Cerrar Buscador
LA ÚLTIMA CALADA

LA ÚLTIMA CALADA

Por Esperanza Calzado - Septiembre 22, 2018

La mitad de los fumadores morirán a causa de los cigarrillos. El 60% quiere dejarlo. Un negocio que en Jaén mueve, en siete meses, más de 80 millones de euros. Un hábito que no escapa al mercado negro

El 60,9% de los jiennenses que fuman quieren dejarlo. En 2003, este porcentaje era del 44,9. Elena Rodríguez tiene 42 años. Desayuna a las ocho de la mañana, antes de irse a trabajar. Con el último bocado llega su momento, el de encender uno de esos cigarrillos a los que no puede renunciar. En apenas siete segundos la nicotina ha llegado a su cerebro, que le ordena una nueva calada. No le da importancia a esos tres o cuatro que consume al día, no es lo mismo que el que agota una cajetilla cada 24 horas. Pero para ella, será más difícil.

—El tabaco siempre hace daño, aunque la tolerancia pueda ser distinta. A quienes ayudo les digo que cuanto más fumen más fácil es dejarlo. Porque esas personas que consumen tres o cuatro cigarros al día lo hacen por costumbre, como una recompensa, y es un hábito más difícil de modificar.  

Héctor Entrambasaguas inició la Unidad de Tabaco en Jaén. Lleva años dedicado a ello. Ahora lo hace en el Bulevar y reconoce, a su pesar, que Andalucía es una de las comunidades autónomas donde más se fuma y entre sus provincias Jaén está entre las principales consumidoras

—Hay una relación directa entre el nivel de ingresos y el consumo de tabaco, de manera que a mayor renta por cápita menos fumadores. 

La Asociación Española Contra el Cáncer advierte de que el 22,7% de la población española fuma a diario. Las comunidades de Extremadura y Murcia son las que cuentan con más consumidores (25,6%), junto con Andalucía, con un 24,23%. Esta cifra es la que enmarca al mar de olivos, donde uno de cada cuatro jiennenses se lleva un cigarro a la boca. Es una "barbaridad" a ojos de Entrambasaguas, aunque considera que las campañas de concienciación han servido para ir reduciendo estas cifras. Cuando él empezó, allá por el año 2000, el porcentaje estaba en un 30%. Pero es de la opinión de dar un paso más.

—Lo único que se dice es que fumar mata. Pero, ¿hasta cuánto? La mitad de los fumadores que ven estos anuncios morirán por el tabaco.

Su afirmación es tan contundente que hace aterrizar en la tierra al que no quiere ver las consecuencias. El tabaco tiene dos variantes que afectan a muchas enfermedades. Provoca cáncer de pulmón o de laringe y, en menor medida, incide en el colon o próstata, por ejemplo. Pero también tiene incidencia sobre dolencias cardiovasculares. El colesterol y el sedentarismo son factores influyentes a la hora de sufrir un infarto. Pero todos los factores de riesgo juntos son menores que el componente de un cigarrillo.

SE PUEDE DEJAR

Hoy no fumo por ti. Así se llama el libro que el doctor Héctor Entrambasaguas ha escrito para ayudar a la gente a dejar este vicio. Desde 2007 hasta 2017, el número de fumadores en la provincia de Jaén descendió en un 4,3%. Se pasó del 32,1% de la población total en 2007 a un 27,8, según la última Encuesta Andaluza de Salud. La mayoría de personas con este hábito está en la franja de entre los 25 y los 34 años. La iniciación puede ser en cualquier momento, como la de esos adolescentes que con apenas quince años quieren tener una mayor aceptación en el grupo, parecer mayor, destacar... Eso les lleva a coger un cigarro, por la componente social. 

Para Entrambasaguas es fácil quitarse de este hábito, enfrentarse al miedo que tiene el fumador y hacerle ver que es capaz, que se sufre, pero que se puede.  

—Yo les digo a mis usuarios el día exacto en que van a dejar de fumar si hacen los 'deberes' que les encargo, porque les doy los clavos para poder sujetarse y hacer más fácil subir esa montaña.

Y su método funciona ya que, según sus datos, el 90% de las personas que acuden a sus grupos lo deja. Otra historia es qué pasa después, con el paso del tiempo. Este jiennense cuenta con un grupo de unas 30 personas cada mes y medio. El próximo, ya completo, comenzará el 3 de octubre, y ya se están haciendo las reservas para el último del año, que comenzará el 14 de noviembre. ¿Cuáles son los consejos? 

—Lo primero, conocer su vicio, por qué fuma, en qué momento lo hace y qué piensa por cada cigarro que se enciende. 

Es importante conocerse para poder actuar sobre esa necesidad que motiva dar una calada tras otra. El segundo paso es conocer su dependencia física. Para ello hay metodologías como el Test Fagerstrom. Y el tercer consejo es comprometerse públicamente.

—Es muy importante contar con alguien o hacerlo por alguien. Decirlo es muy importante. Muchos no lo hacen porque les da vergüenza por si no lo consiguen.

Ese reparo es una pieza fundamental. Elegir un motivo, una persona, por la que dejar de fumar. A Entrambasaguas no le gusta afrontar el problema desde el miedo, sino desde el optimismo. No hablarles tanto de la mortalidad o de las enfermedades que pueden contraer, sino de las facilidades que existen para superarlo. Y entre ellas, también está el dinero, lo que se pueden ahorrar si dejan ese hábito. El doctor pone ejemplos que ha vivido en su día a día. Por ejemplo, trabajó con un matrimonio que fumaba dos paquetes diarios. Gracias a lo que se ahorraron y a un dinero que tenían reservado, lograron pagar la letra del coche. Otro de sus pacientes se compró una moto y pidió un préstamo al banco. Lo fue pagando con los 120 euros mensuales que dejó de gastar en cigarrillos. Y es que más allá del problema principal, el sanitario, el fumar es un mercado que mueve millones.

UN MERCADO QUE MUEVE MILLONES

Detrás de todas estas personas hay un negocio y un ingreso de dinero importante, del que buena parte va a las arcas públicas. Según los datos del Comisionado Nacional del Mercado de Tabacos (CNMT), en los siete primeros meses del año se han vendido cigarrillos en la provincia de Jaén por valor de 79 millones de euros. Si se suman todas la modalidades, que incluye tabaco de liar, pipa y cigarros, la cifra asciende a 88. Como con el hábito, son números que se van reduciendo poco a poco. De acuerdo con los datos de la Asociación Empresarial del Tabaco, en seis meses ha bajado la venta de cajetillas en Jaén en un 3,51%. Concretamente, se vendieron 14.808.913 cajetillas de veinte unidades cada una. En tabaco de liar han sido 28.639 kilos, lo que representa un descenso del 3,21%. Pero no todo son cifras a la baja. El negocio del tabaco en pipa crece, y lo hace en un 0,43%, hasta alcanzar los 4.986 kilos.

 Bienvenido Alcántara atiende a una clienta en el estanco que regenta en la calle Álamos. Foto: Esperanza Calzado.
Bienvenido Alcántara atiende a una clienta en el estanco que regenta en la calle Álamos. Foto: Esperanza Calzado.

Bienvenido Alcántara es el propietario del estanco ubicado en el número 11 de la calle Álamos, en Jaén capital. En la media hora que estamos con él no deja de entrar gente, cada una pidiendo un producto diferentes pero todas con un denominador común, la nicotina. Él es periodista, pero la complicada situación en el mundo de la prensa le llevó a buscar una segunda vía de ingresos. Desde enero es el titular del establecimiento. 

—No es fácil, desde luego, pero vi que había una oportunidad. 

El balance de estos primeros meses es de mucho sacrificio pero confiesa que tiene "cierta rentabilidad". A su modo de ver es un negocio que, en contra de lo que piensa la gente, no aporta tan altos beneficios. 

Pero Bienvenido, al igual que sus compañeros del sector, denuncia que Jaén es de las provincias donde más tabaco de contrabando hay

—Tenemos un mal endémico, que es el tabaco de contrabando, y la gente no es consciente de que no solo se trata de una ilegalidad, sino que es un tabaco que no cumple con los parámetros sanitarios. Se cometen unas atrocidades tremendas.

Desgraciadamente lo ve en su estanco, donde algunas personas llegan pidiendo cigarros sueltos o tabaco al peso, algo que está prohibido.

—Aparte de que hagan un daño brutal a los estancos, no están respetando en ningún momento la Ley y eso la gente no lo sabe, no es consciente del daño que se puede hacer. Ya no es una cuestión de dinero, es de salud. 

Explica que en las últimas reuniones de las asociaciones de estanqueros se habla sobre este problema, que cada vez es mayor. El año pasado, la Policía Nacional se incautó en una nave industrial de Andújar de 20.160 cajetillas falsificadas de tabaco y 1.227 kilogramos de picadura ilegal. Los investigadores habían recibido información sobre la existencia de una nave que podría estar siendo utilizada como “almacén” de tabaco ilegal. Con la operación Buñuel se descubrió una trama internacional. El valor comercial que podía haber alcanzado en el mercado ilícito podría superar los 300.000 euros.

En septiembre de 2017, la Guardia Civil llevó a cabo la Operación ‘Picar-Picar’, con la que se intervino en una empresa de transportes urgentes, ubicada en el Polígono Guadiel de Guarromán, 250 paquetes de picadura de tabaco. Y a primeros de ese año, agentes de la Policía Nacional detuvieron en Jaén a cuatro personas que, presuntamente, se dedicaban al contrabando de tabaco de hoja. Provenía de Chella y Pobla de Valbona (Valencia), Orihuela (Alicante), Griñón (Madrid) y Villanueva de la Serena (Badajoz). Se utilizaban hasta tres empresas de transporte, dos de la capital y la tercera en Martos. Allí era recogido por los integrantes del grupo para trasladarlo hasta Santiago de Calatrava y Porcuna, donde era procesado. En la denominada “Operación Picadura” se intervinieron más de 500 kilogramos de hoja de tabaco. También tres picadoras, dinero en metálico, básculas digitales y diferentes cajas de picadura procesada que era distribuida a toda España. 

INSPECCIONES EN LOCALES

A día de hoy, todavía se puede ver a gente fumar dentro de un local. Lo ha comprobado el Ayuntamiento de Martos, que ha tramitado en el último mes cuatro expedientes sancionadores en cumplimiento de Ley 28/2005. La más habitual, consumir dentro de espacios donde estaba prohibido hacerlo. En agosto, recibió una denuncia de la Policía Autonómica que informaba de que se estaba fumando en el interior de un establecimiento, por lo que se levantó la correspondiente acta, toda vez que esa acción está tipificada como una infracción leve.

De igual modo y por el mismo procedimiento, se han incoado un total de cuatro expedientes sancionadores en el último mes. Las sanciones aplicables, tal y como está previsto en la Ley, es de hasta 600 euros para las leves, salvo la consistente en fumar en lugares prohibidos que será sancionada con multa de hasta 30 euros si la conducta infractora se realiza de forma aislada, de entre 601 y 10.000 euros para las graves y entre 10.001 y 600.000 euros para las muy graves.

La intención de la Junta de Andalucía es intensificar las inspecciones y controles de tabaco en las terrazas y veladores. El Gobierno andaluz puso en marcha en 2005 un Plan Integral de Tabaquismo con el objetivo de disminuir los efectos perjudiciales del tabaco en la población andaluza, coordinando todas las actuaciones necesarias para prevenirlo y abordarlo con procedimientos de efectividad probada, incorporando medidas novedosas para vincular a toda la sociedad en la lucha frente al tabaquismo.

Desde la entrada en vigor de esta normativa, se han realizado en Andalucía un total de 603.995 controles donde se ha revisado el cumplimiento de la normativa ante el tabaquismo en establecimientos. Concretamente, en 2017, se han llevado a cabo 84.263 inspecciones en 59.921 locales. En el 96,8% de los controles no se detectaron incumplimientos y el 98,47% de los establecimientos cumplía la normativa en la última visita.

Por otra parte, a lo largo de 2017, se han recibido 1.621 denuncias de ciudadanos por posibles incumplimientos a la Ley, que han dado como resultado 763 expedientes iniciados y 562 expedientes resueltos con sanciones por una cuantía total de 209.834 euros. Durante el primer trimestre de 2018, han sido 677 las denuncias, con 343 expedientes iniciados y 104 resueltos, por 92.862 euros. En el caso de Jaén,  se han presentado 91 denuncias, 61 expedientes y 48 sanciones por valor de 24.255 euros, según los datos facilitados por la Consejería de Salud a este periódico.

¿FUMAR EN EL COCHE?

El último debate radica en si fumar o no en el coche. Los andaluces están a favor de la prohibición de fumar en lugares públicos al aire libre. Según la encuesta realizada a nivel nacional por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, un 63,3% de los vecinos de la comunidad ven con buenos ojos que no esté permitido fumar en vehículos privados y un 13,9% más se sumaría solo en el caso de que hubiese niños dentro. En cuanto a fumar en lugares públicos al aire libre como, por ejemplo, estadios deportivos, piscinas o centros comerciales abiertos, un 63,65% está de acuerdo con que no se debería poder fumar.  

Además, el 98% de los andaluces considera que fumar es un factor de riesgo igual o más importante que la diabetes, la hipertensión o la hipercolesterolemia, cifra que se sitúa cinco puntos por encima de la española. Y el 63,5% está de acuerdo en que el aumento del precio del tabaco ayudaría a más gente a dejar de fumar, así como la misma cifra opina que se debería aumentar a ocho euros como en países vecinos. Por otra parte, el 70,6% de los andaluces cree que, de alguna manera, está expuesto al humo ambiental.

Este reportaje tiene 2.280 palabras y 13.148 caracteres. Son 105 oraciones y su tiempo de lectura ronda entre los 8 y los 12 minutos con 40 segundos. En ese intervalo, justo antes o justo después, alguien se habrá encendido un cigarrillo. La pregunta es: ¿Mereció la pena?

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.