjunto. "Resulta que solo llevaba ocho meses cuando lo pusieron como titular. Nunca había practicado una artroscopia ni implantado una prótesis. Yo era su primer caso". Eso hizo desconfiar a la jiennense. Lo que acabó de darle la puntilla fue: "Me dijo que la enfermedad que tenía era degenerativa, crónica y que era muy joven para operarme. Que volviera dentro de veinte años". 

Pedir el cambio de especialista no fue fácil. Tan difícil resultó que no se lo concedieron. Lo intentó por medio del médico de Atención Primaria, a través de la trabajadora social, con Salud Responde, en el hospital. Nada. La segunda reclamación fue el 29 de octubre de 2018, ya que la dirección del Neurotraumatológico no había contestado nada sobre su solicitud. Le respondieron el 21 de diciembre, viernes, denegándoselo. No lo olvidará nunca. Habían pasado ya 246 jornadas en lista de espera. "Ese mismo día pedí cambio hospitalario al Virgen de las Nieves, en Granada. El 26 de diciembre me llamaron y me han dado cita para verme y diagnosticarme el 3 de abril. A día de hoy, hace 323 días que firme la autorización de la operación. El tiempo garantizado de mi procedimiento es de 120 días, y me cambié a Granada cuando ya llevaba 246 de espera". El resumen que hace la afectada lo dice todo. Y tan indignada está que se echa a la calle a denunciarlo tantas veces como haga falta. De hecho, es usual verla en las protestas que convoca la Plataforma por la Sanidad Pública y de Calidad en Jaén que le ha ayudado en toda esta travesía, algo de lo que está muy agradecida.

En la fotografía que precede estas líneas está Nani manifestándose. Es una protesta, precisamente, para denunciar la "manipulación" de las listas de espera. La plataforma lo dijo hasta la saciedad, al igual que el Partido Popular, y los datos publicados esta semana han sacado los colores a más de uno. En Jaén, el número de pacientes en lista de espera, a diciembre de 2018, es de 59.892. De estos, 50.005 aguardan una primera consulta y 9.887 están pendientes de una intervención quirúrgica. Aunque no todos se creen estas cifras. Los primeros, los socialistas. El parlamentario Felipe López denuncia que el nuevo Gobierno de la Junta "ha inflado" las cifras de las listas de espera en Andalucía para “intentar engañar a la ciudadanía y tener una coartada que le permita abrir las puertas de par en par a la privatización de la sanidad pública”. La respuesta se la da la viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García, a modo de consejo. Le recomienda permanecer callado. 

Más allá del rifirrafe político, lo cierto es que la "bomba" anunciada por el consejero de Salud, Jesús Aguirre, el pasado martes en Consejo de Gobierno no ha sorprendido a nadie. Que eran más de los que decían lo sabían muchos. Que eran tantos, algunos no. Y, por desgracia, con Jaén con un papel protagonista. En Andalucía hay 843.538 pacientes en lista de espera. 158.015 aguardan una intervención quirúrgica. Hay un desfase que supone que la demora media aumente en 134 días y que los pacientes fuera de plazo o con demora mayor de 365 días se incrementan en 23.873. El plan de choque se aplicará para los centros hospitalarios que acumulan un mayor retraso. De hecho, el 75% de los casos se concentran en 10 hospitales, y el Complejo Hospitalario de Jaén ocupa la posición número siete.

 

LOS PROFESIONALES OPINAN

Más allá del maquillaje o no de las cifras, estas listas de espera, que no han sorprendido a nadie, son la muestra de un déficit de profesionales sanitarios que tanto sindicatos como colegios profesionales vienen advirtiendo desde hace tiempo. Una falta que, desgraciadamente, hace que Jaén vuelva a ser protagonista, pero para mal. "Es la provincia andaluza con un menor número de médicos por habitante". Los datos se darán a conocer la semana que viene pero Emilio García de la Torre, presidente del Consejo Andaluz de Médicos, así como de la institución colegial jiennense, adelanta la noticia en primicia para Lacontradejaén. Se trata de un informe sobre demografía médica de la comunidad autonómica y que pone sobre la mesa datos escalofriantes como, por ejemplo, los médicos que se van a jubilar en los próximos diez años y los que hacen falta. En la próxima década dejarán de estar en activo unos 45.000 profesionales. "Hay que tomar medidas como hacer un examen extraordinario del MIR". 

Emilio García de la Torre lo tiene claro, tanto como que las listas de espera estaban distorsionadas y que era mucha más gente la que estaba esperando que la que aparecía en las estadísticas. "Con el nuevo Gobierno tenemos muy buena relación y hablamos de las listas de espera cuando todavía no había salido a la luz. Me da pena que los anteriores gestores digan que esto es para favorecer la medicina privada. Es para favorecer la salud". El presidente del Colegio de Médicos de Andalucía, con una radiografía clara en su cabeza, sabe que los 25 millones de euros puestos sobre la mesa para atajar el problema en los próximos meses no son suficientes. "Es poco dinero para tantas personas". Y es que las medidas de contratación deben ser importantes. 

Pero si hacen falta médicos, la plantilla de enfermería no se queda atrás. "Mientras que en la provincia de Jaén hay 290 enfermeros por cada 100.000 habitantes, en España son 504 y la media europea se sitúa en 807. Hay comunidades como Navarra que, incluso, están por encima. En recursos humanos, somos los últimos de España". Esta vez es el presidente del Colegio de Enfermería de Jaén, José Francisco Lendínez, quien pone el acento en la raíz del problema. A su colectivo tampoco le ha pillado de sorpresa el anuncio hecho por el consejero de Salud el pasado martes. "La realidad más objetiva es que nadie se ha creído nunca los datos que se barajaban. Desconocíamos los reales y quiero pensar que son cifran objetivas, pero es verdad que no tenía mucho sentido lo que se publicaba. Todo el mundo tiene un familiar o amigo que lleva esperando mucho tiempo para una simple consulta".  

Como su colega en la institución colegial de médicos, Lendínez tiene claro que el verdadero problema de la sanidad pública es la falta de personal; un problema acuciante que se debe atajar rápido. Además de apuntar a la falta de profesionales, apunta a otras posibles soluciones durante una entrevista telefónica con este medio. "No en todas las especialidades las guardias en hospitales son presenciales. Podría cambiarse y ese día el profesional dedicarse a quitar lista de espera mientras llega una urgencia. Se podrían abrir los quirófanos por las tardes. Pero, claro, hay que gastar más dinero". El presidente del Colegio de Médicos reconoce que muchas de las decisiones se han tomado por criterios economicistas, de no gastar. 

¿Qué opinan los sindicatos? Eva Clavero es responsable del Sector de Sanidad CSIF Jaén y lamenta el "ocultismo" con respecto a las listas de espera. "Era sabido que se hacían distintas reevaluaciones de los pacientes para mover las listas de espera, sin embargo esos pacientes no salían de la lista, simplemente tenían que seguir esperando". Con unos datos que caen por su propio peso, apuesta por una contratación de personal adecuada a las necesidades del servicio, al mismo tiempo que la ampliación del horario de los quirófanos. "Son años en los que se van a necesitar unas Ofertas de Empleo Público grandes y una agilización en los procesos selectivos para hacer frente, no solo a las infinitas listas de espera, sino también a la acumulación de las urgencias, la falta de personal en Atención Primaria o los equipos de urgencias en las zonas básicas sanitarias", concluye.

FALTA DE PROFESIONALES, ALGUNOS SIN HOMOLOGACIÓN, CONTRATOS Y DESPIDOS

 La viceconsejera de Salud muestra los datos de las listas de espera. Foto: Esperanza Calzado
La viceconsejera de Salud muestra los datos de las listas de espera. Foto: Esperanza Calzado

"Es totalmente necesario fidelizar y estabilizar a los profesionales porque si no los tenemos será imposible que las listas de espera disminuyan". Lo reconoce la viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García, que pone sobre la mesa algunos problemas que se denunciaron con anterioridad y que ahora, estando en el Gobierno, se pretenden atajar. Por ejemplo, la de médicos extracomunitarios sin homologación trabajando en la sanidad jiennense. "Algún caso he visto que ni siquiera sabía hablar castellano". La Junta lo tiene claro. Prescindirá de ellos porque, en sus palabras, contratar a médicos sin homologación no es legal. De hecho, entre los estudios pormenorizados que está haciendo el Servicio Andaluz sobre el déficit de personal se incluye también este problema.

Más allá de este caso, con los 25 millones de euros se pretende impulsar las intervenciones, se pactarán horas extraordinarias con los profesionales, se potenciará la cirugía ambulatoria y, en el caso de que sea necesario, se derivarán pacientes a hospitales concertados. El propio presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha anunciado esta semana el fin de las contrataciones de personal sanitario por días o por semanas. Desde el 7 de marzo tendrán una duración mínima de seis meses, una medida que beneficiará a los 5.766 profesionales eventuales con los contratos más precarios del SAS. "Esto no incluye los contratos de verano, Navidad o casos extraordinarios como cubrir una baja", matiza Catalina García en su estancia en Jaén. Esta medida es un primer paso para revertir una situación de precariedad laboral que ha provocado que entre 2015 y 2019 el Servicio Andaluz de Salud haya realizado 27.300 contrataciones laborales de duración inferior a un mes. 

De esta manera, los 5.766 profesionales que tienen actualmente contratos más precarios pasarán a contar con un periodo mínimo de seis meses en cuanto llegue el momento de su renovación. Pertenecen a todas las categorías. Son médicos de atención primaria, pediatras, especialistas, enfermeros, auxiliares o personal de mantenimiento, entre otros. En un 75% de los casos, mujeres (4.330 de 5.766).

UN ORTOPANTÓGRAFO PARA TODA LA PROVINCIA Y ESTÁ ROTO

En cuanto a las infraestructuras y necesidades de inversión, la Ciudad Sanitaria está clara y, de hecho, la semana pasada empezaron los primeros contactos entre el Servicio Andaluz de Salud y el Ayuntamiento para hablar de los posibles terrenos donde se podrían ubicar. Pero ¿qué pasa con el Plan ModernizA 2018-2022? Los veinte millones anunciados están en revisión porque, en palabras de Catalina García, hay que hacer un análisis pormenorizado de las necesidades de los hospitales. 

La anterior Consejería de Salud, tripulada por el Gobierno socialista, sacó a licitación, en noviembre, la redacción del proyecto por un importe de 783.125 euros. Teóricamente iba a abordar la reforma de las áreas de hospitalización del Hospital Médico Quirúrgico. Iban a ser objeto de intervención los vestíbulos y las alas, desde la planta baja a la planta séptima, con diferentes espacios destinados a hospital de día médico, que contará entre 22 y 28 puestos. Pero este programa iba más allá. En una primera fase se preveía destinar 515.000 euros a la reforma de las 18 plantas de ingreso en los hospitales Médico Quirúrgico, Neurotraumatológico, Materno Infantil y Doctor Sagaz. Asimismo, se contemplaba la modificación de los Bloques Quirúrgicos de los hospitales Materno Infantil, incluyendo Paritorios, Médico Quirúrgico y Neurotraumatológico. En total se iban a intervenir en 23 quirófanos.

Los pacientes son los que mejor conocen estas carencias. Le ocurre, por ejemplo, a José Jiménez. Él es de Jamilena y reconoce que el suyo no es el mayor de los problemas, pero seguirá denunciándolo con las reclamaciones que hagan falta. Porque mientras espera, el dolor le acompaña a diario. "Es mi caso, pero el de muchos también. No entiendo cómo puede haber un único ortopantógrafo en toda la provincia". Y el problema ya no es que solo se disponga de uno, sino que encima está roto. 

El aparato de rayos que representa la mandíbula y dientes al completo se estropeó el pasado 18 de enero y no se ha arreglado todavía. "Me han dicho que están en gestiones para ver si lo arreglan, es decir, que ni siquiera saben cuándo sera". Y mientras tanto, José Jiménez está esperando. Es la segunda vez que le llaman para hacerle la prueba y conforme llega al Neurotraumatológico se tiene que volver a Jamilena. La primera fue el 4 de febrero, la segunda el 7 de marzo. En ninguno de los casos se le practicó la prueba diagnóstica.

Pasan los días y puede que el caso de José Jiménez sea otro de los que engrose la lista de los 23.816 pacientes que esperan cita en una consulta externa en el Complejo Hospitalario de Jaén. La artrosis que padece en la mandíbula ya le está afectando al oído y debe ser tratado por un especialista maxilofacial. Pero sin las pruebas diagnósticas no puede hacer nada. Solo tomar calmantes. ¿Será mucho? El tiempo lo dirá. 

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.