Cerrar Buscador

Despega el vuelo (para todos) del Olivo Arena

Por Fran Cano - Julio 02, 2021
Compartir en Twitter @FranCharro
Despega el vuelo (para todos) del Olivo Arena
Aicardo y José López disputan un balón aéreo en el Olivo Arena. Foto: Juan Carlos Fernández.

Los jugadores del Jaén Paraíso Interior y del Software DelSol Mengíbar disfrutan del estreno del Olivo Arena tanto como autoridades, periodistas y aficionados

El Pabellón del Deporte Olivo Arena seduce por todo: por grande, por nuevo, por las pantallas que cuelgan del techo y porque por fin hay una infraestructura superlativa en Jaén. Ayer lo estrenaron el Jaén Paraíso Interior y el Sortware DelSol Mengíbar (2-1). Antes de que Mithuye cantara el primer gol del reluciente pabellón, todo el que pudo disfrutó (y pisó) el nuevo pabellón.

En la mañana, en la previa de la inauguración oficial, Manuel Castillo era un hombre feliz.

—Soy de los primeros jugadores de fútbol sala que empezamos en Jaén desde La Salobreja —contó a este periódico. Pidió ser inmortalizado con la pista y las gradas al fondo.

 Manuel Castillo, exjugador de fútbol sala en Jaén. Foto: Fran Cano
Manuel Castillo, exjugador de fútbol sala en Jaén. Foto: Fran Cano

Todo sorprende, decíamos, en el Olivo Arena, porque las gradas 'se esconden' con presionar un botón y de pronto ya es posible albergar a 10.000 espectadores. El aire acondicionado es otra bendición máxime en el estreno de julio en capital.

—Lo miro y me digo: ya tenemos un pabellón enorme aquí —confiesa un aficionado de toda la vida.

Es cierto que la tentación de pisar la pista existe teniéndola tan cerca. Que se lo digan a las autoridades. El celo de la organización para que todo brillase como nuevo se acomodó en la realidad que deparó el estreno: zapatos con y sin tacones constataron que la pista es una maravilla.

La voz del speaker irrumpió a cuatro minutos del inicio del partido, que se postergó casi a las 20:30. El periodista Rafa Álvarez hizo de maestro de ceremonias y presentó a las autoridades. El consejero de Hacienda, Juan Bravo; el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, y el alcalde de Jaén, Julio Millán, abundaron en el hito que supone el nuevo templo deportivo, que mutará en cultural cuando haga falta y así lo estipulen las leyes de la oferta y de la demanda.

—Los sueños se hacen realidad, expresó Reyes.

—El pabellón no es de la Junta ni de la Diputación ni del Ayuntamiento. Es vuestro —aseguró Bravo a los espectadores.

—Ya no tenemos límites —celebró Millán.

 Seguidores, en el estreno del Olivo Arena. Foto: Juan Carlos Fernández.
Seguidores, en el estreno del Olivo Arena. Foto: Juan Carlos Fernández.

EL PRIMER TANTO LLEGA EN LA SEGUNDA PARTE

Mithuye abrió el marcador tras el descanso. El 71 amarillo siempre podrá decir que él marco el primer gol en el Olivo Arena. Justo entró el balón en la portería —qué año con los goles— después de las primeras olas en la grada. Los cántico se animaron con el tanto. El infierno rojillo tuvo su espacio en el Sector 6.

El amistoso dejó momentos especiales como el estreno de Aicardo en la primera mitad, ovacionado por la representación de la Marea Amarilla. El nuevo 7 amarillo celebró la Liga con el Barça y voló para ser uno más en el Olivo Arena. Javi Garrido se despidió de la afición rojilla en un escenario soñado. Nada de pachanga: Garrido no paró de dar indicaciones y de hablar con los suyos, en especial con José López y con Tortu.

MÁS GOLES DE ATTOS Y TORTU

Destacaron los reflejos de Marco, que dio un recital en los últimos minutos de la primera parte. A diez para el desenlace, Campoy —en la lista de cesiones del Jaén Paraíso Interior— dejó una jugada de crack. Lo derribó Tortu dentro del área y el penalti lo detuvo Marco. Acto seguido, Attos firmó el segundo tras un pase estupendo de Campoy. Desde el suelo, el 17 amarillo cantó el gol. Recortó distancias Tortu, magnífico en la definición tras una asistencia de Víctor Montes.

No se movió más el marcador. Hubo tiempo para homenajear a Campoy, jugador de club, el hombre que quiso estar en el Olivo Arena el día en que todos —políticos, aficionados y periodistas— querían estar.

La fiesta ha empezado. Sólo es la primera de muchas. Jaén puede presumir de un patrimonio deportivo luminoso y diferente. Despega el Olivo Arena.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK