Cerrar Buscador

El obispo da el primer paso para su relevo al frente de la diócesis

Por Javier Cano - Marzo 11, 2021
Compartir en Twitter @JavierC91311858
El obispo da el primer paso para su relevo al frente de la diócesis
Monseñor Rodríguez Magro. Foto: Diócesis de Jaén.

Monseñor Amadeo Rodríguez Magro presenta su carta de renuncia ante la Santa Sede, al llegar a la edad reglamentaria de 'jubilación'

El 12 de marzo es una fecha señalada en el calendario particular de monseñor Amadeo Rodríguez Magro, obispo de Jaén, que cumplirá mañana setenta y cinco años de edad.

Un hito personal que, sin embargo, tiene también gran repercusión en la vida diocesana de la provincia jiennense, pues el prelado pacense alcanzará este viernes la edad reglamentaria de jubilación episcopal.

"Según lo que establece el canon 401 § 1. del Código de Derecho Canónico, al cumplir los setenta y cinco años deberá presentar la renuncia de su oficio al Santo Padre", informan desde la diócesis.

Un trámite que el obispo de Jaén realizó, precisamente, el pasado viernes ante la Nunciatura Apostólica, con sede en Madrid, "para entregar su carta de renuncia al representante del Santo Padre en España, monseñor Bernardito Auza", aclara el Obispado.

Este acto supone el primer paso para el relevo de Rodríguez Magro al frente de la Iglesia del Santo Reino y que, en cuanto el Papa lo acepte, lo convertirá en obispo dimisionario de la diócesis: "Este hecho no será inmediato, pueden pasar semanas, meses o incluso años a la espera de su sucesor", explican desde el Palacio Episcopal.

No en vano, la historia de la sede jiennense ha conocido bastantes periodos en los que la cátedra ha sido ocupada por administradores diocesanos, sacerdotes designados para este fin a la espera del nombramiento del nuevo mitrado. Por citar algunos ejemplos recientes, entre septiembre de 2004 y julio de 2005 fue el canónigo Rafael Higueras Álamo quien suplió la falta de prelado hasta el nombramiento de Ramón del Hoyo. Como reconocimiento a su labor, en 2006 fue investido prelado de honor de Su Santidad.

Anteriormente, entre 1917 y 1919, fray Plácido Ángel Rey Lemos administró apostólicamente el Obispado de Jaén hasta su designación como obispo de Lugo y la llegada del beato Manuel Basulto.

A la espera de la decisión del Vaticano, Amadeo Rodríguez Magro, "mientras tanto, seguirá siendo el obispo de la diócesis hasta que llegue su relevo y seguirá trabajando, como lo ha hecho hasta ahora, de manera entregada y al servicio de la Iglesia. Haciendo lo que más le gusta, caminando en el sueño misionero de llegar a todos. Este cargo lo compaginará con el de presidente de la Comisión de Evangelización, Catequesis y Catecumenado de la Conferencia Episcopal Española, del que fue elegido por los obispos españoles en marzo del pasado año", concluyen.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK