Cerrar Buscador

Bajas por Covid-19 en los colegios sin cubrir

Por Belén Navarro - Noviembre 15, 2020
Bajas por Covid-19 en los colegios sin cubrir
Imagen de archivo de un aula.

Dos meses después, las aulas volvieron a llenarse de libros y los patios, de bullicio con choques de codos y las risas debajo de las mascarillas. Comenzamos la nueva normalidad: mascarilla y geles hidroalcóholicos, distancias de seguridad, toma de temperatura y seguimiento estricto de familias y profesorado.

La primera lección recibida sobre la Covid-19, la repetición de errores nos acerca la llegada de la segunda ola. La federación FAMPA Los Olivos lleva reivindicando y pidiendo a la Delegación de Educación la previsión del aumento de la plantilla de docentes, cobertura de bajas y refuerzos covid desde el pasado verano, si nuestra federación ha sido capaz de preveer la difícil situación que surgiría tras el inicio del otoño, ¿qué hacían los expertos educativos?

La llamada segunda ola ya esta ahogándonos, las clases siguen llenas de alumnado, solo se han cubierto las ratios altas y seguimos con clases con al máximo de ratio en todas las etapas educativas, aun así apostamos por una educación presencial porque es la única manera de que exista una calidad y equidad educativa.

«Todo acto educativo implica una referencia obligada a un proceso de adquisición de saberes; entendiendo por saberes todos los contenidos específicos de las distintas áreas del aprendizaje escolar, como las destrezas, normas y valores, actitudes e intereses que vehiculan los sistemas educativos.» (Coll, 1983, p. 183)

Las familias hemos depositado nuestra confianza en el sistema educativo, y una vez más nos sentimos decepcionadas ante la elección de la consejería de la rentabilidad económica frente a la responsabilidad y justicia social.

Los centros docentes están sufriendo las bajas reiteradas y masivas de su profesorado, sea por contagios, confinamientos o enfermedades comunes, las plantillas de docentes se han visto resentidas sin que exista un plan seguro y eficiente de sustituciones, las incidencias ya son más de un centenar, como ha ocurrido en algún instituto de la provincia donde los docentes guardan cuarentena, y otros hacen malabares con el trabajo restante, con sus direcciones completas confinadas y a costa de hacer estallar los grupos burbuja, llegando a recomendar por no decir suplicar a las familias que no llevemos a nuestros hijos/as al colegio porque no pueden asegurar su seguridad. Las escuelas son forzadas a abrir sin tan siquiera tener un profesor para cada grupo y con una incertidumbre absoluta sobre el ritmo de sustituciones y mantenimiento de las clases con la mínima normalidad, si a esto lo podemos llamar normal. No hay más que seguir el caso más sonado del centro de Huesa.

La Junta anunciaba a bombo y platillo en octubre la dotación de profesorado, cerca de 7.000 docentes para reducir las ratios, desdoblar las clases, garantizar la suplencia de las bajas y crear nuevos puestos como los “coordinadores COVID-19” o más profesores de adaptación intensiva para alumnos con necesidades especiales y en riesgo de exclusión.

LA REALIDAD ES MÁS COMPLICADA

Desde FAMPA exigimos que la prioridad debe ser agilizar la incorporación de estas personas a los centros docentes, “que tarda en torno a 10 o 15 días”. En ese tiempo, el claustro del colegio debe hacerse cargo de las clases sin profesora o profesor al frente. ¿La consecuencia? “La movilidad rompe cualquier atisbo de grupo burbuja, lo que se ha vendido como la gran medida de seguridad para la vuelta al cole” y la peor versión “El alumnado sufre la ausencia de aprendizaje, de adquisición de saberes y por tanto la falta de equidad” generando vulnerabilidad y desigualdad.

En definitiva, se nos presenta un escenario que implica “tirar semanas de planificación por parte del profesorado y empezar de nuevo a organizar contenidos y a restaurar de nuevo el ritmo de aprendizaje del alumnado e intentar agilizar curriculum. Por lo tanto pedimos soluciones, incorporación inmediata del personal  para atender las bajas covid y oferta de estas bajas a los puestos voluntarios del sistema SIPRI que siempre tiene plantilla docente esperando para aceptar lo que venga.

Belén Navarro es presidenta de la Fampa Los Olivos

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK