Cerrar Buscador

Adiós a Gabriel Moreno, un cantaor de leyenda

Por Javier Esturillo - Marzo 11, 2019
Adiós a Gabriel Moreno, un cantaor de leyenda
El cantaor linarense Gabriel Moreno en una imagen de archivo. Foto: Cedida

El mundo del flamenco llora la muerte del artista linarense, cuya carrera destacó por su enorme personalidad a la hora de interpretar las tarantas y por su colosal creatividad 

La figura de Gabriel Moreno se mueve entre la realidad y la leyenda. "Un cantaor de los pies a la cabeza y, sobre todo, un artista que sabía estar en un escenario", dicen quienes lo conocían. Gabriel Moreno, nacido en Linares en 1941, fallecía este domingo en Madrid a los 77 años dejando atrás una carrera cargada de contribuciones al flamenco, en especial a los cantes de su tierra, como las tarantas, pero también fue colosal en tangos, solares, seguiriyas, tonás y fandangos, con un estilo propio que no dejaba indiferente a nadie.

Con su dominio del compás se ganó el respeto del mundo flamenco. Sin embargo, no gozó del reconocimiento que merecía un hombre con un sello personal y duende insuperable, cuyo estilo enlazaba con la escuela de Tomás Pavón y su hermana Pastora. Los aficionados al cante de la provincia lloran la muerte de uno de los grandes.

En mayo 2010, la Peña Flamenca de Jaén dedicó la Semana de Estudios Flamencos a la figura del cantaor linarense. Hubo conferencias, como la pronunciada por Manuel Martín sobre “El expresionismo gitano de Gabriel Moreno”, y recitales en las voces de 'Toly de Linares', 'Joselete', 'Niño Jorge' o el propio cantaor. También fue homenajeado por la Federación Provincial de Peñas en 2013, con la presencia de su paisana Carmen Linares. Gabriel Moreno grabó a lo largo de su carrera veinte álbumes.

"Creo que no tengo el sitio que merezco", dijo en más de una ocasión contrariado. Fue reivindicado en su tierra natal, donde cantaores como Bartolomé de Haro, 'Toly de Linares', lo consideran todo un maestro y uno de los grandes de la historia del flamenco.

TRAYECTORIA

José Gabriel Moreno Carrillo aprendió a cantar en el seno de su familia, unos gitanos herreros de La Carolina. Sin embargo, su estilo no está, ni mucho menos, relacionado con el de las fraguas. Se subió por primera vez a las tablas con doce años con un espectáculo infantil titulado "Los Joselitos del cante".

Luego se fue a Málaga, de donde pasó a Norteamérica. Allí conoció a Sabicas, quien le enseñó algunos secretos del cante. Seguidor de la escuela de los "Pavón", fundamentalmente de Pastora, la Niña de los Peines, a su vuelta ganó en el Concurso Nacional de Córdoba, donde le otorgaron el Premio de Honor por seguiriyas y tonás.

Posteriormente se fue a Madrid para trabajar con la bailaora Lucero Tena y el guitarrista Serranito, con quienes viajó a la Unión Soviética. Ha grabado muchos discos y ha participado en infinitud de montajes, de manera que es uno de los maestros indiscutibles del flamenco jiennense.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.