Cerrar Buscador

El día que Núñez regresó a Jaén por amistad

Por Fran Cano - Diciembre 03, 2018
El día que Núñez regresó a Jaén por amistad
Tomás Rodríguez posa con el cuadro que recuerda su amistad con Josep Lluís Núñez, expresidente del Barça.

Tomás González, presidente de la Gran Peña Barcelonista de Jaén José Luis Núñez, recuerda la relación de amistad que tuvo con el expresidente azulgrana, quien visitó Jaén en 2000 y en 2002

El matrimonio de los jiennenses Tomás González y Chari Rodríguez vive un día triste: hoy ha muerto Josep Lluís Núñez, expresidente del Barça entre 1978 y 2000, amigo de la pareja desde que Núñez visitó la peña culé que hoy, y desde el año 2002, lleva el nombre del exconstructor. El barcelonismo muestra sus respetos con el arquitecto del Dream Team que Johan Cruyff vertebró sobre el césped; la pareja está de luto tras perder a un ser querido.

Tomás González es el presidente de la Gran Peña Barcelonista de Jaén José Luis Núñez. "Todavía me cuesta hablar de él en pasado", admite en declaraciones a este medio. González y su esposa trenzaron amistad con el que fuera presidente del Barça. El teléfono ha sonado cerca de las 13:00 horas, con la mala noticia: Núñez ha muerto a los 87 años de edad. "En nuestras bodas de plata se portó muy bien con nosotros. Estuvimos en un hotel suyo. Y a las nupcias de mi hija no pudo venir, pero nos mandó un gran regalo", cuenta por teléfono Chari Rodríguez.

NUÑÉZ PISÓ JAÉN POR PRIMERA VEZ EN EL AÑO 2000

Corría el año 2000 cuando Núñez fue invitado a la inauguración de la sede que la peña tiene en el número 37 de la Avenida de Granada. "Fue el 7 de abril", recuerda González. El destino quiso que aquella visita fuese el umbral del adiós de la etapa como mandatario azulgrana, pues Núñez, falto de apoyos, dimitió en mayo de aquel año.

El estreno de la sede coincidió con el Congreso de Peñas de Andalucía, Ceuta y Melilla, organizado por la peña local en el Juleca. "Fue un día muy bueno. Un éxito: vinieron más de 1.000 personas", rememora Francisco Arco, presidente de la Federación Provincial de Peñas Barcelonistas de Jaén. "El presidente dio un paseo con nosotros por el casco antiguo", agrega.

Antes de llegar a la capital jiennense, Tomás González fue a Granada para recoger a Núñez. Los dos viajaron juntos en los asientos de la primera fila del autobús. En el trayecto, el dirigente culé se interesó por Jaén, dado que nunca había estado. "Yo le dije eso que tanto repetimos sobre nuestra tierra: que se entra y se sale llorando", cuenta González, y su relato se interrumpe por el llanto. El jiennense le dio un consejo al entonces líder de la entidad azulgrana: "Te tienes que comprar una maleta con ruedas", le dijo, animándolo a que saliera más de Cataluña para tener contacto con los culés del resto de España.

Justo en aquel autobús empezó una relación que no alteró el paso del tiempo; Tomás Rodríguez fue un apoyo de Núñez incluso cuando este ingresó en prisión por cuestiones relacionadas con Hacienda. "Siempre me dijo que él no había hecho nada", indica.

 Tomás Rodríguez y Josep Lluís Núñez, décadas atrás.
Tomás Rodríguez y Josep Lluís Núñez, décadas atrás.

DE VUELTA A JÁEN EN 2002: EL HOMENAJE

La Gran Peña Barcelonista de Jaén convocó a los socios en asamblea después de la primera visita de Núñez a la capital. La junta directiva llevó a votación que el colectivo sumase a su nombre el de José Luis Núñez —en castellano— como homenaje al exconstructor catalán, fuera del mundo del fútbol cuando el grupo de socios tomó aquella decisión, cargada de simbolismo. El asunto quedó aprobado. 

Y el gesto tocó el corazón de Núñez. "Así nos lo reconoció. Confesó que nunca habían tenido con él ese detalle después de ser presidente. No se lo creía", aporta González.

Fue el 14 de diciembre de 2002 cuando el catalán regresó a Jaén para recibir el afecto personal de los culés del mar de olivos. Aquel acto se celebró en los Salones Mistral, y en representación de Joan Gaspart, relevo de Núñez, acudió el entonces directivo Agustín Motoliu.

Tomás Rodríguez mantuvo el contacto con su amigo por teléfono. Solían verse también cada febrero en Cataluña, en la gala anual del diario Mundo Deportivo. "Sé que no soy imparcial, pero lo digo: como dirigente del Barça fue el responsable de llevar al club a la excelencia. Y como persona era un ser maravilloso, amable y siempre dispuesto a escuchar", valora Rodríguez, quien tiene muy claro de qué lado está en esa división kamikaze que el barcelonismo hizo entre Cruyff y Núñez.

"Estamos pasando un día fatal", lamenta Chari Rodríguez. Se fue un amigo, el presidente que volvió a Jaén, seducido por la hospitalidad y la nobleza de seguidores del Barça.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Nuestra web utiliza cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.