Cerrar Buscador

No diga nivel cero, diga la vida de siempre (con virus)

Por Fran Cano - Octubre 01, 2021
Compartir en Twitter @FranCharro
No diga nivel cero, diga la vida de siempre (con virus)
Manuela Serrano, encargada de Plaza Vieja. Foto: Fran Cano.

Trabajadores de la hostelería reconocen que es más fácil trabajar sin apenas limitaciones y resaltan la responsabilidad de la clientela

Pasan las 10:30 horas del primer día de la nueva normalidad en Jaén capital. El nivel cero, extensivo a toda la provincia, es 'invisible'. Porque las mascarillas de los trabajadores de la hostelería siguen ahí y la ausencia de aforos es tan práctica como poco llamativa.

José Enrique Aznarez faena en el Panaceite en la hora de los desayunos. La terraza cubierta está prácticamente llena. En uno de los portes, se para para atender a este medio:

—Todo sigue más o menos igual. En las mesas, como ya es costumbre, la clientela no lleva mascarilla mientras consume —dice sereno, y admite que ahora es más sencillo trabajar aun cuando se sigue respetando el metro y media de distancia entre las mesas.

En la calle Campañas, Sonia Ocaña, empleada de la pastelería y cafetería Necochea, está más tranquila. De momento sólo tiene una mesa ocupada en la terraza.

—A la tarde le temo más, porque entonces sí que viene gente y de golpe. Yo ahora noto todo muy normal, como si nada. Tengo ganas de quitarme la mascarilla, eso sí —admite.

Le ocurre igual a su colega Manuela Serrano, encargada de Plaza Vieja, junto a la Plaza de San Francisco.

—Hay ganas, porque imagine ocho o nueve horas todo el día con la mascarilla puesto. Quitarla es el siguiente paso, pero con tranquilidad, cuando toque —resuelve muy consciente de lo que ha significado la pandemia, con 1.080 muertes en la provincia.

No son aún las 11:00 horas y sólo hay dos mesas libres en la terraza. El ritmo de los desayunos es alto, y la clientela que no consume sigue con el cubrebocas.

La hostelería, tan castigada durante la crisis sanitaria por todo tipo de restricciones —confinamiento, cierres perimetrales y aforos controlados—, se ha liberado. La recuperación comienza. Y la mejor noticia es que aún con las medidas reducidas a la mínima expresión la responsabilidad es el común denominador de hosteleros y clientes.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK